Translate

31 de octubre de 2015

Reseñando IKEMEN DESU NE ♥


IKEMEN DESU NE (DORAMA JAPONÉS, 2011)  (11 CAPÍTULOS - el 1º de 1h45m -)



Descubrí Ikemen desu ne gracias al cameo que hizo Sukkie en esta historia pero mis ganas de ver Ikemen desu ne vinieron gracias a una señorita bonita. R-Chan me contó maravillas de esta historia antes de que me fuera a Grecia y esta brujita hizo que durante todas mis vacaciones yo solo pudiera pensar en ver Ikemen desu ne (intercalada con las ganas de volver a ver Coffee prince -acabo de ver parte de este dorama OTRA VEZ- y de descubrir My love from the star). Así que al poco de volver ya definitivamente a la ciudad, y tras unas semanas de haber empezado las clases, tomé en mis manos Ikemen desu ne y batí records con ella. Me vi los 11 capítulos seguidos y los disfruté como una niña pequeña. Fue una preciosa forma de invertir mis horas y no olvidaré esta historia. Y lo mejor es que puedo volver a ella cuando quiera porque R-Chan me la regaló. Y cuando quiera ver más de esta historia en versión extendida podré ver las otras versiones, sobre todo la que protagoniza mi primer amor coreano, Sukkie, ese príncipe de Asia al que todavía me queda mucho por devorar. Estoy segura de que merecerá la pena esperar un poco, y estoy segura de que valió la pena ver primero la versión japonesa, porque Tamamori Yuta, Takimoto Miori y Fujigaya Taisuke me dejaron enamorada. Quiero más doramas donde estos tres sean los protagonistas. Me niego a no poder volver a verlos más juntos, es que son un trío precioso. Como curiosidad, esos rumores que relacionan a Takimoto Miori y Fujigaya Taisuke, por lo que sería bonito verlos en un dorama enamorándose, pero sin duda, mi corazón me pide otro drama de Tama y Miori, los quiero juntos porque me enamoraron juntos.

7/10

Me gustó mucho Ikemen desu ne. A veces no fue lo que siempre busco en un dorama por cierto malentendido que nunca se resolvía pero en líneas generales esta serie consiguió gustarme mucho, lo bastante como para que la considerara bonita. Lo bastante como para que hechizara a mi corazón. Con todas las letras, me encantó Ikemen desu ne. Disfruté de ella más de lo que esperaba. En el primer capítulo, que duraba una hora y cuarenta y cinco minutos no sentí que fuera la serie de mi vida, simplemente pensaba que la historia estaba bien, pero tras ver el segundo capítulo comencé a comprender por qué esta historia era especial, porque enganchaba, porque provocaba amor, porque era digna de ser vista. Tras ese segundo capítulo mi corazón comenzó a suspirar por estos protagonistas y por esta historia suya. Cuando llegué al capítulo cuatro o cinco sentí que mi corazón se rompía, porque surgía cierto malentendido, y aunque esta historia siguió encantándome, le faltaba ese algo que me robara el alma, y todo por ese malentendido sostenido a lo largo del tiempo, durante las horas y minutos, pero con todo eso, cada vez más fue queriendo a mis preciosos personajes y a su hermosa historia de amor. En la recta final debo decir que estaba un poco agotada porque el drama había arrasado con todo pero ese final feliz fue como entrar de nuevo en una nube, como volver a ese reino perdido y precioso. Vamos, esta historia me hizo sentir un montón, me llevó de vuelta a un carrusel de emociones, me situó al filo de la montaña y me hizo caer y volar, sucesivamente. Fue un viaje lleno de aventuras, heridas y amor. Fue una historia que quizás ya nos puedan haber contado más veces pero no de esta forma, y la verdad es que sentí que merece la pena perderse en una historia como esta, contada de una forma que la hace diferente a otras.

Yo he visto muchas series con esta premisa, chica disfrazada de chico y a estas alturas es más complicado que me conquisten -aunque la temática me sigue volviendo loca y siempre voy de cabeza a por historias con esta trama- pero Ikemen desu ne es una de las cuatro que adoro con esta trama. No creo que Ikemen desu ne esté a la altura de la súper romántica y cómica Coffee prince ni tampoco de la increiblisima The k-pop ultimate audition, o que cubra la intensidad emocional que tenían los protagonistas de la súper trágica One well raised daughter pero creo que fue una gran apuesta. Quitando estas comparaciones y la tendencia al drama que tenía esta historia, me encantó Ikemen desu ne y creo que es un placer para los sentidos.

Bueno, os cuento el porqué le resto esos puntos. El drama familiar que yo sabía que iba a enfrentar a mis protagonistas no me gustaba, porque sabía que iban a sufrir por culpa de algo donde ellos no tenían nada que ver, y esa tormenta que se avecinaba cumplió con esa promesa, les separó y les hizo sufrir, y el otro tema por el que le resté esos puntos fue el malentendido de la víbora, esta señorita malvada, la hada apestosa, estaba siempre incordiando, era súper pesada, y mantenía cierto chantaje sobre mi protagonista, mi Ren, que no me gustaba nada, y que hacía que Miko/Mio pensara que su príncipe no la amaba, cuando ambos eran sus estrellas mutuas. No me gustan esta clase de malentendidos que hacen pensar que el otro está con otra persona, que hacen creer que ese amor no es un amor correspondido. Quitando estos dos puntos, la historia, los personajes, me gustaron mucho. Y solo le quitó esos puntos por el cúmulo doloroso que me hicieron sostener, porque en verdad que me dolió verles tan lejos y tan cerca a Ren y Mio. Dolía y suspiraba de amor con solo verles. Pero lo positivo era que a pesar de este maldito malentendido, Mio y Ren prácticamente nunca se mantenían lejos el uno del otro, siempre estaban acercándose, cada vez más y más cerca el uno del otro, siempre compartiendo preciosas escenas que les llevaban a quererse un poquito más, y otro poquito más, y que a mí me hacían suspirar de amor y adorar a mis niños. No me fue difícil imaginar que una historia como esta pudiera existir. Quién sabe, quizás en un rincón del mundo alguien es Ren y otra persona es Miko y ambos se protegen mutuamente mientras persiguen un sueño.


Sentí muchas cosas con esta historia, la primera es que no quería apartar la vista de ella, no quería que el mundo siguiera girando mientras Ikemen desu ne formaba parte de él, quería perderme en esta historia, verla de principio a fin. Y cuando acabó, sentí que la magia aún permanecía en mí. Sentí que me había creído por completo esta historia. De verdad la había vivido. Había sufrido -mucho a veces- con ella. Había reído -aunque no tanto como me habían prometido-. Había amado -aunque no tanto como para sentirlo desbordando mi piel-. Me había encariñado con unos personajes que a mis ojos eran especiales. No cambiaría la naturalidad y esas emociones que me provocaron Ikemen desu ne. No cambiaría esas horas que permanecí inmersa en esta historia. De verdad me gustó lo que sentí y viví. Puedo ponerle pegas y ya os he contado cuales son, pero el resto de cosas me conquistaron. La empecé con muchas ganas pero temiendo que al ser una historia cliché no pudiera sentirla dentro de mí, y me encantó que me sorprendiera y me pareciera tan bonita. Será una historia ya vista pero merece la pena darle una oportunidad, dejarse sorprender, y enamorarse de un pedacito de ella. Así que os animo a que dejéis los prejuicios y veáis esta romanticona historia japonesa. Además, en este género, hay dos tendencias, una es que el protagonista desconozca que la chica no es un chico (las tres que me gustaron tomaron esta vía), y la otra tendencia es que el chico sepa que su chica finge ser un chico, que es justo lo que hace esta historia, pero lo hace de una forma que me encantó porque me hizo sentir que este chico amaba de verdad a esta chica, y no porque fuera una chica, sino porque era su estrella, la luz que le inspiraba a seguir cantando.

Me pareció una historia llena de ternura y muy simpática cuando no eran súper pesados con la víbora y con hacer sufrir a nuestros protagonistas, y ese final es de los de suspirar de amor, Ren hizo súper bonito ese final. Bueno, es que el montón de escenas entre Miko y Ren son para suspirar largamente de amor. Sus escenas juntos me derritieron totalmente y me pintaban siempre una sonrisa. Era pura magia acompañarles en su camino, en sus encuentros y desencuentros, en sus momentos robados, y en sus días iluminados por el sol, en sus noches oscuras, y en sus estrellas escondidas en sus corazones. Era precioso estar con ellos. Y fue precioso vivir con ellos tantas cosas. Igual que fue doloroso verlos perderse, echarse de menos, malinterpretarse, pero ese dolor era equivalente al enorme amor que me hacían sentir, en todo ese amor que volcaban en el otro, porque había multitud de pequeños momentos entre ellos que les acercaban y les hacían amarse. La verdad es que me resulta increíble que cuando se ponen barreras, mis personajes se acerquen, inesperadamente.


Creo que todos podemos aprender y llevarnos un hermoso y emotivo mensaje de Ikemen desu ne, sobre como nuestras infancias pueden marcar nuestro futuro pero no gobernarlo, sobre como apostar por ti y nunca rendirte, sobre cómo encontrar estrellas en cada lugar del mundo al que vas, es importante no caer irremediablemente en la oscuridad. Me parece que de Ikemen desu ne se puede una llevar cosas súper importantes. A primera vista puede parecer una historia ñoña e infantil, otra historia más -que también lo es-, pero creo que si sabes ver tras el reflejo de los espejos, serás capaz de encontrar esas estrellas que hay en Ikemen desu ne, y por cada una de esas estrellas, hay algo que aprender, algo que llevarte, algo que saborear. Con esta historia podéis cerraros en banda y no aprender nada, o podéis abrir vuestras mentes y encontrar todos esos pequeños tesoros. Para mí, Ikemen desu ne significa esa estrella que NO se apaga, esa que siempre brilla fuerte, sosteniendo con ternura y devoción un corazón, el mío también por momentos, pero sobre todo, el de Miko y Ren. Por suerte, mi infancia fue bonita, no tuve padres malos o padres que me abandonaran, pero ¿y quien busca las respuestas a sus raíces? ¿y quién sabe lo que es que no te amaran? ¿y si las respuestas pueden ser otras a las que te han contado toda la vida? ¿se puede aprender de esas raíces y tomar un camino que apueste por los sueños? ¿se pueden alcanzar las estrellas? Creo que Ikemen desu ne responde a todo eso. Y lo hace de una forma que resulta natural y creíble, no tira por la fantasía absoluta, solo da un pequeño toque de dulzura y una respuesta motivadora, pero teñida de esas raíces que pueden ser cómo quisieras o no serlo. Lo mejor es que te enseña a aprender de todo ese pasado y a no rendirte, a seguir brillando siempre, a ser esa estrella que ilumine el cielo.

Miko y Ren. Esta pareja fue preciosa. Me encantaron ambos.


Al principio no me gustaba Ren porque solo veía su fachada y pensaba yo que este niñato no podría conquistarme y que tendría que conformarme con suspirar por el toallero, pero poco a poco, Ren fue robándome el corazón. Es más, al final, Ren fue mi favorito, fue el mejor de todos. Fue la gran estrella de todo Ikemen desu ne, la más preciosa. Me enamoré perdidamente de Ren, de su pelo negro, de su rostro bonito, de su voz, de su pasión, de su soledad, de su ternura, de su corazón escondido, de todo lo que él era y no le mostraba al mundo. Me enamoré de todo lo que Ren era e iba a ser. Me enamoré de cada acto suyo, de lo protector que era, de cómo se entregaba a quienes amaba, de cómo guardaba su corazón mientras se lo entregaba en silencio a Miko, de cómo soñaba con ella y la protegía siempre, de como nunca dejaba de refugiarse con ella, de cómo daba aliento a todos para que los sueños se mantuvieran vivos, de su libertad y de sus ganas de ser amado. Me enamoré de quien era, de sus emociones, de su pasado y su presente, de su amor por Miko, de como siempre era súper dulce e infantil y maravilloso con ella, de cómo solo con ella era una dulzura, de cómo era cada vez que la tenía a ella a su lado, de lo que sentía por la música y como se entregaba a ella, de como poco a poco se fue sanando su corazón y Ren empezó a poder respirar, y empezó a poder vivir sin encerrarse en sí mismo, en su torre de príncipe oscuro. Ren es increíble y fue un placer poder conocerle lentamente, poder descubrir quién era y dejarme enamorar por esta preciosa estrella. Porque Ren de verdad es una estrella, pero no una del escenario o la música, es una estrella del cielo que siempre calentaba mi corazón.

¿Y qué puedo decir de Miko? Pues me resultaba adorable. Era una niña realmente bonita. Era un encanto, con esa inocencia, esa ternura, esa pasión desbordada, esa ternura y esa entrega suya con todo, esa fuerza de la naturaleza que era. Me encantaba su naturalidad y lo fácil que le resultaba sentirse cómoda con el mundo, lo bien que encajaba en todo lo que hacía, lo fácil que era soñar teniendo ese corazón optimista, lo mucho que quería a Ren y como era su amiga incluso con malentendidos y todo, como trataba de retener su corazón pero sin poner escudos, y como siempre vivía sin herir a otros, no solía ser egoísta y me gustaba eso de ella.

Y luego esos personajes secundarios, Shu y Yuki, pues eran un encanto ambos, pero sobre todo Shu, a mi fue Shu quien más me gustó después de la pareja protagonista, es más, tiene escenas que me hicieron suspirar por él, una pequeña parte de mi corazón fue suya, si Ren no hubiera existido quizás Shu hubiera tenido una oportunidad, sobre todo cuando pienso en cierta cita telefónica que me hizo suspirar de amor. Pero como Ren y Miko no era.

Cuando Ren y Miko estaban juntos había magia, era tan dulce y natural incluso cuando dolía, era tan bonito sin pretenderlo, tan inocente y risueño, esos juegos, esos paseos, esas deslumbrantes estrellas, era tan especial verlos juntos, tan precioso, y me dolía mucho ver todo eso empañado por un sucio malentendido de una sucia hada, habría sido genial si Ren le hubiera confesado a Miko porqué hacía lo que hacía, que todo con esa hada era fingido, que solo ella era la estrella que iluminaba su corazón, pero Ren callaba por no hacer sentir mal a Miko y porque desconocía que su amor también era el suyo. Que par más bonito, Miko y Ren, que sin saber prácticamente nunca que el otro le quería, seguían juntos, en una de las amistades más bonitas que he visto en un dorama.

Musicalmente hablando me habría encantado ver más, y habría adorado que Sukkie hubiera tenido un cameo más largo, porque fangirleé totalmente en ese momento, y bueno, que no fue el dorama perfecto ni el mejor del mundo, o uno de esos doramas que te cambian la vida, pero justamente por ser uno más, es bonito y simpático, y me gusta, pero sobre todo, porque Ren y Miko son una preciosidad, y son ellos quienes hacen de la historia más normal del mundo algo que me gusta. Los actores, Tamamori Yuta, Takimoto Miori y Fujigaya Taisuke, me encantaron, me hicieron adorarles, amarles, apreciar cuanto me estaban haciendo sentir, fue sencillo creerme que ellos eran de verdad sus personajes, fue hermoso descubrir que gracias a Ikemen desu ne me llevaba a tres preciosos actores conmigo, sobre todo a mi Tama-chan. Todo mi corazoncito es para Tamamori Yuta.

Como detalle, cosa que me contó R-Chan, Tama y Taipi, forman parte del grupo Kisumai (Kis-My-Ft.2), al que tengo que descubrir, y que como detalle particular, siempre patinan cuando cantan. El I miss you cantado por Tama me dejó fangirleando, aunque R-Chan me ha chivado que Tama no es precisamente el que mejor canta de Kisumai, pero yo le quiero igual. Gracias, R-Chan, por compartir conmigo a este esposo tuyo al que quieres tanto, yo también le voy a cuidar, porque ha sido lo más bonito del mundo mundial, porque creo que como actor es capaz de embrujarte, de hacerte llorar, de enamorarte, de sorprenderte con la gran intensidad emocional que es capaz de lucir, es un artista. Taipi también es genial y Yaotome Hikaru, con ese personaje tan divertidamente infantil también es amoroso, pero como Tama ninguno, aunque Taipi también tiraba de mí, y la adorable Takimoto Miori también es un angelito.

Mire - Mayu.

29 de octubre de 2015

Reseñando JUST YOU (AARON YAN)


JUST YOU 

(DORAMA TAIWANÉS, 2013) (21 CAPITULOS)

0/10
Cuanto más tiempo pasa mas le bajo la nota. 

¿Como conocí Just you? Por este video.

THE BEST SCENE OF KISS

Vi el video por pura casualidad (no sabía por aquel entonces de la existencia de Just you, de Aaron Yan o de Puff Guo), y quedé loquita de amor y con las hormonas revolucionadas tras verlo. Es más, esta escena la he visto un montón de veces y no me cansaría nunca de verla. Es la mejor escena de toda la serie. La mejor con diferencia.

Pues esta escena, que yo no sabía que pertenecía a la última secuencia del último capítulo (21) de Just you, me hizo crearme unas expectativas equivocadas. Por esta escena creí que iba a encontrarme con una serie que trataría el amor, el deseo, el sexo, con absoluta naturalidad. También pensaba que iba a encontrarme con una historia súper romántica. Y creía que iba a tener dos personajes geniales. ABSOLUTAMENTE NADA QUE VER. Esta serie es una estafa. No me puedo creer ni que yo por cinco minutos pensara que habia sido un viaje pasable. 

La serie se moja poco en cuanto a las relaciones románticas (los besos están súper contados, los protagonistas NO son novios hasta el capítulo 19, nunca jamás hubo escenas románticas, y la relación entre los protagonistas nunca fue preciosa, y esos protagonistas nunca fueron mis personajes ideales), y lo único que hace es meter mucho relleno con historias de amor secundarias y mostrar una difícil relación entre jefe-propietario-Qi Yi (señorito león) y empleada-inquilina-Liang Liang (señorita elefanta), empeorada además por la presencia constante y venenosa de la ex novia loca de Qi Yi. Si le hubieran quitado todo esto -obviamente se habrían reducido el número de capítulos- la serie habría sido mucho mejor. Bueno, la cuestión es que me llevé una gran decepción con este dorama. Yo me esperaba una historia de esas imprescindibles, y no lo fue. Just you ha sido una gran decepción y saber que no era tan bueno como lo esperaba me dejó un poco triste. ¡Con las inmensas ganas que tenía yo de ver Just you y de conocer al guapísimo Aaron Yan! Y salí escaldada. 
Me resultó imposible enamorarme de esta historia.

Es una serie que solo recomendaría si os gustan las historias de enredo, las escenas dedicadas a las vidas personales/laborales/sentimentales de los secundarios, y las relaciones de casi-pareja que avanzan y retroceden una y otra vez y que son complicadillas en cierto modo (por choque de caracteres) desde el primer, pasando por sus baches, hasta el capítulo 19. Aunque en realidad NO la recomendaria. No vale ni siquiera para entretener. No tiene una historia que contar. Es un drama vacio y sin sustancia y todavía no me puedo creer que viera 19 horas de esta absurdidez. Lo peor en series. Lo peor en personajes. Lo peor en tramas. 



Los protagonistas me frustraron y me provocaron mucho rechazo. Qi Yi es súper frio, seco, inexpresivo, inalcanzable, duro, inflexible, ¡está lejísimos de ser mi tipo ideal! Y sigue siendo así durante prácticamente todo el dorama. Bueno, adelantada ya la historia se suaviza un poco su comportamiento pero nunca deja de ser de esa forma. ¿La única conclusión? Él es así. Al final quieres tomarle cariño pero es super imposible. Es un chico asqueroso y repugnante. Y Liang Liang es un elefante escacharrado que allá donde va la lía, con una edad mental de 3 años. Siempre atrae los problemas. Al principio parece que tiene un montón de carácter porque siempre le hace frente a Qi Yi pero eso se le agota a los pocos capítulos. Y luego solo queda la típica mujer taiwanesa que les gusta a los hombres: amorosa, sumisa, atenta, fiel, siempre dedicada a servir y cuidar de la persona que ama, sin importar si el otro es un poquito cariñoso o atento/detallista con ella. Además, es súper súper súper infantil. Y lo he escrito tres veces aposta. Y ni con tres veces cubro lo infantil que es Liang Liang. Me frustraba mucho que fuera tan tonta y siempre anduviera tirando piedras contra sí misma y creyendo ser amiga de locas que solo quieren quitarla a un lado y lo mismo me pasaba con Qi Yi porque era más seco que un erizo y un cabron.

¿Qué mas? La historia de amor entre Qi Yi y Liang Liang podría ser cien veces más apetecible teniendo en cuenta que ambos compartían casa y trabajo. Pero nada. La relación nunca cruzaba las fronteras más importantes. Además, hasta casi la mitad de la serie no empiezan a caerse bien así que imaginad que cortito y poco intenso fue su amor. Fue una historia que jamás de los jamases se convirtió en una historia de amor. 

Que penita, en serio. Iba totalmente convencida de que iba a adorar a esta serie y lo mejor que puedo decir es que cuenta con muchos personajes y por tanto muchos matices distintos, tiene una banda sonora preciosa -sobre todo cuando canta Aaron Yan-, unos actores buenos, y un puñado de escenas dignas de volver a cobrar vida, pero por lo general es una historia malisima, aburrida, insipida, y de lo peorcito de dramalandia. 

Esta serie desarrollada de otra forma y sin cierta ex novia (que solo entorpece la serie y hace que le reduzca mucho la nota) habría sido para batir palmas. 



El elenco:

No conocía a ninguno salvo un poquito a Aaron Yan pero este era el primer papel en el que le veia. Me ha gustado como actor pero de momento no me ha vuelto loca, pero es que su personaje era seco por lo general y un auténtico gilipollas. Eso sí, me ha encantado como canta y sus besos me dejan con ganas de que me bese y esas sonrisitas me hacían enamorarme

Puff Guo o también conocida como Guo Xue Fu, no me ha gustado nada, decir que esta chica puede romper un vaso con esos gritos suyos y que su personaje es de lo peor con lo que me he cruzado jamas. 

El resto: Prescindindibles total como casi todo en este drama. Dean Fujioka como Dean, Zooey Tseng como Mei Mei.

El ost de la serie como ya he dicho, me encanta. Y eso que no me va mucho la música taiwanesa. Pero la de esta serie (salvo la canción de cabecera y alguna otra) es buena. Aaron Yan canta precioso y dice en sus letras todo lo que su personaje quiere pero no dice (?).



Mire - Mayu.

Reseñando ORANGE DAYS ☆


ORANGE DAYS (DORAMA JAPONÉS, 2004) (11 CAPITULOS)


¿Sabéis que Orange Days es la serie que cambió la vida de mi amado Seto Koji? Koji, mi ikemen, nunca había pensado en ser actor hasta que vio Orange days y quedó impactado por esta realidad ficticia. Y casualidad o no, yo cambié mi vida por Hear me. ¿Y en que se parecen Hear me -película taiwanesa- de Orange days -dorama japonés-? Pues que ambas historias se atreven a alzar la voz por un colectivo poco escuchado y poco representado en la televisión y el cine. Las dos tienen protagonistas con deficiencias auditivas, y usan mucho la lengua de signos. 

Orange days me parece un dorama que sin pretenderlo apoya el trabajo de los Mediadores Comunicativos porque viendo este dorama queda dolorosamente claro que los mediadores son necesarios. Nuestra protagonista, Sae, habría llevado una vida diferente si hubiera tenido un mediador que pensara en sus necesidades, también en la gama afectiva. Porque durante la serie Sae cuenta esporádicamente con una intérprete que trata de mejorarle la vida pero sin ponerse en su piel, sin preguntarle jamás que deseaba Sae para su vida, solo quería hacer un trabajo basado en algo mecánico y cuando trataba de mejorarle la vida a Sae nunca se planteaba escucharla. Fue impactante encontrar esta serie porque incluso en el 2004, en Tokio (Japón) ya era fundamental la existencia de un mediador, de alguien que no hablara con Sae ladrándole ordenes y considerándola una linda pared. En serio, ¿por qué nos creemos los mejores y dejamos de escuchar al otro? ¿Por prisa? ¿Por qué es mas fácil marear a alguien y no hacerse cargo de sus heridas emocionales? Porque para empezar, Sae todavía no ha aceptado su sordera y eso la ha llevado a avergonzarse de sí misma. Es más, tras perder la audición cuatro años atrás no ha vuelto a hablar y no porque no pueda o porque no fuera oralista y oyente la mayor parte de su vida, pero nadie se para a buscar porqué Sae se niega a hablar. Igual que nadie se para a escuchar sus deseos, frustraciones, miedos, y sueños, sus raíces y sus tambaleantes proyectos de futuro.

La verdad es que no puedo decir que esta historia me volviera loca, no quiero darle una nota porque creo que tiene cosas increíbles que son de diez (todo el tema de la sordera, de Sae, etc), pero también tiene otras que no merecen la pena (como son las historias de los personajes secundarios y cierto triangulo amoroso entre Sae-Kai-Maho). La historia me gustó a medias. Quizás yo esperaba más porque como digo, Orange days cambió la vida de Seto Koji, mi esposo japonés, así que fue un poco desilusionante que esta serie no pudiera ser para mí un tesoro. Como curiosidad decir que la guionista (Eriko Kitagawa) es la misma que la de mi Tatta hitotsu no koi, y el parecido entre ambas series es escaso salvo por esa voz interior que nos narra cosas o nos regala pensamientos de nuestro protagonista masculino.




¿Os recomiendo Orange days? Si. ¿Por qué? Porque merece la pena ver una serie donde por fin las personas sordas tienen tanto protagonismo como las personas oyentes. Porque merece la pena y es justo que los demás sepamos un poquito más de lo que es vivir en la piel de una persona con discapacidad auditiva. Me parece precioso que hace once años a alguien se le ocurriera hacer esta serie. Es que es muy fuerte que la sordera sea un tema casi tabú en nuestra sociedad. Visibilicemos. Tratemos de ponernos en su piel. Con Orange days bajo mi punto de vista podréis estar un poquito más cerca y más concienciados. Además, ¿ninguno pensáis que es preciosa la lengua de signos? Es muy complicada aprenderla  pero merece la pena hacer ese esfuerzo, además, te abre las puertas de otro mundo. A veces ver a alguien signando es como ver un truco de magia. Y la lengua de signos japonesa me parece preciosa y fue genial empaparme de ella y ver cuán diferente es a la lengua de signos española. Y me emocionó encontrar tres o cuatro palabras que signado en japonés y en español significa lo mismo.

Creo que todos deberíais ver esta serie siempre y cuando no os creéis expectativas sobre la historia de amor, bueno, no es que sea una fea historia de amor eh, es solo que es la han complicado demasiado y resulta difícil entender si lo que Kai siente por Sae es solo atracción u amistad o admiración o amor.

Os aviso de que es una serie dura, yo me sentí muy triste viéndola, ¡menos mal que solo tenía 11 capítulos! La verdad es que no es ningún cuento de hadas. Es una realidad gritada al mundo. Una injusticia que quema por dentro. Algo con lo que se debe aprender a vivir. Pero es fácil decir estas palabritas y seguro que difícil hacerlo.
Con Sae vais a descubrir cuanto deben esforzarse este colectivo, en esfuerzo y en fuerza Sae nos gana a todos, en talento innato y en agudeza mental. Sae es muy suya y a veces pues por impulsiva e irónica se muestra realmente dura pero también si aprendes a leer en ella, si te paras a escucharla, se evidencia cuan bonito es su corazón. Otro de los puntos fuertes de Orange days es que la música sigue haciendo bailar a Sae, violín, piano, universidad, Sae lucha y se aventura en todo. A veces cae de rodillas, muchas veces tiene ganas de rendirse, otras se pregunta mientras llora porqué le ha tocado a ella, otras no entiende como enamorar a alguien -es súper inocente- o como confiar en que no será una persona que reste para la otra. Con Orange days nos metemos de lleno en la vida de Sae, formamos parte de sus heridas, de sus raíces, de sus éxitos pasados, de sus feedbacks con su madre y sus amigos, de la música y como esta rige su vida, etc. La madre de Sae también fue un gran personaje y los amigos (Kai, Shohei, Akane, Keita) igual cuando interactuaban con Sae. Me encantó como al conocer a Sae todos se esforzaron por aprender la lengua de signos y al final la usaban de forma espontanea y natural e incluso tuvieron una preciosa escena de pedir-sueños signando bajo el sol del atardecer-. A todo esto le daría un diez.

A los otros ingredientes de esta historia solo le daría un tres, y esos puntos bajos son las historias secundarias entre personajes (el cuadrángulo amoroso con los amigos, los trabajos y estudios de ellos, etc), el toallero (que no pinta nada en esta historia) y el hecho de que Kai tuviera una novia. Maho era la novia de Kai y la chica que a veces acogía el rol de guía-interprete con Sae, así que imaginad lo raro que era ver como Kai jugaba con fuego con Sae y luego juraba y perjuraba amor a su novia. Pero es que Kai quería de verdad a su novia y si no es porque esta chica le es infiel con otro novio me parece que nunca se habría dado una oportunidad con Sae o jamás habría sentido nada más que atracción/amistad por ella. Me pareció que eso de que Kai tuviera novia y encima fuera la interprete era querer desviar la atención de lo verdaderamente importante y además era puro drama de forma gratuita. Otro punto desfavorable fue que el tono de la serie era triste y mas porque Sae llora mucho y lo pasa fatal por todo lo que lleva viviendo desde hace 4 años, por todas las adaptaciones que ha tenido que hacer, por todas las cosas que ha perdido (me partió el corazón cuando se moría de añoranza por volver a oír la voz de su madre y el cantar de los pájaros) y querer al tonto de Kai no ayudaba en n-a-d-a (como amigo era su salvación, pero ya). Fueron cuotas de drama que sobraban en una historia que ya tenía mucho drama. Incluso Kai a veces me sacaba de quicio y lo mismo los secundarios, nunca paraban de equivocarse o de retroceder ante los retos. Sae les da mil vueltas a todos ellos juntos.
Y no diré más porque en serio, se puede juzgar de dos formas muy diferentes.

Actores: Solo conocía a Narimiya Hiroki (Stand up, Nana 1 y 2) que me gusta mucho, y otros que me gustaran también... pues la actriz que interpreta a Sae: Shibasaki Kou, y la actriz que interpreta a su madre: Fubuki Jun. En el grupito de amigos también tenemos a Tsumabuki Satoshi (Kai), Shiraishi Miho (Akane), Eita (Keita), Konishi Manami (Maho), etc.

Por último contaros que a Orange Days le dieron un premio especial por el uso de la lengua de signos japonesa.

Mire - Mayu.

Reseñando SHE'S ON DUTY ☆


SHE'S ON DUTY (PELICULA COREANA, 2005)



Esta película va a ser siempre especial para mí porque marca el fin y el principio de una nueva y enriquecedora etapa de mi vida. Este año decidí que tenía que haber un cambio en mi y She's on duty me acompañó ese primer día lleno de nervios e ilusión. Ya solo por ese recuerdo no podré olvidarla. Y también debo sumarle que la película me gustó un montón.

6'5/10

Seguro que los que llevan mucho tiempo en el cine coreano conocen esta película del 2005 protagonizada por Gong Yoo y Kim Sun Ah. Yo había visto la portada y la sinopsis pero me resistía a verla. Mis prejuicios me decían que She's on duty era una película aburrida y con nada memorable. Y mis prejuicios se equivocaban. She's on duty me lo demostró desde los primeros minutos. La verdad, me encanta cuando una película me sorprende y me dibuja una sonrisa en los labios todo el tiempo y con She's on duty me pasó eso, y más cuando vi a Gong Yoo (no sabía que participaba en esta película). Fue ver a mi amado príncipe del café, Gong Yoo y caer rendida ante esta película. Sentí mariposas literalmente nada más verle. Me puse a gritar de alegría. Y por su culpa me pasé toda la película fangirleando. Desde que le vi en Coffee prince tengo obsesión por este hombre, me encanta . Es más, Coffee prince es mi historia favorita entre mis historias favoritas así que Gong Yoo significa un montón para mí. Y como no sabía que salía en She's on duty fue todo un regalo encontrármelo de repente en pantalla.

Y yendo a la película en sí, las razones por las que no le doy unos puntitos mas son bien sencillitas, me habría gustado que se hubiera ahondado más en la historia de amor, también habría querido que el personaje de Gong Yoo nos hiciera más participes de su vida pasada, y es una película de acción, género que me gusta pero no es mi favorito.

Y yendo a lo bueno, deciros que me gustó mucho disfrutar de esta película. Ha sido la última que he visto y ya casi hace un mes pero sigo riéndome cuando pienso en ella. No es la historia más emotiva o imprescindible del mundo pero es una película encantadora, divertidísima, con acción, romance, y una historia bien hilada, bien desarrollada y bien interpretada. Vamos, es genial. Me sorprendió mucho, la verdad, así por la sinopsis no me creía esta historia. Pero viéndola si. Incluso el momento más absurdo me pareció real. Ese es uno de los grandes ingredientes de esta película, su naturalidad. Sus ganas de hacerte reír. Su desparpajo. Es una historia encantadora que os va a hacer olvidaros de todo, que os va a conquistar. Es imposible no quedarse pegadita a la pantalla. Y calienta el corazón con todos esos momentos de risa. Me ha gustado mucho esta película .



Los personajes, la historia en general, todo está muy bien llevado. Desde la trama de acción hasta el toque pícaro y sensual de la historia de amor. Pero lo mejor de todo es la comedia. Esta película te hace reír por mil razones distintas. Y los personajes también son muy buenos, en especial mis dos protagonistas, pero los secundarios también eran graciosísimos.

La historia gira en torno de Chun Jae In, una mujer que trabaja junto a su tío como una espía secreta. Y su nueva misión es volver al instituto -como una alumna- para proteger y usar como cebo a una chiquilla. En el instituto conocerá a Kang Young, otro alumno con habilidades de artes marciales y que es más de lo que parece. Tanto Chun Jae In como Kang Young se hacen querer, los dos me encantaron, me hicieron reír, suspirar, y vivir esta aventura. Chun Jae In me conmovió un montón, fue una chica que me ganó totalmente, y Kang Young me robó más de un suspiro por lo encantador que era. Y juntos hacían una pareja súper mona, lo mejor eran sus fantasías mutuas o esas miradas sensuales. Y luego ella era súper adorable, siempre dispuesta a ayudar a otros, a pelear por lo que es justo, es una heroína mi preciosidad. Y él era un caramelo que me muero por morder.


Oohhhh the KISS

Los actores: solo conocía a Gong Yoo, por su Coffee prince y su Finding Mr. Destiny, y cada día me fascina mas. A Kim Sun Ah solo la conocía de nombre, en redes sociales se hablaba muy bien de ella y ahora comprendo por qué, ¡es fantástica! Y tengo un montón de comedias románticas suyas por ver. No destaco a nadie más pero todos fueron buenos.


¡Un beso!

Mire - Mayu.

28 de octubre de 2015

Reseñando FOR LOVE OR MONEY ☆ (HONG YAN LU SHUI)



FOR LOVE OR MONEY / HONG YAN LU SHUI (PELICULA CHINA, 2014)





Mientras estaba en la playa encontré esta película. Me llamó la atención el titulo, aunque me daba respeto que fuera una película china. Pero le di una oportunidad y ¿qué me encontré en los primeros minutos? Con mi querido Rain, al que adoré en Full house . Ya solo por él tenía claro que no iba a dejar esta película a medias. Pero debo admitir que apostar por Rain y por For love or money fue un acierto. Esta película china me sorprendió para bien.

6/10

No es que sea una película de diez, pero cierto es que quedé encantada por For love or money. Quizás cuando la vea una segunda vez la ame un poquito más pero es que esa recta final y cierto secreto me dejaron en shock y le bajé en un punto la nota. Eso aparte, yo creo que esta película os merece la pena. Sin destacar entre otras películas bonitas, For love or money despunta para mi entre el cine chino. Y que yo le dé un 6 a una película procedente de ese país es todo un éxito (salvo por alguna excepción como La casa de las dagas voladoras y todas las de Jackie Chan). A mi esta película me dejó muy contenta y me sentí muy feliz de haber apostado por ella y no haberme dejado llevar por los prejuicios. Los prejuicios pueden hacer que te pierdas grandes historias y esta es una de esas historias que te hacen olvidar que ese mundo no es el nuestro. Es genial como esta película te envuelve y te hace disfrutar y vivir lo que te están contando. Es una historia bonita y emotiva, con dos personajes adorables y una historia de amor con toque imperfecto y secreto de película pero con algo especial y semi-memorable. La verdad es que la historia de amor te hace suspirar.


Me gustó mucho esta película, me sorprendió, me emocionó, me hizo llorar, incluso logró hacerme un nudo en el corazón. No me di cuenta de cuánto la había disfrutado hasta que no llegué al final, porque yo estaba demasiado ocupada viviendo esta historia. Me encanta cuando una historia es capaz de transportarme a otro mundo, a un cuento de hadas como es este caso. For love or money es mucho más de lo que parece. Esconde una historia de amor súper natural y bonita, donde los protagonistas tienen mucha química y donde cada elemento de la historia está ahí porque es vital. Yo le habría quitado cierto secreto porque te deja perpleja y rompe un poco con la idea de todo lo que estábamos viviendo, y a cierto pulpo asqueroso que trata de aprovecharse de la protagonista con sus desgracias.

La historia es mucho más que una historia más. Es una preciosa historia sobre dos personas que se conocen por casualidad (o no) y que mutuamente se ayudan a superar las heridas de sus pasados. Juntos vuelven a encontrar ese equilibrio y ese amor por la vida. Solo estando juntos los dos descubren cuan alto es el precio de los sueños y la libertad, y que gran tesoro es un amor incondicional que se rinde ante todo.




Os sitúo, la película empieza cuando nuestra protagonista, la preciosa azafata Xing Lu, descubre que su viejo prometido va a casarse con otra. En esta secuencia de tiempo, nuestros protagonistas se cruzan. Luego pasa un año y es cuando ambos se encuentran de verdad, se buscan, se abrazan, se enamoran, se consuelan, se pierden, y se vuelven a encontrar, porque en el amor, el camino siempre nos acerca a nuestro verdadero destino.

En el presente, Xing Lu tiene una cafetería muy bohemia y Chengxu pinta cuadros. Los dos coinciden, se buscan, se aman, y se viven con una ternura que me resultó preciosa. Su relación, el sentimiento que les une y les atrapa, lo que me cautivó de ver y sentir que se amaban fue la inmensa ternura de su relación. Los dos son preciosos juntos y tienen unas escenas muy lindas. Me gustaron mucho.

¿Y con cuál de los dos me quedaría? Pues es complicado porque ambos me gustaron mucho. Ella porque no era la típica mujer china, sumisa, callada, doblegada al poder del hombre, no. Xing Lu siempre nos mostraba que era fuerte y que tenía mucho carácter. Y guardaba mucha soledad y un infinito deseo de ser querida. Y él es un amor, me hizo suspirar casi desde el primer hasta el último minuto -salvo cuando competía con los coches y hacia el tonto en plan niño inmaduro-, es cariñoso, atento, romántico, fiel, tiene un corazón súper vulnerable y se lo entrega a su musa desde la primera vez que la dibuja.

Los actores, fue un placer reencontrarme con (Bi) Rain, y seguir descubriendo mas de este chico tan guapo y con tanto talento. Que escenas de amor más bonitas me ha dado. ¡Y de sexo! Y luego, Liu Yi Fei, no la conocía, pero además de ser muy guapa es muy buena actriz, logra que le tomes un montón de cariño a su personaje, con sus sombras y todo.

Mire - Mayu.

Reseñando No breathing / Blindly in love


NO BREATHING (PELICULA COREANA, 2013)



Vi esta película hace dos meses, justo antes de irme a Grecia. Hacía varios meses que quería verla, concretamente desde que vi esa portada capaz de calentar hasta en invierno. Es una de esas portadas hechas para salivar y pecar. Admitámoslo, mis Lee Jong Suk y Seo In Guk están buenísimos en esta cartelera de No breathing. Luego dentro de la película Seo In Guk no está tan pecador pero porque su personaje no debe transmitirnos nada parecido a eso. Lee Jong Suk si que está buenísimo durante toda la película. ¿Que se le va a hacer? Me gustan mis dos oppas. Seo In Guk ha evolucionado favorablemente porque de esta película a I remember you el chico se ha vuelto bastante atractivo. Y Lee Jong Suk nació precioso y sabe siempre como explotar su lado sensual. A ambos actores yo les adoro y no porque sean apetecibles (que también) sino porque son muy buenos actores, siempre logran que te olvides de sus nombres y suspires por esos personajes suyos. Por todo eso tenía apuntado No breathing, aunque solo una razón me era necesaria: estaban ellos ahí ¿no? Pues entonces yo tenía que ver esta película. Pero lo más curioso es que yo no descubrí esta película por sus actores, sino por su portada, la encontré por casualidad y me quedé con las hormonas revoloteando. Qué bonito look lucen en esa cartelera.

3/10

Y yendo a la historia en si pues no puedo decir que esta película me convenciera. Por eso a pesar de que luego volví a España tras mi aventura por Grecia no me animé a divagar sobre No breathing. Esta película no había conseguido llenarme, no había colmado mis expectativas. No es que esperara que fuera la mejor película del 2013 pero mejor que lo que fue si. Que tampoco es una historia mala pero no deja huella. Es más, haciendo un esfuerzo me acuerdo de algunas cosas de esta película pero si no hago ese esfuerzo poco recuerdo. Solo que la historia se me hizo pesadita en según qué momentos y que sentí que eso del romance era un cuento de la sinopsis. También eché en falta que hubiera habido bromance entre Seo In Guk y Lee Jong Suk. Pero como pasan toda la película sin ser amigos pues nada de bromance hubo. Avisaros a quienes vayáis a ver No breathing que Lee Jong Suk tiene un papel típico y secundario y que Seo In Guk lo borda como chico autista.
La película nos plantea un escenario: unos juegos olímpicos que se avecinan; un deporte: la natación; un equipo: enfrentado con la llegada del nuevo; un chico nuevo harto de todo y un chico con autismo. Lee Jong Suk interpreta al chico nuevo, viene asustándolos a todos pero le falta algo que los demás no ven, se le ha agotado la pasión por la natación. Y Seo In Guk interpreta al chico autista que está inmerso en ese trastorno debido a la pérdida de su padre en su infancia, para él la natación es un bofetón pero todo el mundo se empeña en que vuelva al circuito porque tiene la misma habilidad que su fallecido padre: es capaz de aguantar mucho tiempo sin respirar debajo del agua. Won Il y Woo Sang se ven obligados a compartir equipo y poco a poco iremos viendo como el pasado les une y como el presente todavía puede enseñarles algo.
Francamente, fue una película emotiva, donde Seo In Guk le robaba a todos el estrellato, era soberbio como chico autista. Pero tampoco fue una película que yo volvería a ver o que me gustara realmente. Solo considero que es una película que está bien, que trae un mensaje, que tira hacia lo emotivo y que ahonda mucho en las raíces del pasado y en las relaciones entre padres e hijos. Pero no está contada de forma que resulte imprescindible y bonita. Para mi es solo una película mas. Una que no habría seguido hasta el final si no hubiera sido por mis dos oppas.


BLINDLY IN LOVE / HAKOIRI MUSUKO NO KOI (PELICULA JAPONESA, 2013)




Esta película la vi porque estaba en uno de mis fansub favoritos. El argumento me pareció súper interesante. Tenemos a Naoko y Kentaro como protagonistas, la primera es ciega y el segundo tiene algún tipo de síndrome que le impide relacionarse. Los dos son raros en sí y no lo digo porque me lo parecieran en la sinopsis o por sus 'discapacidades' sino porque... son raros. Bueno, toda la película es rara. Las cosas como son. En muchos momentos de Blindly in love andaba yo perpleja. Quizás fue cosa del director o del guionista pero esta película japonesa es súper peculiar. Y no diré que ese fuera uno de sus puntos fuertes. La verdad es que me habría gustado que Blindly in love me hubiera gustado, al menos por compensar esas dos horas que pasé inmersa en esta historia estrambótica.

2/10

Esta historia tampoco es mala. Es más, si tenéis gustos peculiares u os gustan las películas que tratan con honestidad temas como la ceguera y los síndromes de personalidad y dan una respuesta particular a como dos personas desde casos muy distintos se desenvuelven sobreviviendo en la sociedad mas que viviendo, miradla. Si no, pasad.

¿Y cómo se conocen Naoko y Kentaro, los protagonistas? Pues los padres de ambos andaban desesperados por casar a sus niños y se apuntaron a un evento de matrimonios concertados donde los matrimonios ofrecen a sus hijos para las hijas de otros y viceversa. Nadie se interesa por Kentaro salvo los padres de Naoko. Y es así como por empeño de la desesperación de sus padres ambos se conocen y quedan con ganas de descubrirse de verdad.

La historia de Naoko y Kentaro es atrevida en algunos aspectos, por ejemplo, las escenas de sexo, son súper explicitas, con su toque de imperfección, y es una relación de pareja bastante realista y mona, salvo por esos giros de tragedia que de vez en cuando la película tomaba. Esos giros le hacen perder muchos puntos a esta historia. Y bueno, no quedé enamorada ni de Naoko ni de Kentaro, otro punto menos. Si la veis echadle paciencia porque esos giros son extrañísimos y porque tardan media hora en ser presentados.

Mi conclusión: No es una mala apuesta en cine pero es una película para unos gustos muy, muy peculiares. Y yo no tengo gustos tan peculiares.

Los actores, Kaho y Gen Hoshino, los desconocía. El personaje de Kaho me pareció que brillaba por su falta de personalidad. Gen Hoshino en cambio sí hizo un buen trabajo con su personaje, le dio un trasfondo enorme, se metió y mete al espectador en una historia peculiar con protagonista peculiar (estoy segura de que tenia algun síndrome, y si no era autismo era algo muy parecido).

 Mire - Mayu.

27 de octubre de 2015

Reseñando Seducing Mr. Perfect / Plump revolution / Down to love (Jerry Yan y Ella Chen)


SEDUCING MR. PERFECT 

(PELICULA COREANA, 2006):



1/10

Esta película fue una recomendación de Tamara. Por lo general... ella y yo solemos coincidir y por eso me animé a ver esta película. Pero mientras a ella le encantó a mi no me gustó nada. O casi nada. No la considero la peor película que he visto pero siento que sus dos horas de película no merecieron mucho la pena. Es una película bastante típica y comercial pero no consiguió convencerme, quizás porque nunca vi como a Mr.Perfect a ese americano llamado Robin. El argumento y el desarrollo de esta historia no me convencieron. Es más, hace cosa de mes y una semana que la vi y apenas recuerdo nada de ella.

Me acuerdo de los protagonistas y su peculiar relación, me acuerdo de que el rol que jugaban siempre era el de jefe-secretaria, también recuerdo que Mr.Perfect (Robin) era un cretino que no creía en el amor y que no paraba de repetirle a Min-joon cuanto debía cambiar porque solo una mujer libre, sexual y femme fatal podía sobrevivir en la gran ciudad y en la vida. Min-joon era encantadora, también lo recuerdo, y por culpa de este capullo cambia completamente, deja de ser esa inocente y emotiva mujer que era y se convierte en una experta en reprimir sus emociones y pasar por la vida sin bebérsela a sorbos.

El argumento es bien facilito: Robin llega a Corea para dirigir la empresa en la que Min-joon es una de las más importantes empleadas. Robin es el típico rico, guapo, y que va por la vida sin establecer lazos emocionales. Se cree el amo del mundo, cree que tiene todas las respuestas, y piensa que todas las mujeres del mundo deberían seguir sus reglas. Min-joon es un inocente corderito con chispa e ingenio, transparente y apasionada, pero esa exaltación de sus emociones solo la ha llevado a que los hombres se aprovechen y se vayan.

Si os interesa echarle un vistazo, pero vamos, que la historia es eso, no tiene más.

Los actores, Uhm Jung Hwa, y Daniel Henney (mas inmerso en el cine norteamericano) hicieron un buen papel, me gustaron, fue el punto positivo de ver esta película, sobre todo, descubrirla a ella.


PLUMP REVOLUTION (PELICULA JAPONESA - COREANA, 2012)

1/10

Encontré por casualidad esta película a la que le tenía ganas desde hacía meses. Y quedé súper decepcionada. La historia tenía poco o nada que ver con lo que se prometía en la sinopsis, y la verdad es que el desarrollo de la historia no tuvo chispa, por no decir que fue súper soso. No tuvo nada que ver con la idea que yo me había hecho de Plump revolution. No tuvo un impactante mensaje. Apenas se atrevió a penetrar en el grave problema de la anorexia y del complicado mundo de las modelos por culpa de esas dietas agresivas y esos cánones de belleza irreales. Solo pasó de puntillas sobre este tema. Y la historia de amor fue mas una historia de desamor con final endulzado. De nuestros dos protagonistas, uno es un fotógrafo con mucho ego y poco fondo y la otra es una modelo con traumas de peso y un carácter mimado e intransigente que esconde un dulce corazón.

El argumento es este: Ah Do Ra es una modelo que lleva en la industria desde que era una niña. Siempre ha vivido bajo las exigencias de los focos y nunca ha podido contar con una mano que la auxiliara. Vive con su hermano obeso y no ve nunca a sus padres, entre los hombres no tiene buena fama, y consigo misma a ella le falta quererse más. Un día esta modelo se cruza con un fotógrafo que la despista, enerva, y sorprende, que la hace experimentar el infinito desamor: Kang Do Kyung. Kang Do Kyung, resumiendo, es un capullo intransigente que se cree súper humilde y que odia todo lo que implica el mundo del modelaje.

Ah Do Ra no me convencía al principio pero luego la tomé cariño. La pena fue que se enamoró del chico equivocado y que hizo locuras injustificadas por él, vamos perderse para perderse aún más.

Actores, Lee So Jung y Lee Hyun Jin, los desconocía a ambos y aunque él no me dijo nada, Lee So Jung sí que logró parecerme tierna y encantadora, caí en su embrujo.

ABANDONADO...
DOWN WITH LOVE (DORAMA TAIWANES, ) (16 CAPITULOS DE 1.30h)


Bueno, los que ya me seguís ya sabéis que no puedo con Ella Chen. Después de volver de Grecia retomé el mundo de los dramas con este dorama taiwanés pero mi apuesta fue cuesta abajo desde los primeros minutos. Tanto que solo llegué a ver dos de dieciséis capítulos, vamos, tres horas. Fue desalentador pasar tanto tiempo lejos de los dramas y ver esto, uno de los peores dramas del mundo.

Bueno, no soy objetiva, no soporto a Ella Chen, así que sus proyectos son siempre un cero para mí. Quizás un día me sorprenda esta mujer pero no apostaré por ello. Es más, tras la apuesta rota de Down to you he decidido nunca más ver un drama de Ella Chen. Y que conste que no abandoné a la ligera esta serie, antes de eso leí muchas reseñas y benditos spoilers, me enteré de cosas que me habrían hecho odiar la serie si no la hubiera aborrecido desde el primer minuto.

Down to love además, es una historia aburridísima. Sin gracia. Extrema. Con muchas tonterías. Y con un montón de detalles que evidencia que esto va a ser un mini-culebrón. No paraba de bostezar mientras veía esta historia y teniendo en cuenta la poca gracia que tenían juntos Jerry Yan y Ella Chen, cuanto antes dejar esto mejor. A Jerry Yan no le conocía pero su personaje no me hizo gracia.


¿Habéis visto alguna de las películas o series de las que os he hablado hoy? ¡Contadme!

Mire - Mayu.