Translate

31 de diciembre de 2014

Feliz 2015 y Mis Mejores Lecturas


¡Feliz nochevieja y año nuevo lectores!

¡Espero que este 2015 traiga mucha felicidad y libros que de verdad merezcan la pena!


Darle las gracias a todas las buenas personas que han pasado este 2014 por mi vida, esas que me han hecho llorar de amor y pura felicidad, a las que siento que conocer ha sido uno de mis grandes triunfos, y a todos aquellos que ya estaban en mi vida y que solo saben aportarme cosas buenas y ser mi roca. También me llevo conmigo todos esos encuentros literarios en los que he disfrutado como una niña, si alguien me preguntara dónde está mi sitio, sé que ahí estaría, porque amo intensamente los libros, y lo he pasado magníficamente conociendo a escritoras y lectoras que son una maravilla, incluso si la obra en sí no es de mi gusto, hay escritoras que me han brindado un gran apoyo y las valoro de corazón. Siento que en la blogosfera y en el mundo en general, hay grandes personas. Yo me siento afortunada por haber vivido muchos momentos al lado de amigas, escritoras, lectoras, compañeras de blogs/goodreads, familia, padres. Este 2014 ha sido uno de los años más duros de mi vida, pero a estas alturas debo quedarme solo con lo bueno, mi espíritu se lo merece. Cuidemos nuestra alma, y agradezcamos a las personas que nos aman y a quienes amamos, que estén en nuestras vidas. ¿Qué mejor regalo que entregar felicidad a aquellos que lo dan todo por nosotros? El amor mueve este mundo, me mueve a mí, y eso hace que este desastroso 2014 se largue rápidamente para traer solo cosas buenas en este 2015.  

Gracias a quiénes solo buscan mi felicidad, y a ti, aún te espero, pero hasta que llegues o no, soy muy feliz. ¿Por qué? Porque soy la mejor persona del mundo mundial, como diría mi preciada Noelia Amarillo. Un abrazo enorme también para Shannon McKenna, Sherrilyn Kenyon, y Renee Bernard, y las demás, no os pongáis celosas, vosotras sabéis cuánto os quiero. No me pondré a nombrar a amigos, a nadie en concreto respecto a mi familia, porque la lista sería larga e íntima, pero vosotros sabéis quiénes sois y cuanto me aportáis día a día. Os amo. Gracias por ser siempre luz. Y por dejarme a mí serlo también. Mamá y papá, sois lo más hermoso que ha creado la madre tierra.

¡Por un año más y por mil momentos hermosos por vivir brindo con todos vosotros! ¡Feliz 2015!

Y por último, y para despedir el año y ser positivos, algo que no podía faltar en un blog literario, aquí os regalo mis mejores lecturas del año. Os los recomiendo todos. A mí me han llegado hasta el mismo centro del corazón. Algunos se han ganado más mi corazón que otros, pero éstos son mis preciados libros de este 2014, y todos ellos tienen un hueco especial en mi corazón. Los dos mejores han sido Shadows de Jennifer L. Armentrout, y Frozen de Hollie A. Deschanel. Y en manga, Hina Sakurada ha sido mi ganadora.
 
LIBROS:



MANGAS:
 





También tengo algunas joyitas literarias que solo he ojeado pero que sí o sí se han colado hondo en mi corazón, en el 2015 os descubriré cuales. Y os adelanto a ese protagonista que sí o sí me ha robado el alma y con el que quiero casarme ya mismo: Isaiah Walker, del libro más especial jamás escrito por Katie McGarry.
 
 
 
A vivir lectores. No lloréis mucho, ¿vale? Y amad con toda vuestra alma. Nunca olvidéis cuanto valéis y tampoco cuánto valen aquellos que os rodean.

Besos y abrazos de una romántica que ha tenido un año bastante desastroso pero que apuesta por seguir en pie. Seamos muy, muy felices. Y soñemos, siempre .


Mire - Mayu.  

 

Bilogía Paradise (Paradise, #1, Retorno a Paradise, #2) de Simone Elkeles

Para celebrar que ya se termina este mal 2014, elegí leer la bilogía Paradise de Simone Elkeles. Conozco a esta autora por la editorial que la publica en España, pero nunca había leído a Simone. Por lo general no suelo leer mucho romántica juvenil y sobre esta autora y sus series tenía mis reticencias. Pero también tenía muchas ganas de leerla. No me preguntéis porqué pero me atraía mucho Simone Elkeles y sus libros. Y aprovechando que este noviembre Editorial Versátil sacó en pack la bilogía Paradise, lo encargué en Fnac y he estado estos días leyendo la aventura de Maggie y Caleb. Comprar estos libros no fue una buena decisión por mi parte y sí o sí volverán a la tienda. No me ha gustado nada esta bilogía, ha sido una de mis peores lecturas de este 2014 (y eso que he tenido muchísimas lecturas malas), y no lo recomiendo.



No me ha gustado nada la historia de Maggie y Caleb. Estos dos libros han sido una decepción absoluta, una de las peores historias de amor que he leído. Me ha gustado única y exclusivamente como escribe Simone pero la trama de la bilogía y sus protagonistas no me han gustado nada, nada y nada. Me ha resultado odiosa esta obra. Es más, ha habido momentos del libro, escenas de Caleb con otras tías, donde he sentido auténtico asco. No suelo decir esto pero estos dos libros los habría echado a la hoguera, y a sus protagonistas también. Paradise y Retorno a Paradise es de lo peor que he leído. Simone escribe muy, muy bien, pero esa trama y esos personajes son ruinosos. Vale que yo tenía unas ideas preconcebidas de los libros y los personajes pero eso no quita que la bilogía me haya resultado odiosa. No comprendo cómo alguien puede amar estos libros y cantar tantas maravillas sobre sus personajes. La idea en si es buena y tiene un potencial enorme pero la forma en que Simone lo resuelve no es buena. No me ha gustado nada su forma de construir esta historia. He odiado a sus protagonistas y la trama me ha parecido intragable, además de un sinsentido en muchas ocasiones. Me da rabia lo que he encontrado en esta bilogía, que la gente diga maravillas de una chica patética como es Maggie y de un cerdo inaguantable como es Caleb, me da rabia que a esto, que ni desarrollo ni chispa tiene, se le considere una preciosa historia de amor, me da rabia que con lo bien que escribe Simone desperdicie su talento creando libros insustanciales y repletos de clichés estúpidos.

Paradise y Retorno a Paradise es la típica novela juvenil, la que habla de los adolescentes como si el amor y el sexo fuera lo único que importara en la vida. Me parece horrible que Maggie se sienta muerta por dentro hasta que Caleb no la besa y da así sentido a su vida. ¿No es realmente estúpido creer que solo el amor de un chico puede alejarte de tu pésima, insípida y aburrida vida? ¿Y no es aún más estúpido que un cerdo crea enamorarse de una niña buena cuando a él solo le gustan los putones? (Y uso esta última palabra sin afán de insultar a nadie). ¿Y lo más estúpido de todo no es que vivir la vida a tope sea sinónimo de follar, emborracharse y hacer daño a quien más quieres? El mundo que nos descubre esta bilogía no me ha gustado nada. Simone Elkeles usa como excusa el accidente y la minusvalía de Maggie para crear la típica historia de chico tonto y popular que se enamora en el último minuto de la chica buena e insegura. No sé cómo alguien puede amar la bilogía. Muy bien, me parece perfecto que los fans amen a Maggie y Caleb y que no le vean ni un solo fallo a la bilogía, pero yo jamás en mi vida volvería a acercarme a esta obra. No merece la pena perder el tiempo en las aventuras y desventuras de Maggie y Caleb.
 
 

La bilogía es del montón y hay un montón de cosas en ella que me han disgustado. Entre otras cosas, no comprendo cómo alguien puede calificar a Paradise de romántica. ¿Dónde está la historia de amor que nos vendía la sinopsis en la contraportada? ¿Dónde está esa historia de amor que todo el mundo dice que es preciosa, emotiva, y realista? El amor brillaba por su ausencia en Paradise y Retorno a Paradise. Esta no es más que una historia juvenil del montón aderezada con drama, traiciones, celos, infidelidades, doble moral para ellos y ellas, clichés andantes, alcohol, y drogas, y de fondo, el asunto de la minusvalía de Maggie y el reformatorio donde Caleb pagó por lo que en realidad hizo su hermana Leah.
 
La bilogía Paradise no tiene personalidad, Simone coge un montón de clichés y en vez de llevarlos a su terreno y hacerlos suyos, los deja tal cual, con lo que la obra resulta inmadura y superficial. No niego que Simone escribe muy bien. Me encanta cómo escribe, lo admito, hay citas bonitas en las novelas y tiene una forma encantadora de narrar, tan ágil y amena que te bebes sus páginas sin darte cuenta. Y esta es la verdadera razón por la que he leído ambos libros. Eso, y porque tenía la esperanza de que todo mejorara en algún momento, pero no, todo fue a peor.

Simone Elkeles se me ha venido abajo. Todavía tengo un poquito de fe en ella, hay otra trilogía suya a la que quiero darle una oportunidad, pero ya no con la misma ilusión. Me ha decepcionado muchísimo y eso está ahí.

Volvemos a lo del amor... ¿qué tiene de romántico esta bilogía? Porque yo no he visto aquí a dos personas que se enamoren, que se ayuden, que se entreguen el uno al otro, que se vuelvan locos, y menos, que se curen mutuamente y redescubran la vida juntos. Entre Caleb y Maggie no hay amor, nunca lo hubo. Hay atracción sexual, si se quiere llamar así, pero es un sentimiento forzado. Caleb y Maggie no son de verdad una pareja. Nunca quise que acabaron juntos. Pero como sabía que debían enamorarse el uno del otro, me dio mucha rabia ver a Maggie en manos de Caleb como si fuera una marioneta. Además, NO me creo que Caleb esté por Maggie. Y tampoco me creo que Maggie supere tan rápido lo de que él 'la atropellara'. Y me parece denigrante la forma en que se tratan al reencontrarse en el segundo libro. Entre Maggie y Caleb hay cero química. Las conversaciones entre ellos son escasas, contadísimas, y por lo general, son una repetición continúa. Es una de esas series que son solo un bucle sin fin.
¿Y en qué momento se enamoraron? Partimos de la base de que Maggie estuvo siempre, desde chiquitita, enamorada de Caleb, pero Caleb nunca jamás la vio como nada más que su sosa e insípida vecina de al lado, la pesada mejor amiga de su hermana Leah. ¿Y cuándo Caleb vuelve a Paradise tras un año en el reformatorio que pasa, que Caleb redescubre a Maggie y se enamora de ella? Pues NO. Caleb vuelve a Paradise y lo último en lo que pensaría sería darle los buenos días a Maggie, menos darle un beso o enamorarse de ella. Prueba de ello es que nada más volver, se muestra como un auténtico cretino con Maggie y se arrastra de rodillas por la manipuladora de su ex. Y Maggie se conforma con las sobras, si Caleb deja de liarse con Kendra ella le aceptará con los ojos cerrados.



Me dio asco ver cómo Caleb se liaba con Kendra. Nada más llegar, lo único que sabe este tío es compadecerse, lloriquear porque quiere volver a ser el tío rico y popular que arrancaba bragas y todo le salía perfecto sin despeinarse, y mirar mal a Maggie por ser la 'culpable' de su año de reformatorio. Lo primero, Maggie fue la víctima. Maggie no tuvo la culpa de ser atropellada y abandonada en una cuneta, no tuvo la culpa de haberse quedado coja. La culpa fue de Leah, que iba borracha, y abandonó a su mejor amiga tras atropellarla. Y si alguien tiene la culpa de que Caleb haya pasado un año en el reformatorio es Leah por no dar la cara y dejar que su hermano cargara con la culpa, y él mismo por auto inculparse de algo de lo que después se arrepiente. Lo segundo, a Caleb, solo le gustan las chicas que cumplen un prototipo: si no eres alta, rubia, de pechos grandes, y no te encanta follar en la primera cita no te acerques a mí, Caleb dios todo poderoso. Desde que se fue, Caleb solo ha podido pensar en lo mucho que odia a Maggie y lo muchísimo que quiere volver con Kendra y follársela en todas partes. Y eso hace nada más llegar a Paradise. Me dio auténtico asco este tío. Es un asqueroso. Y no solo porque nada más volver solo sepa odiar a Maggie y acostarse con la novia de su amigo, no, es un cerdo porque va de bueno y luego es de los que te traicionan y te apuñalan por la espalda. Y es un cobarde, quedarse y luchar no va con Caleb. Hacia el final del primer libro, Caleb sufre un cortocircuito y se lía con Maggie, para luego dejarla tirada al final del libro.
Y después, joder, este chico sí que degenera un montón en el segundo libro. En el primero Caleb tenía a veces un pase, pero es que en este segundo ha sido decididamente insoportable, el tío mas cerdo del planeta Paradise. Me ha dado asco conocer a alguien como Caleb y pensar que esta es la clase de tío que hace suspirar a las mujeres. Me pareció denigrante como trataba en el segundo libro a Maggie, como la insultaba, la hacía daño, hablaba mal de ella en público. Este tío no se merece a Maggie. Es un cerdo y se merece acabar solo. Y encima, sumémosle a eso que se enfada con Maggie por las cosas más estúpidas, que la tiene en un sin vivir con sus 'ahora te quiero, ahora no, ahora quiero estar contigo, ahora eres el peor error de mi vida'. Vete al infierno Caleb. Una de las escenas que más me enfadaron fue cuando Caleb decide probar cuanto quiere a Maggie yéndose de fiesta, poniéndose ciego de alcohol, y metiéndose en la habitación de al lado de Maggie para que una tía pueda chuparle la polla. Sí, así tal cual. Fue absolutamente repugnante. Y lo peor es que Maggie le pilla y luego acaba enrollándose con Caleb (¿dónde está la dignidad de Maggie? ¿cómo puede quererse tan poco?), y al final Caleb se enfada con Maggie porque se queda sin correrse. Que te jodan, Caleb. Eres un cerdo y no quiero volver a acercarme nunca jamás a ti. Maggie debería hacer lo mismo pero es tonta y le quiere, aunque sea un guarro, un ingrato, y la trate mal el 90% de las veces, eso cuando no la deja tirada por su ex, o cuando no le monta una escenita de celos (¡Si se pone celoso del fisioterapeuta de Maggie porque le toca la pierna y de Matt porque habla y sonríe con él!). Caleb es de los peores protagonistas masculinos con los que me he cruzado. Y ya ni hablemos de su doble moral con Kendra y Brian o de cómo deja siempre tirada a Maggie y a su familia. Caleb es un cretino y un lameculos.
 
 
Maggie tampoco me ha gustado. No es insoportable como Caleb pero no me gustó. Y no porque tuviera una minusvalía, sino porque era patética, insegura, frágil, tonta. Perdonaba cosas imperdonables, no tenía amor propio ni dignidad, y solo se siente realizada si un tío la besa. Desde el accidente, Maggie se siente muerta. Ella se ve a sí misma como la bella durmiente, pero en versión fea y pobre. Es más, lo confirma cuando afirma que nunca estuvo viva hasta que Caleb la besó. Si Caleb no la quiere, Maggie es una zombie. Y si la quiere, ella es Julieta y él Romeo. Esta chica es estúpida. Y tiene una idea tontísima de que el amor hay que comprarlo. Su padre la abandonó, y ella se empeña en ser una deportista de élite para recuperar su amor. Caleb la besa y ya todo su mundo gira a su alrededor, todos sus sueños de niña tonta se cumplen.
Caleb se larga y ocho meses después vuelven a verse y ella vuelve a caer de rodillas, finge no quererle ya mientras por dentro se muere por ese cretino. Y no le importa si Caleb la insulta, la trata mal, se baja la bragueta para otra tía, la guarda rencor por obligarle a enfrentar la verdad, o pasa la noche encerrado en su habitación con su ex embarazada de su 'amigo' Brian. Caleb es y será siempre un santo para ella, y si tiene que esperar mil inviernos, ahí estará, siempre esperándole, dispuesta a ponerse de rodillas por él y permanecer casta y pura hasta su regreso. ¡Esta tía NO tiene personalidad!

Hubo un tema de fondo que la autora usa para dar más motivos de drama entre Caleb y Maggie, el futuro viaje de Maggie a España. Y resulta que al final, ni visita a España ni nada. Otra cosa arruinada. Yo no sé que habría salido de esta estancia en España por parte de los protagonistas, pero habría sido interesante verlos lejos de tantos clichés americanos. También está el road trip que tuvo lugar en este segundo libro. Por lo general, me gustan los road trip, pero en este no le saca ningún partido al tema, y la excusa del grupo de terapia podría haber estado muy bien pero ni siquiera se ha molestado en desarrollarlo ni profundizar en ello.

Para que engañarnos, ninguno de los dos libros tienen sentido, en mi opinión. Y si no tienen sentido, ¿cómo van a merecer la pena? Con esta estrepitosa decepción literaria me despido de este 2014.

Mire - Mayu.

30 de diciembre de 2014

Anima nigrum de Laura Nuño

Laura Nuño, una de las escritoras españolas con más relevancia este 2014. En este 2014, Laura se ha hecho un hueco imborrable en la romántica española. Dicen los rumores que Laura se mueve maravillosamente bien en cualquier género que toque. Si solo nos fijamos en las sinopsis de sus obras publicadas, está más que claro que esta mujer se mueve como pez en el agua en cualquier género, ya tiene publicadas dos novelas de romántica paranormal, una de romántica histórica, dos de romántica contemporánea, otra de chick lit, y su última publicación, una antología de relatos de suspense. ¿Veis? Laura Nuño es de esas escritoras que disfrutan escribiendo, que viven por y para ello, que tienen a las musas y a los musos trabajando las veinticuatro horas del día. Además, como ha dejado claro, es una escritora inquieta e imaginativa, soñadora, que nunca para de embarcarse en nuevos proyectos. Sus sueños no tienen fin y para sus lectoras debe de ser todo un orgullo que su Laura les regale tantas historias y tan diferentes entre sí.
 
*Mi madre a la izquierda, Laura Nuño a la derecha*
 
Yo todavía no había leído ninguna de sus obras, y eso que una de mis mejores amigas, Inés, no para de contarme maravillas de esta señorita. Os juro que el amor que le tiene Inés a Laura solo puede competir con el que le tiene a Kresley Cole. Vale, pues gracias a Inés, en la Feria del Libro de Madrid quise ir a saludar a Laura Nuño. Y hace poco, en la maravillosa presentación de mi amada Noelia Amarillo, tuve la oportunidad de volver a encontrarme con Laura Nuño y esta vez fui preparada con mi arsenal de preguntas enviadas por Inés. Y de ese encuentro surgió un cariño desbordante entre Laura y yo. Al menos, así lo sentí yo. Me encantó charlar con ella, conocer de verdad a esta mujer que se esconde tras una escritora simpática y polifacética, fue genial divagar con Laura Nuño, me lo pasé pipa a su lado, me hizo replantearme algunas cosas, y me conmovió muchísimo saber que esta gran escritora es seguidora de mis reseñas .
Laura Nuño me habló de algunos de sus proyectos y entre otros, surgió su Anima nigrum en la conversación. Lo que me dijo me hizo replantearme mi rápida e impulsiva decisión de no leer su antología de relatos oscuros. Y este domingo, Amazon me regaló una pequeña muestra de la antología y me enganché. Quería seguir leyendo Anima nigrum. Y aquí entra mi ángel de la guarda, la que me regala a veces, libros que quiero . Y dicho y hecho, me regaló el ebook del Anima Nigrum. ¿Es o no es mi ángel de la guarda un amor?
 
 
El domingo me leí la antología enterita, 45 relatos que solo me llevaron unas horas. No puedo decir que me haya enamorado de la antología, no. Efectivamente, tanto suspense y tanta oscuridad y tanto relato de muerte y asesinato no es para mí. La mayor parte de los relatos no me hicieron especial gracia. Pero tampoco sentí que perdiera el tiempo leyéndolos. En algunos encontré buenas reflexiones, cosas que una prefiere no plantearse. Laura logró ponerme los pelos de punta con su lado oscuro. No me hizo sentir miedo por lo general, no son relatos de terror, pero algunos si conmocionan porque muestran lo peor de lo que es capaz el ser humano, y eso en sí, si da miedo.

Por suerte, también hubo relatos que se salían del rol establecido, los menos, pero un puñado de relatos al que le tengo cariño. Sí, incluso en una antología oscura y desesperanzadora, Laura Nuño nos regala historias de amor rotas, romances no correspondidos, historias de lucha y superación, y una que incluso podría tener un final feliz.
 

El relato que más me conmovió fue el 38, la carta que una tal Lala le escribe a - su amado y nunca suyo- primo Pedro. Casi lloré cuando llegué al final de dicho relato. Fue precioso. También me provocó mucha ternura el relato 3 (dos personas que se despiden para siempre), el 10 (una pareja victoriana peleada por un misterio), el 19 (un fantasma que sufre porque su amada llora por él), 38 (la preciosa carta de Lala a Pedro), 39 (cómo se despiertan las musas de una escritora), y 44 (la voz del pueblo). Este puñado de relatos conmovedores fueron mis favoritos. Tuvieron su toque de desesperanza pero se alejaban por completo de ese lado híper oscuro y rebosaban amor, eso fue lo que más me conmovió, daba igual que se hablara de un amor perdido, de uno gritado en una carta a destiempo, la huella del amor estaba ahí, en su esencia más pura, dejando claro que no importa si amas o te aman, si te corresponden o no, amar en si es todo un milagro, el mayor y más dulce milagro de todos.

¿Y ahora os cuento por qué estoy contenta de haber leído la obra más opuesta a mí de todas cuantas Laura Nuño ha podido escribir? Pues porque gracias a este Anima Nigrum he descubierto que me gusta como escribe Laura Nuño, que me gusta cómo se mueven sus letras, ágiles, espontáneas, susurrantes. Sí, esta chica en verdad me ha gustado. Y solo espero que este Anima Nigrum me lleve a leer obras suyas que me encanten y complazcan a la romántica soñadora que hay en mí.
 
 
Por último, la sinopsis y la portada. La sinopsis no es en sí una sinopsis, es una conversación real, pero tiene ese lado intrigante que te hace querer aventurarte un poquito en esos relatos. Y esa portada, es una preciosidad y la culpable de que incluso aquel que no conoce a Laura Nuño se pare a mirar esta antología. Esta portada es una joya. Alicia Vivancos tiene un don .

Un beso grande para una amiga que es un lucero y una escritora que es genial .
¡Abrazos para ambas!
 

Mire - Mayu.

27 de diciembre de 2014

Noche de tentación de Érika Gael (Ángeles caídos - Príncipes del Infierno #2)

Noche de tentación fue uno de esos libros ofrecidos para la plataforma de reseñadores/escritores Books around the magic world, y en cuanto lo vi, me apunté para reseñarlo. Nunca había leído nada de Érika Gael pero sí que la había visto publicitada por las redes sociales. Gracias a una amiga, que me regaló el ebook del primero (esta chica es mi ángel de la guarda), me aventuré en el mundo de estos príncipes del infierno. El primero lo dejé abandonado tras leer un puñado de páginas, no conseguía hacerme sentir nada. Y este me lo dieron en la plataforma, y lo empecé después con muchas reticencias. Vale, pues al principio todo fue como la seda. Ni yo misma me podía creer que este libro y Noche de Mardi Gras lo hubieran escrito la misma persona. Me gustó mucho el principio, me pareció increíble, y prometía muchísimo. Pero después, llegué a cierta cita en un café entre Asmodeus y Angélica, y la historia se me vino abajo, comencé a odiarla. Ese momento crucial del café fue un puñal clavado en mi corazón, y no me recuperé de eso. Seguí leyendo Noche de tentación porque me había comprometido a hacerlo, pero ya sin entusiasmo y adoración.
 

He sufrido mucho con este libro, y los momentos en que he sonreído, en que he sido feliz leyendo la historia de Asmodeus y Angélica se pueden contar con los dedos de mis manos, un puñado de momentos encantadores en contra de una infinidad de situaciones que me han desgarrado el corazón. Si en el libro anterior me quejaba de que Érika Gael no me hacía sentir nada con sus letras, en éste he sentido mucho, la historia me ha hecho sufrir una barbaridad, me ha llegado hondo, aunque no me haya gustado. Es que tengo un sentimiento rarísimo imposible de calificar, una agridulce mezcla entre el amor y el odio, porque este libro tiene muchas cosas buenas pero otras que no y esas en mi caso le han superado. La trama, la ambientación, la pluma de Érika, son para enamorar, pero el resto, los personajes, la tragedia de esta historia de amor, me ha hecho derramar gotas de sangre y lágrimas, ha sido una lectura muy complicada y llena de dolor. Y si he devorado este libro ha sido porque por momentos no podía parar de leer y porque en otros, solo quería terminar rápido con Noche de tentación para poder alejarme de tanta angustia, drama, dolor, y poder volver a respirar. La verdad es que Noche de tentación me ha afectado, ha sido como leer una historia trágica - romántica con un marco paranormal. Me ha recordado a Antes y después de odiarte, libro que en trama no se parece pero que en pequeños detalles sí, y que me transmitió exactamente la misma sensación, un amor odio difícil de sobrellevar en el que gana más mi odio que mi amor.
La novela en sí está bien y debo decir que Érika Gael es una de esas escritoras españolas a la que merece seguirle la pista, pero si sus nuevos libros van a ser así, tan rotos de dolor y con protagonistas tan capullos, no sé si la seguiré leyendo. Tendré que ver que trae en el futuro. Me daría pena perderme a una autora como ésta, capaz de crear historias que te envuelven y no te dejan ir hasta haber llegado a la palabra FIN. Por ciertas cosas, tengo un enorme nudo en mi pecho y no puedo afirmar que el libro me haya gustado, pero puede que le dé una tercera oportunidad a esta saga, quien sabe. Eso sí, dejar claro que la pluma de Érika Gael es preciosa y habría subrayado mil citas distintas durante el transcurso de mi lectura. Se nota muchísimo el trabajo duro de esta escritora. Es que es mirar Noche de Mardi Gras y Noche de tentación y no hay color. En cuatro años Érika Gael ha dado un vuelco enorme, un salto al vacío que la ha situado entre una de las escritoras españolas que mejor escriben de las que yo he leído. Y entended que digo esto aún habiendo tenido una intensa mezcla de amor odio por Noche de tentación.
 
No os voy a mentir y vender que este libro me ha gustado o que lo releería una infinidad de veces. No es así. Ha habido en este libro muchas cosas que me han parecido preciosas y alucinantes, pero otras solo me han dejado con el corazón roto y ese balance final es muy, muy agridulce. Yo no puedo amar un libro que me hace jirones el corazón.
 
Os cuento sobre Noche de tentación...
- La trama y los personajes:
Toda la historia está muy, muy bien hilada. A Érika no se le ha escapado ni un solo detalle. Todo está unido tal y como debe ser, no hay nada forzado, e incluso inmersa en ese mundo de fantasía, todo sonó real. Mientras leía Noche de tentación, me creí cada palabra, todo estaba tan maravillosamente hilado que era imposible llevarle la contraria a Érika *eso teniendo en cuenta que como lectora ya sabía que éste era un libro de ficción*.
Hay dos secuencias de tiempo imprescindibles en esta obra. Érika Gael nos regala el pasado y el presente de Asmodeus y Angélica.
Ese pasado entre estos dos protagonistas me ha regalado momentos de ternura, de ensueño. Os juro que esos flash backs del pasado me tenían en una nube, en un cuento de hadas. La historia de amor de Asmodeus y Angélica a la edad de 14 años, siendo los dos unos ángeles a punto de despertar a la plenitud, fue increíble. Ahí la historia de ambos era preciosa. Y ellos eran adorables, achuchables, vamos, que eran de esos personajes imprescindibles que te dejan huella. Aún ahora hay escenas entre los dos que no paro de rememorar. Ojalá estos protagonistas y su historia de amor en el presente hubiera estado a la altura de éste pasado. Estos flash backs del pasado me hicieron sumirme en un cuento de hadas con final infeliz *lo que era de esperar tras la sinopsis*, pero merecía la pena ese final con tal de leer cada escena, cada cita, cada sentimiento de estos imberbes, inocentes, caprichosos y muy enamorados angelitos. En esta secuencia de tiempo además, se nos narra cómo fue la caída de Lucifer y su bando al averno. Érika ha tomado una historia clásica, de la biblia, y la ha llevado a su terreno. Me ha gustado mucho su versión alternativa. Creo que esta joven promesa de las letras tiene una creatividad enorme. Asmodeus y Angélica eran esa clase de personajes que se llevan una parte de tu corazón. Era su etapa de la inocencia, del primer amor, de amar hasta la locura, de romper prejuicios y creencias, de desafiar con su rebeldía los dictados del mundo, pero que bonito todo y que dos personajes más maravillosos.
El presente en cambio, empezó con buen pie, pero rápido me decepcionó, me rompió el corazón. Ni Asmodeus ni Angélica estaban a la altura de quienes fueron hace 5900 años, y su historia de amor tampoco. Me vi inmensamente decepcionada. Solo podía leer completamente asombrada y no en el buen sentido. ¿Cómo era posible que Asmodeus y Angélica se hubieran convertido en 'esto'? Yo sin duda no les reconocí, no quedaba ni una gota en ellos de quiénes fueron, nada que me hiciera amarles o perdonar sus pecados, sus errores, sus lamentaciones. No voy a decir que en ningún momento me conmovieran, porque si que hubo ocasiones en las que lloré por ellos, pero todo estuvo mezclado con una pena enorme, y con ese regusto amargo de cuando no te gustan nada las personas que protagonizan esa historia. Y la historia de amor, ese reencuentro, fue cruel, duro, cero romántico. Parece ser que como su pasado derrochaba miel, este presente debía ser amargo como el chocolate. No disfruté del reencuentro, y la trama del presente aunque bien hilada, no tenía la garra, la fuerza, la chispa del pasado, no había un trasfondo que importara de verdad, solo una sucesión de momentos donde Asmodeus pudiera herir, herir, herir y herir a Angélica. Hacia el final, ambos llegan a un entendimiento, pero hasta entonces todo fue jodidamente cruel, y no hubo ni un solo momento de todo el presente que estuviera desprovisto de angustia, tragedia. Este presente no me supo a amor, solo a rencor cargado de lujuria. Qué pena que la historia no estuviera a la altura de quién fue. 5900 años esperando volverse a ver para esto... sin duda, creo que ambos deberían haber dejado de esperar y haberse rebelado contra todo y haber luchado el uno por el otro, pero era más fácil que uno viviera su vida quitándole las bragas a cuanta mujer se le pusiera por delante, y que la otra se quedara castamente esperando su regreso como escriba de los archivos del cielo. Esto podría haber sido perdonable, podría haber dicho, las injusticias existen y en este caso, para hombres y mujeres existen reglas distintas pero lo que no puedo pasar por alto es que Asmodeus se comporta como un auténtico cabrón infiel con Angélica y ella lo único que hace es mirarle con adoración y aceptar cada desplante, cada bofetada *simbólica*, en nombre del amor.
Yo creía que cuando se reencontraran no habría rencor, que los dos comprenderían el inmenso regalo que les hacía el destino. Pero no. Asmodeus solo supo comportarse como un cabrón, entorpecía la misión celestial de ella, se acostaba con otras mujeres para a los diez minutos tirárselo a la cara a Angélica, la trataba mal, pensaba en ella como una mujer venenosa y repugnante a quién debía mancillar para después repudiarla y que todo el coro celestial viera la puta que se escondía entre sus ropajes de arcángel. Y Angélica aceptaba todo lo que Asmodeus tuviera a bien entregarle, daba igual si él era ruin, asqueroso, vengativo, y malvado con ella, ella solo lloraba y seguía ahí, lamiéndole los pies, porque su amor era más fuerte que cualquier acto de este lamentable demonio.

El Asmodeus del presente es una vergonzosa versión de quién fue. Qué pena que alguien pase por la vida para convertirse en esta clase de persona. Y no digo demonio porque en este libro telita con los ángeles y con los demonios, ninguno de ellos está exento de pecado. Asmodeus me decepcionó muchísimo, me pareció impensable que un joven con un corazón tan dulce pudiera convertirse en 'esto'. Un hombre que cuando se reencuentra con el amor de su vida solo sabe hacerla sufrir, solo desea su llanto y su pena. Pues que pena que Asmodeus sea bendecido por el destino con una estrella. En el pasado, Asmodeus se merecía todo el amor del mundo, pero en el presente, solo tengo palabras malas de él.  Asmodeus es ruin, cínico, malvado, estúpido. ¿Qué se puede amar en un personaje como él? Es un demonio de la lujuria inepto, que no tiene ni un solo poder de seducción. Asmodeus echando un polvo es aburridísimo. Y Asmodeus tratando de joderle la vida a Angélica fue repugnante. Cierto, hacia el final cambia su actitud y ya no es odioso, pero no me convenció ese cambio tan brusco en su personalidad, y ni de lejos podría yo amar a esta versión demoniaca del Asmodeus angelical que fue. Me ha parecido un personaje vergonzoso.
 
La Angélica del presente tampoco tiene nada que ver con la jovencita que fue. Donde antes era traviesa, dulce, inocente, increíble, chispeante, guerrera, ahora solo es una concha vacía. No hay nada en ella que la haga odiosa *como si ocurre con Asmodeus*, pero tampoco me ha gustado. Al perder a Asmodeus, Angélica murió. Como ángel inmortal, no sabe lo que es muerte, pero su alma murió hace 5900 años, y lo único que queda de ella es un espectro de quién fue. La Angélica del presente es sosa, sin chispa, sin vida. Es la clase de mujer que vive por y para los designios de un hombre. Me dio rabia que aceptara cada golpe emocional de Asmodeus con esa facilidad, que no se rebelara ante el trato injusto que la daba. ¿Cómo alguien tan viva en el pasado podía estar tan vacía en el presente? Durante la novela empieza a rebelarse, a hacer muchas locuras, pero no por un deseo de volver a vivir, de redescubrirse, sino para complacer a Asmodeus.
Y si hablamos de su condición de arcángel... ahí si me pareció completamente inepta. Angélica NO es mala *como si lo es su gemelo el arcángel Gabriel*, pero no tiene deseo alguno de cumplir la misión que se le ha encomendado. Los humanos le importan una mierda. Y si se muere aquel al que le han encomendado salvar, ella solo dice 'no fue mi culpa, no tengo nada de lo que lamentarme'. Retrocedamos. ¿Angélica no aceptó buscar y tratar de salvar a un alma *corrompida*? Sí. Entonces es muy feo que justifique con esa indiferencia no haber tratado en sí de salvar a ese humano. Es que Angélica le buscó dos días, pero al final se cansó, y se dijo '¿que son los humanos? Piezas sustituibles. ¿Qué es Asmodeus? Mi dios y mi señor. ¿Para qué perder el tiempo con tonterías?'. Me parece genial que Angélica quiera recuperar a su gran amor, que quiera recopilar un millón de momentos al lado de este ingrato e insufrible demonio, pero que siga luchando por salvar a los humanos. O si no que no hubiera aceptado su misión como arcángel. Punto. Angélica es un arcángel que no merece dicho título. *Gabriel tampoco se lo merece, desde aquí diré que él sí que se merece arder en el infierno, pero bueno, no estaba hablando de esto, sino de su hermana*.
- La ambientación:

Me ha encantado la ambientación. Érika Gael ha hecho un gran trabajo en este aspecto. En muchas novelas contemporáneas se suele dejar de lado este aspecto, y Érika ha hecho un trabajo enriquecedor en este sentido. Paris estaba viva dentro de Noche de tentación, era imposible no leer el libro y no verse inmersa en la ciudad de la luz. Me pareció increíble que Érika pudiera crear una ciudad de la nada y dibujarla solo para nuestro disfrute. La ambientación fue uno de los mejores aspectos de este libro. Estaba tan bien lograda que parecía un personaje más de este libro. Érika la ha cuidado y mimado al detalle.
- Los personajes secundarios: Hay un puñado de personajes, en el bando de los ángeles destaca Enoc y el arcángel Gabriel, en el bando de los demonios, Lucifer, Lilith y Bel, y en el bando de los humanos, Axelle y sus amigas. El grupo de personajes secundarios más mimado era el de los humanos. No hubo ningún personaje especial para mí, pero Érika le puso más mimo a la salvadora de Angélica, una humana con más dotes de ángel que la propia arcángel.
- La pluma de Érika: Esto sí que fue una maravilla *salvo cuando hablamos de escenas de sexo en el presente, que fueron una ruina*. La pluma de Érika me pareció preciosa, mimada, absolutamente reseña. Incluso se podría decir que por solo descubrir como escribe, merece la pena aventurarse en esta aventura de ángeles y demonios. Esta mujer tiene una pluma increíble y destaca por encima de todo. Entre este libro y Noche de Mardi Gras no hay comparación. La pluma de Érika ha despuntado completamente en Noche de tentación, se ha enriquecido muchísimo. A mí me ha parecido alucinante que la creadora de ambas historias sea la misma. Y en ese aspecto quiero darle mi inmensa enhorabuena a Érika Gael. Tiene una pluma absolutamente hermosa. He adorado su forma de escribir, y no solo porque su historia enganchara sino porque su pluma era como un canto de sirenas *sí, eso mismo dije de Ángeles Ibirika*, no podía parar de encontrar citas bellísimas que me dejaban sin aliento.
 
 
 
En serio, me duele mucho que este libro no me haya gustado por culpa de una historia romántica odiosa en su presente y por culpa de unos protagonistas que en su presente no me han gustado nada *lloro*.
Mire - Mayu.

23 de diciembre de 2014

No reseña de Abrázame que no te quiero de Irene Ferb.

NO RESEÑA DE ABRÁZAME QUE NO TE QUIERO DE IRENE FERB:


El tercer libro elegido para nuestro pequeño club de lectura fue éste, de la entrañable Irene Ferb. Inés y yo teníamos muchas ganas de leer este libro. Yo le veía a menudo en las estanterías de la Fnac y el último día me lo llevé conmigo. Estaba contenta con mi compra. Lo había pensado mucho y sabía que quería leer de verdad este libro. E Inés se unió a leerlo conmigo en su inseparable booky.

 
Vale, pues este libro hoy volverá otra vez a la Fnac. No he sido capaz de leerlo entero. He leído hasta la página 160, y me tuve que rendir. Eso sí, miré un par de escenas de la continuación. No me perdía nada especial. Y que conste que no lo digo con afán de hacer daño. Irene Ferb me cae muy bien, es de esas personas que las ves en fotos o las lees en Facebook y desprenden ternura, inocencia. Yo espero que tenga mucho éxito pero no la acompañaré como lectora. Esta escritora no es para mí. Y su libro... tampoco, obvio. No le seguiré los pasos a Irene Ferb, aunque le deseo toda la suerte del mundo.

Vale, pues como había dicho, le tenía muchísimas ganas a este libro. Me gusta mucho el titulo de este libro y su sinopsis. No me digáis que la sinopsis no está chula, ¿eh? Es tope ingeniosa. Vale, pues la novela no es gran cosa. No me ha gustado nada. No me ha generado ningún sentimiento. Solo me he visto inmensamente decepcionada. Esperaba grandes cosas de este libro y en cambio me he sentido como si estuviera viendo una telenovela pero sin pasión ni sexo. La premisa del libro era genial pero la resolución me ha parecido mala. Ojo, sé que habrá lectoras que le adorarán (tengo una amiga, sí, Rocio, va por ti, que le gustará), pero yo no puedo sumarme entre ellas. El estilo de Irene Ferb me ha recordado al de Megan Maxwell, tiene un toque muy parecido a esta autora superventas. A mi Maxwell no me gusta así que por ahí tampoco podría sumarle puntos.

El libro ha sido... un dramón en toda regla, parecía un culebrón. Era pasar la página y verme cada vez más inmersa en Pasión de Gavilanes (por poner un ejemplo). La vida de Tere, Toño, Sara, Adan, Marc, no tiene nada que envidiarle a ningún vaquero latino, estos chicos tienen drama para rato y giros llenos de sorpresa. El problema es que todo ese drama ha echado a perder una historia que podría haber sido muy original. Y que al final contiene demasiados clichés y poca fantasía y muy poco amor y cero sensualidad. Las vidas de estos personajes son un auténtico caos, y no porque Sara y Marc se mueran y se vean en shock al verse unidos en matrimonio en el cielo, no. Y con los secundarios pasa un poco lo mismo, los fantasmas les visitan pero ellos no se percatan, demasiado drama en sus vidas, cierto, como para relacionarse con el 'más allá'. Creía que encontraría una novela ingeniosa, innovadora, con mucho que aportar, que me haría ver la muerte con otros ojos. Pero no. No he visto nada nuevo en este libro, salvo unas cuantas cosas raras, sí. Para mí no hay forma de sostener este mundo ficticio. No he sentido ni una sola palabra de este libro. Me costó mucho arrancar con él y luego empezó a gustarme cada vez menos, pero resulta que el libro engancha y no lo podía soltar. Hasta que me fui a dormir. Hoy traté de retomarlo y no hubo forma. Después del primer beso entre Marc y Sara me planté. Me da pena que este libro no me haya gustado, tenía grandes expectativas sobre él y ha sido una decepción muy grande. Esperándole desde abril para esto.

La base del libro, esa idea que nos plantea Irene es muy chula. Fue lo primero que me atrapó de la sinopsis. Me hizo recordar a Ghost girl pero en adulto. Pero no. Este libro tiene su toque sobrenatural pero es más como un ambiente exótico en el que desarrollar un culebrón. Este libro se me vino abajo desde la primera página. El cielo no era como yo lo esperaba. No sentí que hubiera nada innovador en Abrázame que no te quiero. Y no me reconfortó esta peculiar visión del cielo y la muerte. Además, no me creí ni una palabra. Ni sentí nada leyendo.

Los personajes y su historia eran un estereotipo andante y no me gustó ni lo uno ni lo otro. Irene cogió a un italiano y sacó de él lo que se esperaba. Ahí tenemos a Alex, un golfo seductor. Después tenemos a una china versada en el ying y el yang, a tope de serenidad. También tenemos a Sara, la típica española con mucho carácter, espontaneidad y en este caso, su toque de bordería. Luego está Marc, un americano arrogante, estirado, que todo lo piensa y que es incapaz de reír. No son personajes, son estereotipos, y no llegué a conocer a ninguno porque ninguno quiso desprenderse de sus lineales y limitados caracteres. También estaba Tere, que casi es una santa. Y luego Toño, un cabrón con cara de bueno. Ninguno me gustó. Tere fue la mejor de todos pero se pasaba de buena, más que humana parecía una virgen. Todos los personajes eran caras bonitas sin alma. Les faltaba esencia, algo que les hiciera únicos y que les sacara de ser solo un nombre en un papel. Y la tendencia al sufrimiento y a no comunicarse que tenían todos los personajes no lo he podido entender. Se revuelcan en la infelicidad. Prácticamente solo viven calamidades, sucesos muy llevados al extremo imposibles de crear, y mejor no creerlos, porque sino... que tortura de vidas han tenido o tienen todos.

Otra cosa es eso de etiquetar a este libro como comedia romántica. No he entendido el humor que se gasta este libro. No creo que hubiera nada de gracioso en él o en sus personajes. Y no le he visto el lado romántico a este libro. ¿Dónde está la historia de amor que se prometía? Quizás es que Irene les ha complicado demasiado la vida a sus personajes como para que pudieran hablar, conocerse, enamorarse, eso en el caso de Sara y Marc. No hay ni gota de romanticismo en su historia. De sensualidad tampoco (bueno, en el libro no hay sexo, salvo cuando Toño le era infiel a Sara con Marga) hablamos. No había tensión sexual ni química entre Marc y Sara. Y tampoco un deseo de relacionarse. Solo hay dos conversaciones reales entre los dos, y eso es 400 páginas es muy fuerte. Aquí no hay historia de amor. No y no. Y luego los otros personajes de esta obra coral... Adan y Tere se pasan todo el libro separados y la razón me dejó a cuadros, Irene se pasa tres pueblos, y lo de Toño con Marga era asqueroso, punto.

Y si vamos a la narración.... pues no está mal. Directo, cotidiano, perfecto para quien le guste el estilo Maxwell. A mí no me ha gustado como escribía Irene Ferb, pero sabe hilar palabras ¿eh? Solo que no ha sido de mi gusto. Creo que se iba por las ramas en muchas ocasiones, luego omitía conversaciones importantes, y todo era muy superficial. Y era confuso, un auténtico lio (y no solo porque la trama se enredara cada vez más y más), nunca se sabía quién narraba en esta obra coral o quien decía qué.

Y hasta aquí mis razones para abandonar Abrázame que no te quiero. Lo siento, yo no te quiero. :(.

¡Saludos!

Mire - Mayu.

21 de diciembre de 2014

Cómo enamorarte de Cecilia Ahern.

¡Buenas tardes a todos queridos lectores! ¿Qué tal estáis?

La navidad ya casi está aquí. La mía va a ser muy tranquilita este año y casi parece que llega con retraso. Entre unas cosas y otras, ni siquiera hemos decorado la casa. Espero que pronto podamos ponerle remedio a eso. Si hago balance de este 2014, hay un puñado de bellos recuerdos que me llevo para siempre conmigo y nada más. Ha sido un año duro para toda la familia. Esperemos que el 2015 venga cargado de momentos bonitos, esperanzadores, divertidos, que haya muchas risas, y que no falte nunca el amor, porque si algo he aprendido es que el amor nos mantiene vivos. Así que espero que vosotros también le pongáis mucho amor a vuestras vidas. Y respecto a este blog... ya sabéis lo imprescindible que es para mí (aunque me divida entre él y mi suculenta página de Goodreads donde lo reseño todo) y lo importante que sois vosotros también. Espero veros también este 2015 en mi hogar literario, seguidores y/o lectores. Prometo que trataré de que sea un buen año y lo mismo sus lecturas.


Pues bien, hoy vengo a hablaros de la segunda novela que he leído en conjunto con Inés . Me ha encantado sumar este libro a nuestro pequeño club de lecturas. Ha sido muy bonito leer Cómo enamorarte de Cecilia Ahern a su lado. A veces compartir los libros bonitos es un regalo en sí mismo, y en este caso, para mí lo ha sido. He reído, he llorado, y he amado un poquito compartiendo este libro. Ha sido hermoso ver este libro bajo el punto de vista de mi amiga y poder exponerle también el mío. Además, había citas, momentos, risas y lágrimas, que me han sido imprescindibles compartir con ella. Vamos, que he disfrutado mucho de mi triste libro y de mi heroína, Christine , pero más de leerlo al lado de una amiga tan especial como Inés Izal.

Además, este es el sexto libro que leo/reseño en colaboración con Ediciones B, y pertenece a una de mis lecturas elegidas en noviembre. Estoy contenta con la editorial . Además, este libro, venía con sorpresa. No sabéis lo que sentí cuando al abrir las páginas de este libro me encontré con un sobre rosa y dentro una tarjeta con un autógrafo de Cecilia Ahern. Sí, me puse muy, muy feliz. Muchas gracias a Cecilia por el detalle y por sus palabras, y muchas gracias a Ediciones B por un regalo tan bonito y conmovedor. Guardaré con mucho cariño este libro y su sobre rosa.
 

Antes de hablaros del libro quiero contaros que yo no era una seguidora de Cecilia Ahern. Solo leí un libro suyo, Donde termina el arcoíris, y fue hace muchos años. Y con ese libro juré no volver a leer a Cecilia. Odié aquella historia y me dejó con el corazón desgarrado. Los días que le siguieron a mi lectura no podía parar de llorar. Me rompió el corazón y después me costó salir de esa espiral horrible de tristeza, rabia y desesperación. Si algo aprendí con ese libro es que el amor debe ser un grito de libertad, porque si lo silencias y le amordazas, le pones cadenas, es tu corazón y tu vida quienes sentirán su repercusión. Los protagonistas de Donde termina el arcoíris pasan sesenta años obviando el amor que sentían el uno por el otro, conformándose con otras manos y otras caricias que solo sabían a tormento. La vida es efímera y no merece la pena perder tanto por culpa del miedo. Si Alex y Rosie se hubieran dicho que se amaban, habrían disfrutado de toda una vida juntos. Pero como no lo hicieron, se burlaron del amor y lo perdieron. ¿Y que es una vida sin amor? Bueno, todo eso me llevó a jurar que nunca volvería a cruzarme con Cecilia. Y un día de noviembre me llegó el fabuloso catálogo de Ediciones B, y vi Cómo enamorarte, y sentí un flechazo. Así, tal cual. Me gustó esa portada, ese título, pero fue esa sinopsis la que me hizo replantearme mi decisión, mi juramento. A veces merece la pena dar segundas oportunidades.

Esta es mi historia con Cómo enamorarte, un libro de Cecilia Ahern. Jamás creí que un libro suyo pudiera gustarme, pero así ha sido. Debo aclarar que el primer tercio del libro me tuvo enamorada. Sí, sí, ni yo podía creerme que Cecilia Ahern me estuviera enamorando. Pero así fue. Y disfruté como una niña de aquel flechazo mío. Ese primer tercio es digno de amarlo. Después llegué al segundo tercio y la historia... pegó un buen bajón para mí, y donde antes había muchas risas y emotivas lagrimas, solo quedaron mis lágrimas. Pero aún así, me ha gustado el libro y no me arrepiento de haberlo leído.

Si me arrepiento de haber creído que encontraría una hermosa historia de amor. Aquí hay una pizca de amor pero esta no es una historia de amor. Esta es una historia sobre dos personas perdidas, que tratan de luchar por encontrarse a sí mismas. Creo que como historia de vida es buena y por eso me ha gustado. Además, me he enamorado de su protagonista, Christine, y he conectado muchísimo con este libro. Cecilia Ahern ha sabido como atraparme. Me he bebido su libro. Ha sido una lectura muy agridulce, emotiva, y muy, muy triste. La historia que se esconde entre sus páginas ha logrado ponerme realmente triste. Su dolor y su tristeza me han llegado hondo. Y por eso también me ha gustado menos, porque yo esperaba encontrar más ilusión y mas 'joder, que bonita es la vida', pero claro, cuando tu vida se ha venido abajo, regalar una sonrisa y levantarse cada día ya es mucho. Pues este libro es justamente así, comienza con un toque de drama, pero con muchas risas, ingenio, ternura, emotividad, y después, se va volviendo cada vez mas y mas triste. No he podido evitar llorar con este libro y a veces la tristeza y la desolación eran tan grandes que ni lagrimas me salían. Este libro me ha roto el corazón en muchos, muchos pedacitos. Pero al contrario de lo que me pasó con Donde termina el arcoíris no me arrepiento de haberlo leído. ¿Sabéis por qué? Por Christine. Ella es mi heroína y la habría acompañado por siempre.

Quiero avisaros de una cosita que a mí me desilusionó mucho. Olvidaos de encontrar una historia de amor. Si, Christine y Adam acaban juntos pero eso no sucede hasta el final del libro. Hasta entonces hay que ver cómo Christine ayuda a Adam a recuperarse a sí mismo para que pueda reconquistar a su ex novia infiel. Sí, ha habido partes del libro, que no me han gustado. Como por ejemplo, cada vez que Adam nombraba a su ex María, y cada vez que hacía algo, tonto y bonito, entrañable, por recuperar a su ex novia. Bueno, Christine lo hacía casi todo, pero las ideas en sí surgían de Adam, pues eran recuerdos que él trataba de hacerle recordar a María, momentos que vivieron juntos y donde Adam demostraba su amor. Me ha dolido todo este asunto, ver a Adam tan equivocadamente empeñado en recuperar a su ex. María es un mal bicho y no se merece a un tío como Adam, y no solo porque le haya sido infiel durante meses con el mejor amigo de Adam y encima se atreva a echarle la culpa a Adam. No, María no se merece a Adam porque ella nunca le ha amado ni la mitad de lo que él la ha amado a ella. Además, en los momentos difíciles es cuando se demuestra que se ama a alguien y María permitió que Adam se derrumbara. No estuvo a su lado. Cuando Adam casi se mató, ella no movió el culo para estar al lado de él. Cuando la vida le estaba rompiendo el alma a su novio Adam, ella decidió que Adam debería joderse y ella mientras se tiraría a Sean, el amigo de toda la vida de Adam. Pero todo es culpa de Adam ¿eh? Pues que queréis que os diga, esta tía es una bruja que se vende como una víctima y si por ella fuera Adam sería comida para peces, así que no, no se merece a un tío como Adam y menos, se merece que Adam (con el apoyo incondicional de Christine) luche por volver a enamorarla. Me jodió mucho todo este asunto, esta oda inacabable de 'o recupero a María o me suicido'. Además, había algo muy, muy equivocado en esta idea. El amor nos mantiene vivos, ¿no? Pero primero debemos amarnos a nosotros mismos y esa es la verdadera razón para querer estar vivos. Nosotros mismos. Nuestros sueños. Pero no si tenemos una novia o no. Encima, lo que he dicho, esa bruja no se merece a Adam, y fue muy doloroso ver cómo él trataba pasivamente de reconquistar a su ex. ¿Por qué no veía que Christine era su ángel de la guarda y su alma gemela, por qué no se daba cuenta de que esta mujer era la única que se merecía todo su amor? Al final, Adam se da cuenta de lo que casi pierde por obsesionarse con recuerdos y vidas del pasado, pero eso fue en las últimas páginas, y mientras tanto, a Christine se le fue rompiendo totalmente el corazón al enamorarse de un hombre que estaba enamorado de otra.

Fue un libro triste y esos, como acabo de comentar, fueron aspectos del libro que no me gustaron. Adam con su obsesión por María. Y Christine sufriendo por Adam y siendo casi invisible a sus ojos. No hubo una historia de amor entre Adam y Christine, decir que si seria engañaros. Pero al menos si hubo un pacto que les cambió la vida y les devolvió a ambos lo que habían perdido, esperanza.

No es un libro alegre, no es una comedia romántica, eso está ahí. Tampoco me he enamorado de Adam. Pero si es un libro conmovedor y emotivo que ha sabido atraparme entre sus páginas, llegarme hondo y conquistarme con su heroína. No estará entre mis libros favoritos, pero si le recomiendo. Esconde una historia digna de ser leída.

Hacía semanas que yo no lograba terminar un libro que me gustara. Hacía mucho que un libro no conectaba conmigo. Últimamente solo sentía vacío cuando me refugiaba en un libro y uno de los aspectos más positivos de este libro es que ha sabido llegarme, me ha hecho sentir. He sentido muchísimo cada página de este libro, ha sido fácil perderme en esta agridulce aventura y llorar y sentir mi corazón roto ante el profundo dolor de esta melancólica obra de Cecilia Ahern. La verdad es que mas que felicidad, he encontrado mucha tristeza en este libro. Y Cecilia ha logrado que quisiera bañarme en ella y que no pudiera ni plantearme abandonar su historia y a sus personajes. Así que si, de corazón, Como enamorarte, si me ha gustado, aunque se lleve el aprobado raspado. ¿Hace falta que vuelva a enamorar los por qué de este aprobado raspado? Porque la historia tiene un tono tan triste que solo incita a llorar, porque Adam no enamora, porque Christine merece más de la vida y del amor, porque en este libro no hay una historia de amor, porque Adam está enamorado de María y María está enamorada de sí misma, y Christine está enamorada de Adam. Y todo ello crea una burbuja muy triste. Y posiblemente no vuelva nunca a releer este libro. Y también porque me ha faltado más amor por la vida, sí. En este libro se viven muchas aventuras y se enseñan muchas cosas pero casi todo es triste y falta ese toque de 'sí, la vida es bella y quiero cantar y reír por ello'.

Y ahora... vayamos a por aspectos positivos... Uno de ellos: Me ha gustado la pluma de Cecilia. Ha sido muy bonita, y había algunas citas que se me han quedado dentro. Los diálogos eran geniales, perfectos, hilarantes, ingeniosos. Se nota que lleva años dedicada a escribir y que disfruta de cada palabra que escribe. Esas letras me han conmovido, especialmente la declaración de amor de Christine y el poema de la madre de ésta.

 Y ahora el aspecto positivo en mayúscula, el que ha hecho de una novela triste, algo digno de ser leído. Christine. Me he enamorado totalmente de esta protagonista. Es una de mis heroínas favoritas. Cuando empecé a leer Cómo enamorarte no sabía que protagonista me esperaba. Si digo que he amado a Christine, me quedo corta. La quiero mucho, la admiro, la adoro. Es un ángel y me habría encantado tenerla como amiga. Es uno de esos personajes literarios que ojala pudiera arrancarla de las páginas del libro y traerlas a la vida, a mi vida. Me ha encantado Christine. Es un amor de persona. Ojala existieran en el mundo muchas personas como ella. Christine es una heroína, es mi heroína. No sabéis que corazón tan grande tiene esta preciosa chica. Es de las que te cambian la vida, así, por completo. Es de esas protagonistas que te conmueven, te enamoran, te hipnotizan y se llevan un pedacito de tu corazón consigo.

Ha sido muy bonito conocerla. Por nada del mundo me habría perdido conocerla. Ha sido la mejor de las mejores. Su vida no ha sido fácil pero Christine es luz, color y amor. Y su familia lucha cada día porque la más pequeña jamás se pierda. Ahora Christine no está pasando por el mejor momento de su vida pero no sabéis como brilla esta chica. El libro debería titularse Como enamorarse de Christine. En serio, es un ángel que me ha dejado huella. Es de esas protagonistas que no se olvidan. Ella es mi autentica razón para haber devorado y haber amado un poquito este libro. Por ella. Mi gran amiga Christine. Creo que con personas como ella, muchas vidas serian más dulces y muchas personas le pondrían fin a cosas tales como el suicidio y la depresión. Christine es la cura para cualquier tristeza. Y todos los que la rodean no pueden evitar amarla. Yo no he podido evitar caer de rodillas ante ella. Ha sido mi niña bonita . Christine tiene un corazón muy puro y por eso siempre está queriendo ayudar a los demás. Esta chica le cambia la vida a todas las personas que la rodean pero ella no se da cuenta. Christine es magia, luz, y amor. Color en estado puro. Un arcoíris que te roba el corazón. Entre las páginas de su historia guarda ella el mío .
 

Hablemos de Adam, ¿no? Adam es el segundo personaje más importante de este libro. Me ha gustado conocerlo. Es un amor ¿sabéis? Es imposible no derretirse al descubrir la clase de novio que era con María. Pero también es una puñalada que con Christine no sea así. Cuando Adam se enamora, no sabéis lo bonito que es. Creo que nunca había conocido a un chico tan romántico como éste. Adam es especial, eso sin duda.

Yo no me he enamorado de él, ni pasará a la historia. No se ha llevado un pedacito de mi consigo (a diferencia de Christine) pero si me ha hecho mucha gracia cuando derrochaba luz y vivía un buen momento y cuando derrochaba pena me hacía sentir mucha tristeza. No lo ha tenido fácil en la vida a pesar de ser el típico niño rico, pero eso mismo fue lo que le hizo luchar por ser él mismo, lo que le hizo rebelarse. Y ahora su vida se ha derrumbado por completo y no solo por la infidelidad de su novia/ex-novia. Adam ha perdido el rumbo y una noche de diciembre pretendía ponerle fin a su vida. Me duele solo pensarlo. Pero ahí está Christine para devolverle las alas que le han cortado, para enseñarle a vivir. Para impedir que Adam salte del Ha'penny Bridge.

 

Los dos se ayudan mutuamente, no como dos enamorados, sino como dos seres humanos que se ven perdidos y encuentran en el otro el apoyo que necesitaban. Mi Christine necesitaba descubrir lo que era enamorarse por primera vez en la vida, y Adam necesitaba que alguien se convirtiera en su refugio. Adam nunca jamás ha sido amado. Nadie le ha entregado tanto como Christine, y menos... a cambio de nada. Christine y él llegan a un pacto, vivir y disfrutar de la vida, Adam cree que es una causa perdida, una tarea imposible, pero Christine acaba ganándose ese corazón esquivo. Sin duda, se merece lo mejor de la vida. Yo siento que Adam no está a la altura de Christine, y no me creí realmente que se enamorara de esta chica, pero imagino que a partir de ese happy ending, Adam se hará merecedor de éste ángel. Me he faltado un epílogo de cien páginas como mínimo para verlos siendo una pareja. Para sentir de verdad el repentino amor de Adam por Christine. Pero bueno, no dudo de que Adam quiera un poquito a Christine, incluso si ni él mismo lo supo hasta el último día. Es imposible no querer de verdad a Christine. En el caso de Adam, yo no sé si solo la ama como amiga, como salvadora, o como novia. Hay un te amo por parte de Adam pero como que no me sonó real.
 
Los personajes secundarios forman un variopinto elenco. Particularmente, mis favoritos han sido Oscar, un cliente muy, muy tierno de Christine, y la familia de esta joven, su adorable padre y sus divertidísimas hermanas. Estos tres forman un elenco incomparable, yo no me imaginaria este libro sin ellos. La familia de Christine me ha traído mas de una sorpresa, pero también hay otros personas que marcan el rumbo de esta historia. Ya veréis.

Cecilia Ahern no ha dibujado una historia fácil, ni tampoco la típica historia. Creo que entre las páginas de su libro encontramos algo único (su heroína), y una historia muy bien contada y muy sentida, aunque en algunos aspectos decepcione mucho. Cómo enamorarte es una historia muy dura, pero conmovedora. No ha sido la gran historia de amor que yo esperaba pero si ha sido una buena historia. Si la leéis, dejaos llevar por su corazón. Y por Christine, mi lindo ángel. Ella si es un regalo y merece la pena vivir su historia. Ha sido un agridulce regalo sentir tanto por este libro y llevarme a una protagonista como Christine Rose, salvadora absoluta del mundo. Irlanda ha ganado mucho al tener a una preciosa heroína como ella.

Y si alguno de vosotros está pensando en renunciar a la vida, no lo hagáis. Uníos a este libro y sabréis exactamente por qué la vida es tan valiosa. Hacedme un favor, entregaos, vivid, y nunca perdáis la esperanza. Y nunca os rindáis en la búsqueda de vuestra propia Christine Rose, estoy segura de que existe. Nunca dejéis de creer en el amor verdadero, en la familia que os ama, en los sueños que os esperan, en vosotros mismos, y tampoco dejéis de buscar el refugio de un buen libro. Abrazaos.
 
Christine supo abrazar a Adam antes de que éste saltara al vacío y ahora la vida de ambos ha cambiado para siempre. Se tienen ahí para compartir las penas y la alegría. Para sentirse libres y volar. Para encontrar refugio y un corazón que siempre les amará. Esa es en el fondo, Cecilia Ahern en Cómo enamorarte, aunque su pluma no pueda abandonar nunca jamás la melancolía, y la pasión por hacer nudos con los corazones de los lectores. A Cecilia le gusta quebrar el corazón de quien la lee pero en este libro esconde una buena lección y una heroína que cura todas las penas, Christine es el secreto inconfundible de porqué debéis leer este libro, ella es la que lo hace bonito, a pesar de todo.

¡Muchos abrazos niñ@s bonit@s! Y un gracias enorme a Ediciones B por el ejemplar y el regalo de Cecilia que venía con este libro. Un autógrafo de su propio puño y letra. Lo guardaré con cariño .
 

Mire - Mayu.