Translate

31 de enero de 2015

Reseñando Koizora con *Seto Koji* ♥

KOIZORA CIELO DE AMOR 

(DORAMA JAPONÉS, 2008) (6 Capítulos):



9/10


Nunca jamás pude imaginarme que vería un dorama como este. Koizora cielo de amor es una preciosidad, una de esas series que te marcan de por vida. Nunca podré olvidar esta historia. Nunca podré sacar de mi corazón a Hiro. Y a Mika. Y a su historia de amor .


Esta serie se ha metido bajo mi piel, me ha llegado al alma. Me ha marcado. Ojala existieran mas series como esta. No con ese final y ese desgarrador drama pero si con ese profundo amor. Que preciosidad. En serio. Una de las series más hermosas que he visto nunca. Me ha robado el corazón, el alma, todo. Sé que lloraré mucho cada vez que vea esta historia pero... merecerá la pena, porque amores tan grandes como este hay pocos.


Historias como esta la cambian la vida a una. No se olvidan. Te dejan huella. Y yo me siento feliz por ello. Esta serie me ha cambiado. Ha hecho más grande mi corazón. Es más, ¿cómo podré ahora mirar el cielo sin acordarme de Hiro? Si llueve sabré que Hiro está triste, si el sol está escondido sabré que Hiro está ruborizado, si es de noche sabré que Hiro me está abrazando, regalándome todas las estrellas del firmamento . Amo a Hiro. Amo esta historia. Amo la vida. Y amo a Seto Koji .



Me duele pensar en todo el drama que rodea a esta historia de amor, en todo el dolor por el que tuvieron que pasar mis adorables protagonistas, y en ese final, que hizo que mi Hiro se fuera al cielo mientras Mika creaba a la segunda niña de ambos en la tierra. Pero todo ese dolor merece la pena. Todo lo malo de Koizora Cielo de amor no duele tanto cuando me paro a pensar, a rememorar todos esos momentos de amor, todos los preciosos encuentros entre Mika y Hiro. En unos meses, en un año, ambos vivieron lo que otros no viven en toda una vida. Amores como el suyo lo significan todo. Muchas personas se pasan la vida buscando lo que Mika y Hiro sintieron, un amor tan grande y profundo, tan inmortal, que ni el cielo ni la tierra, ni la muerte ni la vida pueden vencerlos. Hay historias de amor que están destinadas a permanecer por siempre. Y esta es una de esas historias. Como he amado yo conocer a Hiro y Mika, la de sonrisas tontas que me han robado, la de lagrimas que me han arrancado, la de sueños que me han hecho vivir. Como os quiero Mika y Hiro, en serio, os amo. Y que injusto fue vuestro creador, que os dio tantas razones para llorar, para sentir que se os arrancaba el corazón. Pero aún con todo, ¿cómo negar que esta es una de las historias más bonitas que he visto nunca? Me ha enamorado.



A veces me despierto y lo único que quiero hacer es perderme en esta historia, a veces me despierto y siento los brazos de Hiro, su piel, su mirada, su rostro, su corazón. Yo quiero a Hiro. Estoy enamorada de él
y lo mismo me paso con el actor que lo interpreta, Seto Koji. Me he enamorado locamente de este actor, a mi manera, de forma platónica, pero no puedo negar que sueño con conocerle y con besarle, con tocar su pelo, con descubrir si en él hay la misma magia que yo he sentido al verle en Koizora Cielo de amor. Seto Koji es ya mi actor japonés favorito, me ha dejado alucinada, ¿cómo se puede ser tan, tan increíble? Es que gracias a Seto Koji, Hiro es real para mí. Madre mía, es un dios de la interpretación. Viéndole en pantalla ha logrado transmitirme tantísimo. Ha sido especial. Fascinante. Me ha enamorado. Seto Koji, he amado tu interpretación. Sin él, Hiro no sería tal y como es. Este actor era imprescindible para que Hiro fuera tan hermoso. Como personaje, Hiro es una joyita, pero es que sin un actor tan grande, habría sido imposible sacarlo adelante, porque un personaje tan emocional necesita de un actor que tenga un don, que tenga magia, y ese es Seto Koji. Él era imprescindible para dar vida a Hiro, es más, creo que nadie más en el mundo podría haberlo hecho como él .





Me enamoré completamente de esta historia. Le entregué mi corazón sin pensarlo. Tras verla no pude negarle mi alma. ¿Cómo resistirse a una serie que esconde tanto, tanto amor? Por lo general, evito siempre ver esta clase de historias, las que acaban en finales trágicos pero con Koizora cielo de amor no pude negarme. Había leído muchísimos comentarios positivos sobre esta serie, sobre la preciosidad que escondía, sobre que era el mejor dorama japonés del mundo. Y después, por cosa del destino, vi el final de esta serie. Esa fue la prueba de fuego. Ese final me rompió el corazón pero también... me llegó muy adentro. Supe que Koizora Cielo de amor se convertiría en una de mis excepciones. Así que me fui al principio, pretendiendo ver solo el primer capítulo (de seis, cada uno de una hora) y acabé viendo cinco capítulos seguidos. Y porque me obligué a parar. Necesitaba que ese final no llegara tan rápido. Soñé con Koizora Cielo de amor, ¿sabéis? Y al día siguiente, me desperté temprano y terminé de ver esta serie. Y lloré lo que no está escrito pero también me enamoré. Locamente. Perdí mi corazón. Lo dejé en algún rincón de este dorama. Lo dejé con Hiro y Mika. ¿Y quién mejor que Hiro para ser el guardián de mi corazón? Mi ángel es un príncipe al que voy a querer siempre .



He disfrutado viendo esta serie, durante los tres primeros capítulos de Koizora Cielo de amor no pude parar de sonreír, no había nadie que pudiera quitarme la sonrisa tontorrona de la boca. Esos tres primeros capítulos, tres horas de mi vida, fueron magia, luz, amor. Un millón de emociones desnudos. Mi corazón estaba pletórico, curado. Y pensadlo, ¡yo ya sabía cómo terminaba esta serie! Aún así pude amarla con toda mi alma. Os juro que esta serie os podrá romper el corazón pero también le dará sentido a la vida, os enseñará muchas cosas, os demostrará a que sabe y como se siente el verdadero amor, os enseñará a amar, os hará felices, recompondrá vuestro corazón. A mi Koizora Cielo de amor me hechizó, me enamoró (sí, una y mil veces), me demostró lo que es importante en la vida, y a quien espero y con quien nunca jamás podré conformarme. En serio, no perdáis el tiempo con alguien a quien no améis, estar solas no es tan grave, y cuando llegue a vuestras vidas esa persona especial, vuestra alma gemela, lo sabréis. Yo también quiero amar tanto como Mika amaba a Hiro pero sin cometer sus errores, y por supuesto, quiero tener a mi propio Hiro, que también me ame con toda la fuerza de su corazón. Sí, esta clase de series/doramas potencian mi lado soñador y esa es otra razón para sentirme feliz. Incluso con todo el dolor que me provocó el final de esta serie y el capítulo cuatro y parte del cinco, sí, incluso con todo eso.


No veáis el precioso video hasta haber visto el dorama. ¿Prometido?


No puedo ni quiero parar de repetirlo. Esta serie es preciosa. Aquí si hay una increíble y hermosa historia de amor verdadero. A la que no le faltaba de nada. Sensualidad. Risas. Consuelo. Comprensión. Todo un sin fin de emociones, de ingredientes, que hacen completa esta historia. Una historia que es imperfecta a causa de los trágicos últimos capítulos, pero ¿qué puedo decir? Obviamente, hay decisiones que toman Hiro y Mika que yo habría cambiado, si yo hubiera creado esta historia no habría permitido que Hiro y Mika sufrieran tanto, que Hiro se sacrificara tanto, que Mika se volviera tan egoísta, que pasaran dos años separados aún amándose locamente, y por supuesto, no habría permitido ese trágico y agridulce final. Pero ahí está la clave. Yo no he creado esta historia. Aunque sienta que es mía.





Mika y Hiro han sido dos personajes geniales.


Hiro sobre todo . Nunca voy a olvidarle ni a dejar de amarle. Desde el primer instante supe que me iba a enamorar de él, lo sabía. Con todas las letras. Hiro es hermoso. Y no solo físicamente (que también, a mi me vuelve loca), sino también emocionalmente. Hiro es adorable, achuchable, un auténtico amor. No es un chico perfecto, va aprendiendo a corregir sus errores o su actitud, es parte del aprendizaje de la vida ¿no? Pero Hiro tiene luz. Hay algo en él que es propio de ángeles. Hiro es mi ángel. Siempre amaré como trataba a Mika. Fue espectacular ver cómo se enamoraba de ella. La dulzura con la que la trataba. Lo cariñoso y espontáneo que era. Hiro es dulce y amable, es luchador, es un encanto . Es que es para jurarle amor eterno, punto. Es el chico más cariñoso del mundo entero, el más cuidadoso. Hiro es valiente, es leal, es sacrificado. Hiro es mi gran amor y lloraría mil veces por él. Nunca podré arrancarle de mi corazón. Ahora no me imagino la vida sin este personaje. Ojala pudiera traspasar la pantalla y abrazarle. Amo como tocaba a Mika, como le revolvía el pelo, como la miraba, como agarraba su mano, como la besaba, la dulzura con la que le hizo el amor, el detalle de los osos emparejados que compró para celebrar que Mika iba a traer al mundo al primer bebé de ambos. Amo lo mucho que luchó por ella, por ganarse su corazón, por ganarse la aprobación de los padres de Mika, amo lo mucho que se esforzaba por proteger a Mika, por defenderla al mundo entero, amo cuando la abrazaba con ternura, cuando soñaba con ella, cuando se sacrificó por ella y siguió llevando ese anillo, amo que Hiro se casara con Mika y nunca jamás rompiera realmente sus promesas de amor, amo su fidelidad, amo como le entregó su amor a Mika, amo su tierna sonrisa (la más tierna y bonita del mundo entero), amo todo de él, incluso cuando se equivocaba y se moría anhelando a Mika, amo como peleaba por la vida, amo su constancia, su lucha incansable, su amor eterno hacia Mika. Amo a Hiro . Tanto le amo y tanto me conmueve y emociona pensar en él que mientras salen estas palabras mías no puedo evitar llorar. Hasta ese punto le quiero. Inmortal, así es Hiro para mí. Vivirá por siempre en mi corazón . Será mi cielo de amor. Hiro. Hiro. Hiro .


Y de Mika no os he hablado ¿no? También es adorable ¿eh? No al nivel de Hiro pero es adorable. Mika logró romperme el corazón, hubo una etapa de su vida en la que la habría dado de bofetones porque falló en el momento más importante de la vida. No fue la chica llena de fuerza y coraje que Hiro necesitaba. No tuvo fe. Y eso los condenó. Pero con sus errores y sus malas decisiones, Mika se hace querer. Hiro la enseña a sonreír, la enseña a vivir, y a cambio, ella le enseña a él lo que es el amor, la serenidad, saber pararse y pedir perdón. En los tres primeros capítulos Mika es adorable, con todas las letras, ADORABLE. Y cuando vuelve a Hiro, volvió a recuperar esa adorabilidad suya. Mika me desenamoró, no puedo negarlo. Pero la quiero, porque lo que hace por Hiro al final es para quererla y mucho. Y bueno, es una chica muy buena y nunca dejó de serlo. Es dulce ¿sabéis? Y vive con paz y armonía. Tiene un punto hechizante. Mika, en el fondo eres tan bonita .


Los personajes secundarios.... hay unos cuantos ¿eh? Algunos eran odiosos, tanto que es difícil dejar de echarles maldiciones. Pero... ¿personajes que me gustaran? Solo puedo contar a la familia de Mika y a la familia de Hiro. Me gustó mucho que la familia de ambos tuvieran un papel tan importante en esta historia. Fue todo un acierto que tuvieran un papel tan principal. Hizo más real esta historia. Y la enriqueció. Y entre todos ellos, tengo una gran favorita, ¡la hermana de Hiro! Qué gran chica. Ella se convirtió en una hermana mayor para Mika. Y me encantaba como cuidaba de Hiro, como bromeaba con él, como siempre estaba ahí. Esta hermana es una joya. Gracias a Dios por existir personas como ella. ¿Lo único que le reprocho? Que me habría gustado que ella le hubiera explicado el secreto de Hiro a Mika. Para que así Mika no se hubiera perdido ni un solo día al lado de Hiro. Además, la hermana solo quería ver a su hermanito feliz y sabía que Mika era su gran amor. No voy a olvidar como la hermana abrazó a Mika cuando la conoció, como le explicó que hasta ella, Hiro no sabía lo que era amar. ¿Cómo se puede ser una hermana tan adorable?


¿Qué más? Todo el elenco de esta película es impresionante. Todos han bordado sus papeles. No he leído el manga ni visto la película pero es que no puedo porque los compararía con estos grandes actores, con esta preciosa e incomparable adaptación y sé que las otras versiones no podrían estar a la altura. (Aunque lo de la película quizás me lo piense y la vea XD) Madre mía, ¡todo el elenco de esta serie/dorama, grabada en 2008, es fabuloso! El mejor mi amado Seto Koji , obvio. Como él, nadie. Pero la actriz que interpreta a Mika, Elena Mizusawa es fabulosa (además de guapísima), y lo mismo por todos los otros: aquellos que interpretan al padre, a la madre, a la hermana de Hiro y a los de Mika, y también aquella que interpreta a la mejor amiga de Mika y a su novio, el mejor amigo de Hiro, Miura Shohei. Un elenco de esos que marcan la diferencia. Sí.


No sé cuando volveré a ver esta serie/dorama, pero ya he caído en la tentación de ver un par de videos que hicieron los fans, de algunos de los momentos más especiales entre Hiro y Mika. Y claro, fue ver esos momentos y ponerme a llorar como una loca. De amor y de tristeza infinita. Todavía estoy enfadada con ese final. Mucho.


Y ahora, ¿qué hacéis? Iros corriendo a ver Koizora Cielo de amor. Pero antes, coged pañuelos y abrid vuestros corazones. El amor y la tristeza os esperan. El cielo está a vuestros pies. Mi Hiro está allí. No lo dudéis, dadle al play, y Hiro y Mika volverán a la vida
.






Mire - Mayu.

30 de enero de 2015

Reseñando Koishite Akuma ☆

KOISHITE AKUMA 

(DORAMA JAPONÉS, 2007) (10 Capítulos):




4/10

Este es el último dorama japonés que he visto y el primero con temática sobrenatural, es del 2009 pero yo le he descubierto ahora. No puedo afirmar que me haya enamorado perdidamente pero si que me ha conmovido. Ha sido una serie entretenida, interesante, con un toque romántico y melancólico. Creo que abusa un poquito del drama incluyendo cosas innecesarias y se desarrolla con mucha lentitud pero no está mal la serie. Creo que merece la pena verla y os la recomiendo. Además, ese final es de los de llorar.

Koishite Akuma no es lo más, pero es un buen dorama. Me gusta la filosofía de vida que tiene, cómo al final una acaba por olvidar que está viviendo una historia de vampiros y se queda con el mensaje real: lo maravillosa que es la vida, lo importante que es aprovechar las segundas oportunidades, lo afortunados que somos por vivir al lado de las personas que amamos. La verdad es que esta historia logró conmoverme, hizo que me implicara con ella, que no pudiera sentirme indiferente. Es una de esas series que tienen ese toque especial, de las que te hacen pensar 'me llevo este milagro conmigo'. Porque en el fondo la vida es un milagro y así lo deja muy claro este dorama.
  
¿Queréis saber de qué trata? La historia gira en torno de un vampiro y una humana, pero no es la típica historia de amor. Y su final tampoco es típico, es más, lloré mucho con él. Fue un final sumamente inesperado. Quizás como este dorama, que aunque no es una maravilla, tiene buenas cosas y resulta fresco e inesperado.
Ruka es un vampiro imberbe. Hace diez años que le convirtieron en vampiro pero hasta ahora ha estado hibernando. Nunca ha bebido sangre así que no es inmortal pero sí que tiene intolerancia al sol y la típica frialdad absoluta de los vampiros. Enviado por su maestro, Ruka debe encontrar a su mujer destinada, la única a la que podrá morder. Al principio, le será complicado encontrarla pero cuando descubra quién es su verdadero amor y los lazos que le unen a ella, Ruka se rebela contra su lado vampírico, amará a esa mujer de forma casta y pura pero no la tocará ni la morderá. Esa mujer en concreto es Makoto.
Makoto tiene 25 años, perdió a su primer amor hace diez y trabaja como profesora en un instituto. Le apasiona su trabajo pero desde que Ruka ha llegado a su clase, ella no puede evitar sentir cómo su corazón se le divide. Por un lado, Ruka es idéntico a su amado fallecido, y por otro, el subdirector está impaciente por casarse con ella. ¿Qué debería hacer Makoto?

Si yo hubiera podido susurrarles al oído les habría dicho a Ruka y a Makoto que dejaran de poner obstáculos entre ellos, que no sumaran más drama al drama, que se dejaran de tonterías y se amaran locamente. Pero Ruka y Makoto no podían escucharme, así que he tenido que conformarme con ver como ambos se equivocaban, huían, se buscaban, en una peculiar danza.
Me gustó mucho el pasado que unía a Makoto y Ruka, me hizo conmoverme mucho ese aspecto, el único toque romántico de esta serie. Eso sí, habría sido fabuloso que Ruka y Makoto hubieran sido novios. En serio, me he quedado con ganas de verles tener citas, besos entre ellos, romanticismo al fin y al cabo.
  


No es precisamente una serie romántica, y ahí si me he sentido decepcionada. Yo me mordía las uñas esperando un acercamiento entre esta linda parejita pero ese momento no llegó. Si que hubo algún momento romántico entre ambos, incluso un beso, pero ya, y todo porque ninguno de los dos se permite acercarse al otro, por no hablar de ese estúpido prometido de Makoto, que lo complicaba todo aún más. Eso y el hecho de ser profesora y alumno, que también le daba más tensión a todo. Esta historia logró tenerme el corazón en un puño, a veces me exasperaba que no hubiera un acercamiento romántico o que fuera tan lenta, pero también se me escapó más de una risa, me exasperó, o logró despertarme ternura.
No es la típica historia de amor y tampoco la típica historia de vampiros, no. Esperaba mucho más del presente de esta historia de amor, eso sí. Esa espina la tengo ahí y no hay consuelo, y más con ese trágico final. Esperaba grandes cohetes de esta historia de amor y fue muy, pero que muy light. Pero al menos me quedo con que ambos formaban una bonita pareja. Y con que ese amor era real. Estaba sustentado por ese pasado que unía tan hermosamente a Ruka y Makoto. En el presente su amor apenas se pudo desarrollar, no les dejaron libres, pero aún mirándose en la distancia, siguiendo el rol de profesora y alumno, se notaba que ese amor estaba ahí, y cada escena de ambos hacía retumbar mi corazón. Admito que esperaba que hubiera mucho, mucho más acercamiento entre ambos, sobre todo porque compartían una historia, pero... bueno, quien creó la serie decidió hacerlo todo muy... ligero. Solo con un toque de romanticismo. Y yo quería más. Sí. De ahí mi insatisfacción y que no me haya enamorado. QUERÍA MÁS ROMANCE.
El tema vampiresco no es que sea algo innovador pero sí que ha sido Ruka como vampiro diferente. Es la primera vez que encuentro una historia sobre un vampiro que se rebela a su propia naturaleza. En el fondo, no puedo evitar sentir que eso de que fuera un vampiro era solo el punto de partida, la excusa para tener la oportunidad de vivir otra vez. Siento que los creadores no querían hablar realmente sobre vampiros, y si sobre lo que significa ser humano, lo que es vivir. Esta serie es un soplo de aire fresco que desprende un gran amor por la vida. Y sino solo hay que mirar a Ruka y Makoto. Ruka empezó siendo un vampiro frío, sin corazón, y con el paso del tiempo, al convivir con esa hermosa familia prestada, al hacer piña con sus compañeros de clase, y al enamorarse de Makoto, se fue volviendo humano, hasta descubrir lo que es la vida, lo que significa, lo afortunados que somos por poder respirar, amar y bailar en esta tierra.


No sabía cómo tomarme a Ruka al principio. No es que me cayera mal porque no fue así pero tampoco me llamaba la atención, fijo que por lo inalcanzable que parecía, por la inhumanidad que desprendía. Pero después, con el paso de los capítulos y el deshielo de su corazón, Ruka llegó a gustarme. No me enamoró pero sí que me parecía súper tierno y bondadoso, resultó ser un ángel de luz y polvo de estrellas, nada de vampiro sangriento. Y no sabéis que sonrisa tiene Ruka. O lo amable que puede llegar a ser. O como escucha y siente incluso el silbido del viento. Ruka resultó ser un amor. Me llevo conmigo su sonrisa, que es mucho más que preciosa.
Makoto, la profe, era adorable. Una señorita dulce, buena, y luminosa. Esta mujer era un encanto. Aunque también sabe meter bien la pata, sobre todo cuando decide casarse con el subdirector, ese cerdo aborrecible. Los humanos cometen errores ¿no? Pues Makoto como humana que es a veces era muy tonta en algunas cuestiones. Pero lo que sí que hizo bien fue enseñarle a Ruka lo bonita que era la vida. Seguramente, sino fuera por ella, Ruka no habría dejado de ser ese vampiro sin metas ni sueños para convertirse en un joven que ama y vive por y para sus ideales.


Los secundarios.... admito que algunos personajes me parecieron más que odiosos y fue un suplicio aguantarlos de principio a fin (el subdirector, la directora, Kaori, etc), pero hubo una familia y un compañero de clase adorable de Ruka a los que me gustó conocer. Esa familia fue encantadora, el niño, la madre y el abuelo, me gustó conocerlos y sentirme parte de esa familia. Y los gyoza, mirad que a mí no me gusta el ajo, pero de tanto ver esas empanadillas caseras, creadas con tanto amor por este abuelito, se me antoja probarlas. Y el compañero de clase de Ruka, Hiroto, era un amor, me gustó mucho, y la bruja de Kaori no se merecía tener a este chico tan enamorado. Me gustó ver como Ruka y este chico se hacían amigos.
Hubo unos cuantos elementos de relleno en la serie, cosas que la entorpecían y que no la han dejado brillar mucho. La verdad es que no logré sentir demasiado con esta serie. En el fondo mejor porque sino ese final me habría sumido en un mar de lágrimas. Pero... no es lo mismo ver una serie cuando no te sientes 100% implicada con ella, cuando le falta demasiado para lograr comprometer a tu corazón. Tampoco es que la serie me dejara indiferente, no, pero no me enamoró y ahí queda eso. Triste, sí. Decepcionante, también. ¿Pero sabéis qué? Le tengo cariño a esta serie, porque tiene cosas verdaderamente bonitas, tiene una ternura difícil de olvidar, y Makoto y Ruka lograron parecerme una pareja preciosa, aunque en diez años solo existiera un beso entre ambos. La verdad es que los dos logran hacerme llorar, porque son absolutamente adorables, y están hechos para estar juntos, siempre, desde el pasado, en sus memorias, hasta el presente, siendo alumno y profesor, hasta ese futuro difícil y doloroso. Solo me queda creer que algún día esa promesa entre ambos se verá cumplida.

No está mal este dorama japonés ¿veis? Aunque tampoco sea alucinante. No creo que sea una de esas series que vaya a volver a ver porque con una vez he tenido bastante. Pero bueno. Recomendable si es. Y lo que tengo claro es que me encanta como canta el actor que interpreta a Ruka y adoro esa balada que es la cabecera de esta serie, y por supuesto, mis momentos favoritos entre ambos si los seguiré viendo. Es más, una tal Takumi ha creado un video donde todos esos momentos están presentes. Aquí os lo comparto, pero no lo veáis hasta haber visto la serie, ¿prometido? Pues ya estáis tardando, mi Ruka os espera. Nos leemos.

ELENCO: 


Hubo un buen elenco de actores en esta serie, de verdad. Particularmente, los que más me gustaron fueron los que interpretaron a los personajes que más me gustabanSon grandes actores y creo que se merecen toda la admiración del mundo, sobre todo aquellos que interpretan a la familia adoptiva de Ruka: el hermanito Shotael abuelo Jiroy la madre Atsuko, y por supuesto los achuchables actores que interpretaron a Ruka, Yuma Nakayama y Makoto, Rosa Kato.


Mire - Mayu.

29 de enero de 2015

Reseñando Nana (1º y 2º) / Koukou debut / Lovely complex / Ma boy



NANA 1 Y 2 (LIVE ACTION JAPONÉS):




3/10

Nana Osaki es una cantante Punk (con un estilo más cercano al J-Rock y Pop rock) cuyo único deseo es poder debutar con su grupo y superar a la banda Trapnest, en la cual su ex novio Ren Honjou toca la guitarra. Nana y Ren fueron compañeros en la misma banda en el pasado, los Black stones (también conocidos como Blast para abreviar), pero todo eso terminó cuando a Ren le ofrecieron la oportunidad de reemplazar a un integrante de la popular banda Trapnest, por lo que abandona a su banda para dirigirse aTokio con su nueva banda. Nana Osaki, tras darse cuenta de que si iba con él a Tokio vería sus oportunidades de hacerse una cantante popular notablemente disminuidas, decide que una vida en la que simplemente sea considerada la novia de Ren, quedando profesionalmente a su sombra y cumpliendo un papel más de ama de casa que de mujer independiente, no es la vida que ella desea. Por lo que, finalmente, decide quedarse con los suyos.
Nana Komatsu por su parte es llamada por Ōsaki "Hachi" (Ocho) (lo cual deriva de "Hachiko" un perrito muy famoso en Japón), ya que considera que parece un pequeño cachorrito, muy leal hacia los que se preocupan por ella, pero exigiendo mucha atención a su vez. Toda su vida Nana Komatsu vivió de forma muy mimada, sobreprotegida y donde muy pocas veces tenía que pensar por su propia cuenta, lo que conforme se hizo adulta comenzó a traerle problemas mayores. Con el hábito de enamorarse a primera vista de cualquiera, Hachi siempre depende de la gente que le rodea para que le ayuden a ponerle los pies sobre la tierra, sobre todo su amiga de institutoJunko Saotome, apodada Jun. Tras el instituto, Junko y el resto de su grupo de amigos dejan a Hachi atrás para asistir a una universidad de arte en Tokio. Hachi desesperadamente quiso seguir tanto a Junko como a su novio Shouji, a Tokio, pero no tenía ningún medio para poder vivir allí o poder establecerse. Sin embargo, después de trabajar mucho sola, finalmente logra ahorrar lo suficiente para poder independizarse, mudarse a Tokio y comenzar su vida adulta.
En el tren de destino a Tokio, de manera fortuita, Nana Komatsu y Nana Osaki se conocen por primera vez. Ambas viajan hacia a Tokio para comenzar sus nuevas vidas ahí, y tras conversar durante el viaje y después de numerosas coincidencias que van ocurriendo (especialmente teniendo que ver con el número siete) coinciden para alquilar un apartamento y deciden alquilarlo juntas, compartiendo así gastos y siendo compañeras de piso. A pesar de que sus personalidades contrastan notablemente una vez que se conocen, tanto Nana Osaki como "Hachi" comienzan a respetarse y agradarse mutuamente llegando a tener una gran amistad.


A lo largo de la historia, los Black stones, que vuelven a reunirse ahora con un nuevo bajista Shinichi Okazaki, (por la ausencia de Ren), comienzan a hacerse de populares en conciertos underground en los suburbios de Tokio, tocando en algún que otro bar, relaciones nacen, y quedan todavía asuntos por resolver, especialmente en el romance.


Imagino que todo el mundo habrá oído hablar de Nana, porque en España se publicaron un montón de tomos de esta serie en su versión manga, y también se trajo el anime. Ahora investigando a raíz de la película me he enterado de que Ai Yazawa tiene pendiente terminar esta serie pero que no es su intención hacerlo. Una pena que decepcione así a sus fans y seguidores. Pero bueno, yo sobre el manga no puedo decir mucho, solo leí los dos primeros tomos y lloré tanto y con tanto dolor que no quise repetir y ahora con haber visto las dos películas de Nana tengo más que suficiente, no tengo el menor interés en seguir explorando el mundo de Ai Yazawa ni en ver el anime.

Las películas no están mal, me entretuvieron durante varias horas y me alegro de haberlas visto pero sé que no volvería a verlas. No me parecieron joyitas, y no lo digo en el sentido de que no sean buenas adaptaciones, porque no lo pienso así, sino porque Nana es demasiado triste, trágico, oscuro y melancólico para mí. ¿Me alegro de haberme acercado al mundo de Nana con estas adaptaciones reales? Sí. ¿Me entretuvieron? También. ¿Me conmovieron? Un poquito, pero no lo bastante como para penetrar en mi corazón. Aún así el nudo de tristeza y angustia no me lo quitó nadie. Es muy difícil permanecer indiferente ante una historia como ésta.


No se me rompió el corazón viendo Nana, no sentí que hubiera encontrado un mundo maravilloso en estas dos películas, pero el viaje no estuvo mal. Fue entretenido y me sacó esa espinita que yo tenía clavada. Por fin le he puesto, en cierto modo, punto y final a esta historia. ¿Os la recomiendo? Sí. Si sois como yo no os enamoraréis de ella pero veréis algo... interesante y conocer a la Nana dura merece la pena y no os voy a engañar, NANA mola. Era una montaña rusa, un tren lleno de sorpresas.


La primera peli no logró sorprenderme, prácticamente todo lo que pasaba en ella yo ya lo había visto en los primeros y únicos tomos que leí del manga. La segunda película si que me sorprendió mas, pero no sabría decir cuál me gustó un poquito más y cual un poquito menos ya que ambas películas eran bien tristes. Amores, desamores, traiciones, música, sueños, ausencia de felicidad, son algunos de los puntos claves de esta serie.


La música es un factor importante en Nana, aunque a la hora de la verdad no tenía la repercusión o el protagonismo que yo creía que se le daría. Es solo uno de los elementos de estas películas. Musicalmente no me conmovieron estas películas, aunque la voz de Mika, la actriz y cantante que interpretaba a la Nana dura me gustó, aunque sin llegar a enamorarme ni nada por el estilo. Esperaba que la música ocupara más en Nana 1 y 2, lo admito, incluso me habría gustado que se hubiera quitado drama y se le hubiera añadido más de esto. Los sueños... cada uno sueña a su manera pero lo que bien deja claro Nana es que a veces éstos no traen la felicidad. En verdad fue triste que Nana no tuviera nada de comedia y si mucho de tristeza y melancolía.


El amor... oh, el amor. En Nana el amor trae más problemas que alegrías. Por un lado tenemos a la Nana dura, que solo ha amado a un chico en su vida, Ren. La Nana dura no es tan dura como parece, pero si es una luchadora, una chica fuerte, valiente, con heridas potentes, pero con un coraje y una fuerza tan grandes que en el fondo es casi una heroína. A mí me encantó la Nana dura. Porque era dura pero tenía un corazón impresionante. Era imposible no amar a esta Nana. Quizás por naturaleza no era alegre o positiva pero va por la vida pisando fuerte. Va de frente, nunca se esconde, tiene alma de poeta, corazón de guerrera y resulta imposible no desear tenerla por hermana o amiga. Esta Nana dura es genial. Solo verla y ya me entran ganas de aplaudir. Es genial. Maravillosa. Muy achuchable. Es que hay dureza en ella, esquirlas afiladas, una mirada en sus ojos que te dice que como te pases con ella te cruza la cara, pero es una chica hermosa y de corazón aún más hermoso. Con todas las letras, la Nana dura es un encanto. La actriz que la interpreta me encantó, supo mimetizarse con el personaje. De verdad que esta mujer logró darle vida a este personaje tan carismático. Mika Nakashima no era Mika, era Nana. Fue flipante ver lo bien que actuaba esta actriz y como el papel lo bordaba a la perfección. Deslumbrante, el personaje y la atracción.




Y por otro a la Nana frágil, denominada Hachi, que es una chica ligerita que siempre tiene que tener un lio amoroso de esos que te provocan dolor de cabeza. Por culpa de Hachi me llevé más de una ostia. Vale que hay tíos que se lo hacen pasar muy mal a Nana frágil, pero es que a veces, con ciertas personas, ella ya sabía donde se metía. No entiendo como Hachi se podía liar con semejantes capullos, y la única vez que eligió a un buen chico, Nobu, el amigo de la Nana dura, solo le dejó ir al enterarse de su propio embarazo. Lo del embarazo fue una putada, pero es que a Hachi le encanta no tener ni voz ni voto. A mí me gustaba al principio Hachi, me inspiraba ternura, ¿sabéis? Pero en la segunda película le cogí manía. Le faltaba personalidad a esta mujer, era manipulable, maleable, frágil, una chica rota que no se quiere a sí misma. Y es solo una niña, joder. La Nana frágil debería aprender mucho de la Nana dura. Entre otras cosas, como ser una buena amiga, como respetarse a si misma, como ponerse metas y sueños, y como ser... una misma.
La Nana de Ren.... bueno, tuvo su lado tierno esta historia de amor, me gustó, aunque le faltaron muchas cosas como para que me dijera algo en especial.



Me habría gustado que mi Nana hubiera tenido más protagonismo, y eso también va por lo suyo con Ren. Ren, Ren, Ren. Ren fue el novio de Nana. Pero le rompió el corazón cuando la abandonó por una banda famosa. En ese sentido me habría gustado que la Nana dura se hubiera hecho de rogar porque lo pasó muy mal por la 'traición' de Ren y tras dos años separados y nada más encontrarse ya se reconcilian y vuelven a ser novios. Esta segunda oportunidad debería haber estado mejor planteada y dirigida. Me parece bonito que mi Nana dura esté con su querido Ren pero creo que una mujer como ella se merecía el mundo entero y no solo un bonito reencuentro en su tradicional bañera con pétalos de flores para formalizar su relación.


Uno de los elementos claves es la relación entre ambas Nana's, que son tan diferentes entre sí pero que llegan a quererse mucho. Se aportan armonía, consuelo, son dos polos opuestos que unidas forman una mezcla hermosa, poco convencional. En la primera peli se ve como ambas construyen su amistad y en la segunda como casi la arruinan hasta los cimientos. La amistad entre ambas era lo que más me gustaba de la serie. Por eso me jodió que no se la hubiera explotado casi. La amistad entre ambas podría haber sido algo genial y intenso, y más visto como de polos opuestos eran ambas, pero bueno, así lo creó Ai Yazawa y así se queda. Debo añadir que NANA quiso muchísimo más a Hachi (la Nana frágil), de lo que Hachi llegó a quererla a ella. Era precioso ver cómo la Nana dura, MI NANA, amaba tanto a su querida amiga. Si lo que yo digo, Nana será dura pero es un amor y yo me la llevaría conmigo, nada que ver con Hachi, que resulta ser toda una decepción por mucha sonrisa bonita que tenga.


KOUKOU DEBUT 

(LIVE ACTION JAPONÉS, 2011):






0/0
Tenía muchas ganas de ver esta película, la tan esperada adaptación de KOUKOU DEBUT.

Koukou debut es una de esas series mangas que me gustan mucho, su mangaka, Kazune Kawahara me encanta. Guardo muy buenos recuerdos de Yoh y Haruna, su historia me gustó mucho. No era todo lo romántica o sensual que yo esperaba pero su historia era bonita . Así que, como me encantan los tomos en los que se basa esta película, estaba que me mordía las uñas por verla (figurativamente hablando XD).


Vale, dicho esto... vayamos con la adaptación, este live action de Koukou debut o high school debut.
No me ha gustado la adaptación, me ha entretenido cierto, en algún momento me he reído viéndola o me han dado ternura este par de tontos, Yoh y Haruna. Pero no puedo decir que la película me haya gustado o que la volvería a ver. Como película no está mal, pero como adaptación es una ruina.


Esperaba mucho de esta adaptación, iba esperando enamorarme otra vez de Yoh y Haruna, y toma ostia. Ni me he enamorado de ellos ni de su cambiada historia. Hay muchas escenas que las han sacado del propio manga pero no las han adaptado bien, no les han dado la profundidad que deberían, ¡además, Yoh y Haruna eran novios durante todas esas escenas (desde el partido improvisado de softbol) y en la película no pasaban de alumna y entrenador.

En el manga Yoh se enamoraba de Haruna antes de que lo hiciera Haruna y tomaba la iniciativa, pero en la peli, te muestran que Yoh no se da cuenta de que la ama hasta el último minuto. También, han cambiado lo que a Yoh le pasó con su ex novia. En el manga, no hay dudas, él ya no quiere a esa chica pero si está herido, y teme que nadie le va a querer por lo brusco que es. Y ahí está Haruna, que es como un huracán, que entra en su vida, se acerca a él, no le tiene miedo, y Yoh cae de rodillas. Eso en el manga . En la película él está obsesionado con una tonta que no confió en él y solo ve a Haruna como una chica especial. ¿Hola? ¿Pero que han hecho con mi Yoh y sus sentimientos?



Además, no he encontrado al auténtico Yoh en esta película, y aquí hablo del personaje, han ido a lo fácil con un chico como él. En el manga, Yoh evolucionaba, estar con Haruna le iba devolviendo la confianza en sí mismo y eso le hacía mostrarse gradualmente más amable, atento, delicado. Seguía teniendo su punto brusco y su lado de dureza, pero atemperado. En la película no se da este cambio, por tiempo y porque no se enfocó el live action como se debería. El actor que le interpreta, Mizobata Junpei, no estaba mal, pero parecía muy mayor y el papel le venía grande. No me enamoró Yoh ni una pizca. No tenía atractivo alguno. Ni profundidad. Y lo mismo pasó con Haruna, la actriz que la interpretaba, Ono Ito, lo hizo un poquito mejor pero tampoco para tirar cohetes. Y siento que NO mostraron a Haruna como realmente es. Claro que hay parte de ella en esta película, pero no era Haruna, más bien era una jovencita a la que a veces parece faltarle un tornillo, una chica rarita y excéntrica, y todo por ese maldito enfoque que le han dado. Vale que como personaje, Haruna era *especial* pero no era una pequeña loca. ¿Y esa inseguridad? Haruna podía tener sus dudas pero era fuerte y valiente, y eso es lo que la representaba, ese coraje. Y en esta peli su coraje brillaba por su ausencia. No me gustó Haruna en pantalla. Solo hicieron una caricatura de ella. Chica simpática pero que no da la talla. Joder. Me sabe fatal que hayan cogido a estos dos protas y les hayan hecho esto. Han diezmado su esencia y su historia.


¿Los secundarios? Aquí se les ha dado protagonismo también, pero a la única que he reconocido porque era igual que en el manga era a la hermana de Yoh. Los amigos de Yoh no eran del todo así, no, no y no. Y la amiga de Haruna, Mami - chan, salía más, joder, que era la mejor amiga de Haruna, pero aquí nada, cinco minutos en pantalla y listo.


Me da rabia que hayan cogido una historia tan bonita, y tan especial (porque Koukou debut es especial un rato XD) y la hayan dejado así, una historia superficial que trata de cómo una chica le suplica a un chico que sea su entrenador en cuestiones de amor y después se enamora de él pero él solo tiene puesta la mirada en el pasado. Que no, ¡que así no era la historia! Yoh y Haruna si empezaban con ese rol pero a los dos tomos ambos estaban coladitos el uno por el otro y ya no se trataba de cómo debería vestir Haruna para atraer a un chico, sino de cómo, ciertas personas entran en nuestras vidas y las cambian. Haruna le dió un buen giro a la vida de Yoh, le curó el corazón y Yoh la correspondió entregándole mucho cariño, apoyo y dulzura. Si, si, el tipo duro resultó ser un amor. Y Haruna ya era un amor desde la primera página y todos lo veían. Pero en este live action no era así, ni sentimentalmente hablando, ni como personajes ni nada. Joder, ¡qué pena más grande que hayan desperdiciado así esta peli!

LOVELY COMPLEX 

(LIVE ACTION JAPONÉS, 2006):

0/0

Alguna vez he leído algún capítulo del manga en el que se basa esta película pero nunca me llamó tanto la atención como para pararme a leer la serie completa, veía que era demasiado larga, demasiada inversión de dinero, y bueno, demasiado light fijo. Intuía que como historia de amor sería sosa, así que pasé de esta serie. Pero cuando descubrí que había una película me fui derechita a verla. ¿Qué puedo decir? La adaptación si me llamaba la atención.


La película no está mal, seguro que supera al manga, a ratos era entretenida y los protagonistas eran una monada pero... me faltó mucho para poder recomendar esta película y más para poder afirmar que me ha gustado. No, no me ha gustado la peli, sé que no repetiría con ella.

Si esto es una historia de amor debo decir que no cubre ninguna expectativa, no tiene desarrollo alguno, es sosa hasta decir basta, le falta emoción, romanticismo, algo, chispa.


La trama cuenta la historia de Risa y Otani, dos adolescentes que han sido rechazados por la misma razón: la altura. Ella por ser demasiado alta y él demasiado bajo. Traumados por este hecho se juran no volver a caer en el amor con personas de diferente altura. Y por culpa de sus amigos, ¡ambos acaban siendo amigos! Y a veces la línea entre la amistad y el amor es muy fina, como acaba pasando aquí. Bueno, más bien debería decir que Risa cruza esa línea, porque Otani no se enamora de ella hasta cinco minutos antes de acabar la película (tras dos años siendo amigos, enemigos y de vuelta otra vez al principio).



Creo que se podría haber hecho una película mejor, donde hubiera una historia de amor divertida y creíble. Pero nada que ver.


La verdad es que salí muy decepcionada tras ver esta peli. Tenía muchas ganas de ver esta 'comedia romántica' y encontré en ella obstáculos tontos, elementos de relleno, una relación inconsistente, sumamente frágil, y unos personajes un poco huecos. Otani y Risa no me cayeron mal pero tampoco hubo nada que los hiciera destacar. Risa era bastante mona, pero Otani resultó ser un soso de narices. No vi en ningún momento (salvo en una escena, la del musical) que estos dos pudieran acabar juntos, no se aportaban nada especial y el amor no lo vi por ninguna parte. Risa lo pasa un poco mal por Otani, porque ella acaba coladita por él y él solo está obsesionado con una tonta ex novia que le dejó por unos centímetros de altura.


Los actores que interpretan a Risa y a Otani, Ema Fujisawa y Koike Teppei, hacían una buena interpretación, es más, ambos son súper mayores pero en la película parecen unos críos, pero sin personajes con demasiado fondo es difícil que no se quede todo en algo superficial, trama y personajes incluidos.


MA BOY 

(DRAMA COREANO, 2012) (3 Capítulos):






0/0

Esta es la primera serie coreana que he visto y la verdad es que ha sido una grandísima decepción. Solo tenía tres capítulos y menos mal, con tres la serie ya era demasiado aburrida, como para añadirle más.


Esta serie fue un chasco grandísimo, a mi me gusta mucho el género gender bender y más cuando está unido al mundo de la música, pero aquí se desaprovechó completamente ambos elementos. Había muchísimas tonterías que rellenaban y rellenaban esta serie, personajes que solo le otorgaban lentitud y que arruinaban cualquier oportunidad que tuviera esta serie de resultar al menos entretenida. Todo lo relacionado con la música no estaba nada trabajado, no me gustó como cantaban los protagonistas, ni como interpretaban ni nada, no vi a nadie con un talento especial, ni como personajes ni como actores. La historia de amor es una de las más tontas, vacuas y pobres que he visto. Y el gender bender estaba súper mal hecho, al chico se le notaba demasiado que era un chico, ambos compartían habitación y no había ni chispas ni sensualidad, no se le sacaba partido a que un chico disfrazado de mujer por cuestiones profesionales y una chica aspirante a idol compartan horas prohibidas. Todos sabemos que los adolescentes tienen las hormonas locas y más cuando alguien les gusta, pues estos dos no tienen ni un solo momento en que deseen arrancarse las ropas y comparten una intimidad que debería dar más pie a ese tipo de situaciones. Vamos, había cero sensualidad y química entre los protagonistas.


Como ya he adelantado, la trama se basa en el gender bender y el mundo de los idols. Hyun es un aspirante a idol que ha triunfado como mujer (Irene), y Geu Rim es una aspirante a idol que tras recuperarse de una grave enfermedad solo desea conocer a su cantante favorito y deleitar con su voz. Hyun / Irene era un gilipollas, así de simple, hablaba poco pero es que nunca tenía nada interesante que decir, y trataba fatal a la protagonista, era un borde y un desagradecido, se lo tenía muy creído y encima no tenía talento alguno. Geu Rim se vuelca muchísimo con el secreto de su compañero, era demasiado dulce, la verdad, sobre todo porque lo era con mucha gente que no se merecía su simpatía.


No es una gran serie, no aportaba nada bueno, solo que se atrevía a incluir un género tan poco visto como el gender bender. No destacaba ni musicalmente hablando, ni con la interpretación de sus actores, ni con su mensaje, vamos, es que el mensaje brillaba por su ausencia. ¿Quien creó Ma boy que quiso transmitir con ello? Todavía no lo entiendo. La verdad es que desperdicié tres horas viendo una serie tan aburrida y soporífera, que ni siquiera tenía gracia ni lograba entretener durante cinco segundos. La vi entera por pura cabezonería, por la tonta esperanza de ver si había algo salvable en ella, pero no, no hubo nada que mereciera la pena en Ma boy.

ELENCO:


Kim So Hyun y Sun Woong fueron los protagonistas de este dorama. No me dejaron una buena impresión. 


Mire - Mayu.