Translate

30 de septiembre de 2014

PsyCho de Natalia C. Gallego

¡Hola a todos queridos lectores! ¿Qué tal estáis? Yo muy bien. Ayer fue mi 24 cumpleaños y lo pasé bien, y este finde lo celebré con mi amada familia, y el viernes con una amiga, Natalia C. Gallego.

Sí, la misma Natalia de la que voy a hablaros hoy, pues PsyCho, su novela autopublicada en digital en Amazon y en papel en Lulú, ha sido mi última lectura. 


Conozco a Natalia C.Gallego desde hace unos años. En 2007 pude leer algunas de sus novelas y me quedé muy enamorada de sus letras, de sus tramas, de sus personajes, de su sensualidad, de su toque romántico. Me embrujó. Y nunca pude olvidarle, de ahí que cuando, un día le perdí el rastro, me sentí muy triste. Se acabó poder leerla, se acabó poder seguir enamorándome con sus personajes, se acabó sentir mariposas en mi estómago. Pero un día, de finales de 2013, vi su nombre en Me apuesto el corazón, libro suyo publicado en digital por KiwiEnseguida me puse en contacto con ella, y Kannay, así se hacía llamar en el pasado, me respondió con todo su encanto. Fue tan amorosa conmigo que no dudé en pedirle una entrevista. Y después, en navidades, me regaló en digital su novela PsyCho. Y en este tiempo, he podido hablar con ella, y Natalia ha dejado de ser una escritora más, se ha convertido en una buena amiga, en alguien que desde el primer momento me trató con mucha dulzura. Si antes la adoraba, ahora la quiero mucho. Es una gran amiga, una persona muy especial, y una escritora con mucho talento, que con PsyCho, ha vuelto a demostrarme lo mucho que podía enamorarme. Ya solo me falta tener PsyCho en papel, pero en ello estoy. Tengo muchas ganas de abrazar mi libro y poder volver a perderme con Kyung y Jasleen en ese peculiar mundo de ficción y realidad.



9/10

PsyCho es una novela que empecé con mucho miedo, debo admitirlo. Se sale completamente de mi zona de confort literaria, y por eso mismo, temía lo que podía encontrar entre sus páginas. Más cuando la misma Natalia temía que yo le tirara el libro a la cabeza. ¿Por suerte para ella? No ha sido así. PsyCho me ha gustado mucho, me ha encantado, sus protagonistas me han enamorado y aunque no siempre me resultó fácil entender la narración, los entresijos enrevesados de este mundo literario, jamás pensé en abandonar esta novela, sentía demasiada curiosidad, estaba demasiado enganchada, y amaba demasiado a Kyung y a Jasleen como para abandonarlos en su viaje.




Me ha gustado mucho PsyCho, ha sido una gran sorpresa. Y yo adoro cuando una escritora me sorprende, cuando me deja con la boca abierta, cuando me roba, de alguna forma, el corazón. ¿No os parece mágico enamoraros? Pues aún lo es más cuando ni siquiera lo esperas. Sí, me encanta Natalia, siempre adoré como escribía, pero jamás la leí en un género como este, y ha sido muy grato encontrarme perdidamente enamorada de esta novela, y todo gracias a Kyung y Jasleen, sus adorables y muy achuchables protagonistas.

¿Expectativas? Al salirse de mi zona de confort, prefería no tenerlas, y en parte eso ha sido bueno. Porque no tenía ideas preconcebidas, simplemente, me relajé, tomé este viaje, y el camino me ha cambiado. Kyung y Jasleen se me han metido bajo la piel. Y no exagero en ni una sola de mis palabras, ni una. He tenido más de una semana para pensar en mis palabras, para saber lo que sentía por PsyCho y lo que no. Esta no es una reseña que nazca tras la euforia post-lectura, es una reseña muy pensada y sentida. Una reseña que se ha hecho de rogar, sí.


Para mí, PsyCho no es una novela perfecta, pero si es una gran novela, y creo que se merece una oportunidad, igual que se merece formar parte de nuestras estanterías. Quizás no sea el mejor libro del mundo, a mí no me lo parece, pero es bonito. De verdad es bonito. ¿Sabéis lo mucho que me han enamorado Kyung y Jasleen? ¿Y lo muchísimo que he adorado su historia de amor? Pues eso ha sido lo que ha marcado la diferencia. Para mí PsyCho ha sido una lectura adictiva, incluso encantadora, que me ha tenido suspirando, saboreando cada momento, y todo porque Kyung y Jasleen se han metido bajo mi piel, y lo mismo me ha pasado con su otra realidad, vistos como Horse y Bear.

No voy a mentir y decir que PsyCho me ha parecido una novela diez, porque al salirse de mi zona de confort, no ha sido así, pero si puedo afirmar que he disfrutado de este oscuro, raro, conmovedor, viaje literario. Tampoco es que vaya a obsesionarme con este libro y suspirar por él para siempre, pero sé que voy a amar a Kyung y a Jasleen durante toda mi vida. ¿Acaso eso no es suficiente? Para mí, sí.


En el fondo no sé qué palabras usar para hablaros de esta novela, como haceros llegar la multitud de emociones que me ha hecho sentir. Pero prometo intentarlo. PsyCho me ha gustado, no ha sido todo suspiros, corazoncitos, y dulzura, pero si ha sido una novela que he saboreado, y que he leído con mil ojos, sin poder olvidar lo que sucedía entre sus páginas. Ha sido una lectura adictiva, de principio a fin, por un lado, por la curiosidad, me tenía intrigadísima esta novela, y por otra, por esos dos achuchables protagonistas que han sido un regalo, y obvio, se han convertido en mi debilidad.


Doy gracias por tener a Jasleen y Kyung como protagonistas, porque ellos han marcado la diferencia. Si Kyung hubiera sido un chulo y arrogante rompebragas y Jasleen hubiera sido la típica sosa insípida, este libro no habría tenido mucha gracia, pero Natalia no es la típica escritora de juvenil, esa que se alimenta de clichés, y de prototipos de personajes que ya me cansan.

Natalia es una escritora con un gran don, para escribir, para intrigar, para conmover, para crear tramas que sorprendan, para hilar momentos inesperados, dulces, dolorosos, sublimes, pero su mayor don, son esos personajes que ella crea, siempre alejándose de tópicos. No sabéis lo mucho que yo he adorado a Kyung y a Jasleen, desde la primera página, lo mismo cuando ambos se encontraban en ese mundo de pesadilla, y usaban máscaras y el sobrenombre de Horse y Bear. Desde el primer momento fue sencillísimo ponerme en la piel de ambos, saber que sentían, cómo lo sentían, percibir el mundo bajo sus ojos, pero no solo eso, desde el primer momento, supe que iba a enamorarme de ellos, y así fue, y cuanto más leía y más los conocía, más me enamoraba yo, más me conmovían, más se me metían dentro del pecho, para siempre. Sí, creo que les voy a querer siempre. 


¿Y no es eso algo mágico? Cuando te encuentras con unos protagonistas como estos, entran ganas de bailar y reír, es algo especial.

Aquí tenéis a mi nuevo bookboyfriend, Kyung me ha dejado sin aliento, no sabéis cuanto amo a este príncipe mío. Y Jasleen ha estado a la altura de su chico coreano, ella ha sido toda una heroína, toda una guerrera. Le quiero más a él, pero… bueno, los dos son muy achuchables y me han robado lágrimas y el corazón, y hacen una pareja tan hermosa, que es difícil no sentir mariposas. Fue imposible que no se me erizara la piel al verlos juntos, al sentir cómo se enamoraban.


Además, este no es otro típico enamoramiento juvenil, hecho de hormonas, sexo, y placer carnal. No, es más, en PsyCho no hay sexo, y todo lo que se ve entre Kyung y Jasleen es un beso, pero la historia no lo pide, y Natalia no es una escritora fácil, no es de las que usan los típicos recursos. Creo que tiene mucho mérito cómo ella ha creado una historia de amor tan dulce e inocente, construida a base de momentos importantísimos entre los protagonistas, donde las miradas, el roce inesperado en la piel, el aleteo del corazón cual mariposa, lo es todo. Kyung y Jasleen están pasando por un momento muy oscuro en sus vidas, y se necesitan mutuamente para sobrevivir, apenas tienen tiempo para el amor o para darse una oportunidad, pero su cercanía, el refugio en esta tormenta que suponen para el otro, lo cambia todo. ¿Quién dijo que para enamorarse había que acostarse con alguien? Eso es absurdo, el amor no necesita de algo tan nimio. Jasleen y Kyung se enamoran desde el centro de sus corazones, es algo auténtico, y por eso, me ha llegado tan hondo, y me ha conmovido, emocionado, y enternecido tanto su historia de amor. Es más, he llorado mucho con ellos, quizás demasiado, pero cada lágrima ha sido maravillosa. Llorar por un amor así es genial.

¿Sabéis? Esta es una dulce e inocente historia de amor entre dos personas perdidas, oscuras, al borde del abismo, que están a un paso de perderlo todo, y conocerse, buscarse, ser amigos, aliados, enamorarse, lo cambia todo. En este camino, en esta última oportunidad, ambos se descubren mutuamente, y ese día a día, y todo lo que comparten, les hacen ver algo único, maravilloso, especial en el otro. Su historia de amor me ha tenido muy, muy enamorada. La he adorado. Los dos son un amor de personajes, y estoy enamorada de ellos, y su historia de amor ha sido la cosa más tierna del mundo. Ainsssss, como he llegado a quererlos.


Y ahora sí, paraos un momento, y pensad que esta no es una novela romántica, es una obra de fantasía, oscura, peculiar, muy rara, y aun así, entre todos esos momentos, al filo del abismo, sin un solo momento para relajarse, donde la supervivencia lo es todo, Natalia ha construido una historia de amor pequeña pero hermosa, creada con mucho mimo, y justamente por eso, yo la amo como escritora.

También me ha gustado la historia de supervivencia que esconde esta novela, todos sus momentos de fantasía, de tragedia incluso. Ha sido un camino sorprendente. Natalia C. Gallego me ha sorprendido en muchos momentos, escenarios, revelaciones, ha sido la novela más peculiar, rara, que he leído nunca, y ha sido buena, sí. Pero como ya he dicho, esos protagonistas han marcado la diferencia.




Kyung es un amor, y yo estoy enamorada de este chico. Kyung sufre mucho porque su familia es horrible, y su vida es más una cárcel que otra cosa, y conocer a Jasleen le da alas, le entrega la libertad y la felicidad que desde que era un niño nunca más había vuelto a sentir. Fue hermoso ver como este chico coreano, asentado en Nueva York, se enamoraba de Jasleen. No hace falta que os diga lo guapo que es Kyung, ¿no? Pero si os voy a sorprender al deciros esto. Cierto personaje (mi querida nana) le dice “tú eres muy guapo”, y él responde “no tanto”. Kyung no es arrogante, no es soberbio, no es egoísta, no es creído. Kyung es un chico solitario, perdido, que tiene el corazón roto, ha perdido su inocencia por culpa de esa demoledora enfermedad que sufre, y por una familia que solo le hacen sufrir y anhelar esa infancia en la que un día quizás hubo amor. Y cuando se enamora de Jasleen, descubre tantas cosas, como por ejemplo, que por fin ha encontrado a alguien digno de su amor, de su dulzura, de su inocencia, alguien que sepa llegar a su corazón y curarlo. Kyung es tan diferente a su odiosa familia, él es dulce, amable, considerado, cariñoso, atento, fiel. Kyung es un luchador, es un príncipe, y lo digo de corazón. Kyung no ha tocado nunca a una chica, Jasleen es la única que se ha ganado su corazón, y solo con ella… bueno, pues eso. Otra de más de mis razones para amar a Kyung. *_______*


Kyung también necesita ayuda, alguien que le ayude a sobrellevar esa enfermedad, su doble personalidad, pero Natalia no se olvida de eso, es más, desde el principio, Kyung asiste a terapia, no todo se puede resolver con un chasquido de dedos y me alegra mucho que Natalia no lo haga. Lo mismo pasa con Jasleen, ella también tiene una enfermedad, es esquizofrénica, y asiste a terapia para que la ayuden a sobrellevar su enfermedad.




Jasleen es una protagonista especial también. Ella si tiene unos buenos padres que se desviven por ella, que luchan porque ella esté mejor. Pero aun así, se siente sola y desamparada. Cosa que es cierta también, Jasleen no tiene amigas, nadie fuera de sus padres la aprecia. Jasleen es una preciosidad, por dentro y por fuera, pero nadie salvo Kyung, ve nada especial en ella. Enamorarse de Kyung no resuelve sus problemas, pero le da esperanza, le da otro sentido a su vida. Jasleen es una chica increíble, valiente, llena de coraje, dulce, amable, considerada, leal, fuerte. Es una heroína, y he llegado a quererla mucho. Es más, me resulta imposible comprender por qué sus compañeros de clase la tratan tan mal, y por qué ningún otro chico había visto antes la adorable chica que ella era, pero bueno, solo Kyung se la merece, así que me parece perfecto que él sea el único en adentrarse en su corazón. Pero debo dejar claro que muchas personas se están perdiendo a una chica increíble. Jasleen es increíble y se merece lo mejor de la vida, ya es hora de que no todo sean sombras y oscuridad en su vida.


Kyung y Jasleen son una pareja preciosa, los dos se hacen amigos, pero esa clase de amigos que sabes que son algo más, y bueno, ha sido cautivador verlos abrazarse, consolarse, escucharse, luchar juntos. Ainsssss, no tengo palabras para decir cuánto me ha gustado esta historia de amor. La he adorado. 


Sí, ya sé que estoy divagando mucho sobre ello, pero estos dos protagonistas y su historia juntos ha sido lo que me ha robado el corazón, así que… 


Por último, decir que, la fantasía, la oscuridad, de esta novela, también me ha gustado, pero no me ha supuesto algo increíble y memorable. La narración está muy acorde con un libro tan peculiar como este. Sin duda, ha sido toda una experiencia leer una novela narrada bajo tantos puntos de vista, ha sido un poco shockeante. A veces me costaba entender lo que leía, y tenía que volver a leer las frases. La narración es enrevesada, no caótica o incorrecta, pero si enrevesada. No es la narración amena y sencilla a la que me tenía acostumbrada Natalia, pero creo que eso es una exigencia más de esta novela, de este oscuro mundo literario que es PsyCho. Comprendo el porqué del enrevesamiento de la narración, si Kyung y Jasleen perciben el mundo de forma diferente a causa de su condición mental, no podrían narrar igual que lo haría alguien normal, pero yo hubiera preferido otro tipo de narración, más sencilla, menos lenta. 

Aún así, me ha gustado perderme entre las letras de Natalia C. Gallego porque Kyung y Jasleen lo valen todo, y porque había algo hermoso en las cadencias de sus letras, con dificultades y todo, con narraciones atípicas y complejas, con su forma enrevesada de expresarse, incluso cuando no entendía nada y debía volver a leer dos veces para entender qué estaba sucediendo. Con todo eso, ha logrado que sienta a Kyung y Jasleen como si fueran reales y que les quiera mucho. Es más, no paro de acordarme de ellos, y de verlos abrazados, acurrucados el uno con el otro, refugiado el uno en el amor del otro. Sí, sueño con ellos.


No puedo dejar de escribir sin animaros a darle una oportunidad a esta novela, y a esta escritora que esconde tanto, tanto potencial, y que entrega tanto en solo cuatrocientas páginas. Sí, habéis leído bien. Yo quería más de Jasleen y Kyung, y cuatrocientas páginas de ellos me han parecido pocas. ¿Un pequeño relato romántico sobre Kyung y Jasleen post-PsyCho? Sí, yo no diría que no. Si un angelito se apiada… *________________*.


¡Besos!

Mire – Mayu.

24 de septiembre de 2014

Beautiful Bombshell (2'5#) de Christina Lauren

Tenía ganas de leer este segundo especial de la saga, Beautiful Bombshell, quería saber si después de Beautiful stranger había pasado algo importante en la vida de Chloe y Bennett pero sobre todo, en la de Sara y Max. Principalmente, quería saber si este libro le daba un mejor cierre a la insípida historia de amor de Max y Sara. Y también quería saber si por fin Sara podría caerme bien.


¿La respuesta a todo esto? Creo que este es uno de esos especiales que no aportan nada a la trama, es tan tonto y disparatado que era difícil creer que una historia así pudiera convertirse en un imprescindible de la saga. Todo el relato me ha parecido absurdo y no he perdido el tiempo leyéndolo página a página. Me he saltado muchísimas escenas de este relato, entre otras, todas las de sexo. Este es un relato de relleno.



A los fervientes fans de la saga y de la erótica, puede que les encante, pero a mí me ha hecho reír de lo absurdo que era, y la decepción tan grande que siento es imposible contenerla en unas pocas palabras. Me siento absolutamente decepcionada con esta saga. Y los especiales son peores que los libros principales. 

Al menos Beautiful bitch nos dejaba conocer más de todo lo que habían vivido Chloe y Bennett en ese año como novios, pero es que, este relato no aporta ni eso.


Las autoras sitúan este especial en San Valentín, en las vegas, es la despedida de soltero de Bennett y todos, con Will y Henry, se van de fiesta. Pero Max y Bennett se pasan todo el relato escapándose de sus amigos con mentiras tontas para follar con sus chicas. Y ya está, así se resume este especial. Es que no hay más. Ha ido un relato tan tonto y poco creíble...

El único momento de risa ha sido cuando Max y Bennett trataron de distraer a Will enviándole un prostituto. Sí, un chico. Will y él se dieron un beso con lengua y después adiós. Un poco ridículo pero entre tanta tontería, ese momento me hizo reír. También ver como los chicos tratan de hacerse los inocentes y castos cuando está claro que los tres, Max, Will y Bennett han sido unos golfos de cuidado. Sorprendente que entre chica y chica tuvieran tiempo para convertirse en millonarios...


Tenía tantas ganas de descubrir estas novelas veraniegas que ha sido triste y desconsolador ver que no tenían nada que mereciera la pena. De momento, el mejor de la saga ha sido Beautiful bastard.

Mire - Mayu.

Beautiful stranger: Un desconocido encantador (#2) de Christina Lauren

¿Quería leer Un desconocido encantador? Sí. ¿Mucho? No. ¿Me ha decepcionado? Sí. ¿Tenía muchas esperanzas puestas en esta novela? No.

Después de la decepción que me llevé con Un tipo odioso no tenía ganas de leer Un desconocido encantador, pero me habían prestado el libro y sentía curiosidad. Tenía la pequeña esperanza de que la historia de amor de Max y Sara pudiera gustarme. Pero no ha sido así.


Es más, Beautiful bastard me gustó más. Chloe y Bennett me gustaron más. Su relación, sus diálogos y encuentros, su vivencia sexual, me gustó más. Cierto es que su historia me aburrió, que tanto sexo me pareció absurdo, que no sentí nada leyendo la novela, no conecté nada, nada con la historia de Chloe y Bennett. ¿El lado bueno? Pues que al principio el libro era divertido y ameno, toleré a Chloe y me gustó de verdad cómo escribía Bennett, le cogí cariño a ese chico imperfecto.

Pero esta novela ha sido demasiado mala, no la soporté en ningún momento, se me hizo aburrida, tediosa, insípida, irreal. Fue una decepción tan grande que no me lo podía creer. Al final, me rendí con esta novela y superada la página 125 la leí por encima, saltándome párrafos innecesarios, escenas narradas por Sara y todas las escenas de sexo restantes, y cuando digo todas, es todas, sin excepción.

Sara y Max no podrían haberme aburrido más. Son una pareja mala. Para mí, los dos no encajan, son demasiado diferentes. Además, en ningún momento sentí que Sara se enamorara de Max. Max si se enamoró de Sara, pero no entiendo por qué. Max es un chico mono, pero no me ha transmitido casi nada y Sara es insoportable, una idiota injusta, cruel y egoísta.




Su protagonista femenina me ha parecido inaguantable. Me he llevado una decepción enorme con Sara. No sabía que Sara fuera así, pero no me ha gustado nada. ¿La odio? No, pero me ha parecido insufrible, demasiado cobarde como para merecerse a Max. Sara no deja nunca de lloriquear por haber sido una chica cornuda. Durante la novela, es tan obvio que su ex le fue infiel desde el primer día... y Sara prefería cerrar los ojos y mantener la fachada de su idílica vida. Ella nunca quiso a Andy. Si le hubiera querido no le habría superado en seis días. Si, la cobarde Sara dejó al cretino de su ex, y en seis días ya estaba follando con otro mujeriego famoso. No la entiendo. Comprendo sus ganas de vivir locamente, de no atarse a nadie, pero Sara es tan controladora que le es imposible ser impulsiva estando sobria, todo tiene que estar controlado por ella. Y si no tuviera ganas de atarse a nadie no haría un pacto con el primer sexy desconocido que la desnudara con los ojos.

Sara me exasperó mucho, siempre estaba echándole en cara a Max que nunca iba a confiar en él porque los tipos mujeriegos están programados para ser infieles... entonces, ¿ella para que está programada? ¿para ser una idiota masoquista? Sara no quiere que un paparazzi le haga nunca más una foto, ¿entonces porque se decide a batir el record de follar en todos los lugares públicos de Nueva York con un chico famoso? Y ese recién descubierto vicio por el sexo exhibicionista no me lo creo, igual que no me creo que en 27 años jamás hubiera tenido un orgasmo. ¿De verdad voy a creerme que Max es el único hombre capaz de darla placer? ¿Esa no es una idea machista? Y por encima de todo, estoy cansada de este tipo de chicas, de protagonistas insulsas que siempre han sido muy recatadas, que jamás han tenido un pensamiento indecente, y que al conocer a un dios del sexo descubren su fetiche por exhibirse follando. Es como si necesitaran excusarse en el otro para hacer con su sexo lo que siempre habían querido... y escondido.

También estoy cansada de este prototipo masculino, y eso que no tengo nada en contra de Max, porque es un chico amable, divertido y simpático, pero, ¿de verdad tiene que ser siempre el típico dios griego, sobrealimentado de viagra, que siempre se acuesta con todas y cada una de las chicas del planeta?

Creo que ya he dejado muy claro que Sara no me ha gustado nada. No me gustó que mintiera siempre a Chloe, a George, a todos, respecto a Max. Pero sobre todo, no me gustó como trataba a Max, y lo jodidamente injusta que era con él. Usaba a Max como si solo fuera un juguete, un caprichito de niña rica, un vibrador que podía encender y apagar a su antojo.

Ya, Max acepta las condiciones de Sara, pero en el fondo, solo lo hace porque ella de verdad le gusta y espera que, de esa forma, Sara deje caer sus barreras. No le sale demasiado bien, Sara nunca llega a confiar en él, queda muy bien demostrado al final de la novela, y nunca le recompensa por haberle fallado, por haber roto sus promesas y sus suspiros de amor ante el primer desafío.


Ese final fue tan flojo, apresurado, superficial. Bueno, toda la novela me ha parecido demasiado floja, en ningún momento he conectado con esta novela o he sentido correcta esta pareja, y tampoco me ha gustado como estaba escrita Un desconocido encantador. En el primer libro, las narraciones de Bennett eran bonitas, pero en esta novela no, no había citas bonitas, sexys, descaradas. Solo había una sucesión de polvos exhibicionistas, de escenas ridículas e irreales, de diálogos sin chispa.

¿En serio esta es la historia de amor de Max y Sara? No me la imaginaba así, para nada. Y tampoco me imaginaba que Sara pudiera ser tan tonta y mala protagonista. Solo Max sostenía un poco esta novela, pero no lo suficiente, su personaje, chico mono, espontáneo, coqueto, y complaciente, no me ha dicho nada, es mono pero ahí se queda todo.


Los personajes secundarios... nos reencontramos con Chloe y Bennett, son tan monos juntos, y también está Will, el irónico, malhablado, sabelotodo, y desconfiado mejor amigo de Max. Will no ha sido exactamente como yo me lo esperaba, creía que iba a sentir un flechazo por él, pero no. Sí, me ha caído bien y me intriga su novela, pero tengo miedo. ¿Y si Christina y Lauren no logran tampoco hacerme sentir nada con la historia de Hanna y Will? Cruzo los dedos porque no sea así. Después de todo, he oído mil cosas bonitas de Will y Hanna, y ellos son el porqué de que haya apostado por seguir con la saga tras Beautiful bastard: Un tipo odioso. 

Mire – Mayu.


Beautiful bastard and Beautiful bitch (#1 y #1,5) de Christina Lauren.

El año pasado, el libro del verano fue Beautiful bastard y Beautiful bitch, las dos novelas que recogen la historia de Chloe y Bennett, la primera novela que escribieron juntas Christina Hobbs y Lauren Billings.







Yo tenía ganas de leer esta primera entrega de Beautiful, había leído tantas, tantas buenas críticas de amigas u bloggeras que era imposible creer que no me iba a gustar. Pero de repente, una de mis amigas, la que se parece más a mí en gustos literarios, lo leyó y no le gustó. Eso hizo descender en picado mis expectativas sobre el libro. Pero no lo puedo negar, sin expectativas y todo, tenía ganas de leerlo. Sí, tenía ganas de leer una novela erótica divertida, amena y descarada, sin traumas, como todo el mundo prometía. Pero luego la novela no fue así.


Recientemente, he hecho una lectura muy rápida de Enséñame, de Celia May Hart, novela erótica histórica con aspectos malos y buenos. Pero escrita tan maravillosamente bien que era difícil alejarme de sus páginas. Pues con Beautiful bastard and Beautiful bitch me ha ocurrido lo contrario. Y no he podido evitar comparar unas novelas y otras, y sin dudarlo, estas salen perdiendo.

 

Para mí, esta novela erótica no es la novela del verano, no es esa novela especial, sexy, y divertidísima que todo el mundo pintaba. No es que sea una mala novela pero es que tampoco me parece buena. Simplemente, no ha sido gran cosa.

Beautiful bastard y Beautiful bitch, me han decepcionado, no puedo afirmar que me haya roto el corazón que no me haya gustado la historia de Chloe y Bennett, pero tampoco me apetecía vivirlo de esta forma. Para mí ha sido una lectura sosa, insípida, repetitiva. Una novela que no me ha hecho sentir nada. Y cuando digo "nada", es nada. En serio, esta lectura me ha dejado congelada.

Una novela erótica debería ser caliente, amena, entretenida. Pues para mí ha sido una novela sosa y fría, todo el tiempo sentía que estaba leyendo una y otra vez la misma escena, y en ningún momento excitó mis sentidos. Tampoco me entretuvo mucho o despertó mi curiosidad.

Parte de la culpa la tiene la narración, el punto de vista de Chloe se me ha hecho insoportable. No sé cuál de las dos escritoras - si Lauren o Christina - le ha puesto voz a los pensamientos de Chloe, pero no me ha gustado nada. En cambio, la que daba vida a Bennett, sí. He notado demasiado el contraste entre los dos protagonistas y sus muy marcadas narraciones. La voz de Bennett me ha parecido hermosa, y por ella seguía leyendo.

Los protagonistas, Chloe y Bennett, he tenido mis más y mis menos con ellos. 


Ha habido momentos en que ambos me han irritado, me han cabreado, decepcionado, o me han parecido sumamente idiotas, pero también ha habido momentos, en general, en que me han caído bien. No han sido malos protagonistas, pero tampoco lo que yo esperaba. Y debo sí o sí, admitir mi debilidad por Bennett. Bennett a veces me ha roto un poquito el corazón, pero también me ha gustado sentirme bajo su piel. Creo que lo más bonito de esta historia erótica es él, un protagonista que no deja de ser el típico mujeriego odioso pero que esconde una gran capacidad para amar, entre polvo y polvo con Chloe. 

La historia de ambos se podría considerar bonita, si no somos exigentes y obviamos que el 90% de esta historia es sexo, pero creo que Christina y Lauren han dejado muy claro que podrían haberlo hecho mejor.

¿Podemos quejarnos de que una novela erótica tenga demasiadas escenas de sexo? Yo creo que depende de cómo sus autoras manejen sus historias y sus escenas eróticas. En este caso, a mi tantas escenas de Bennett y Chloe follando me saturaron, me aburrieron, incluso me hicieron plantearme abandonar esta novela. Pero persistí, y admito que hay aspectos positivos en Beautiful bastard y Beautiful bitch, pero ninguno importante o muy destacable.

Creo que Chloe y Bennett son perfectos el uno para el otro, encajan, los dos son muy iguales, esta vez nada de polos opuestos. Pero esa atracción entre ambos difícilmente se podría considerar romántica. Chloe y Bennett follan salvajemente, sin inhibiciones, da igual si están en la casa de los padres de él, en las escaleras de incendios del trabajo, en el probador de una ropa interior. Los dos se vuelven locos en cuanto se tocan, y lo sorprendente es que hayan aguantado nueve meses sin tocarse y después no puedan estar ni un minuto sin correrse junto al otro. Podría decirse que hay química entre los dos, pero solo si hablamos de sexo. Emocionalmente hablando, ellos no comparten nada. Pero no se puede pedir conversaciones profundas o amor en novela erótica, ¿verdad?


No he conectado con Beautiful bastard and Beautiful bitch, tan simple como eso. No he sentido nada mientras leía la historia de sexo, lujuria y encuentros desenfrenados, de Chloe y Bennett, y tampoco he llegado a sentir nada por estos protagonistas.


Quiero leer Beautiful stranger, la novela de Max, el fotógrafo playboy, y de Sara, la amiga de Chloe que tiene roto el corazón por culpa de un ex infiel. Pero no sé qué esperar de esa novela. Probablemente nada. Pero como tengo verdaderas ganas de leer la historia de Will y Hanna, no quiero dejar la serie a medias.


Mire - Mayu.


10 de septiembre de 2014

Especial invierno - verano de libros (2014)



RECOPILACIÓN  DE LIBROS enero a septiembre 2014:

Queridos lectores, ¿qué tal estáis? ¿Sabéis que me apetece hoy? Divagar sobre los libros que he leído este año.  

Este año no he leído ni mucho ni poco, pero sí que ha aumentado peligrosamente mi lista de libros abandonados y suspendidos. Pero también ha habido alguna que otra joyita. Seguid leyendo si queréis saber más...


O_________________O      ABANDONADOS     O___________________O

Tengo que admitir que este año he tenido debilidad por probar autoras nuevas, y quizás eso no me ha salido tan bien como yo esperaba. ¿Os apetece saber cuáles me han hecho perder la paciencia, cuáles han sido lo opuesto a lo que yo esperaba?





Metamorphosis, me atrapó por el mito de Eros y Psique, pero la novela no tiene nada que ver con eso. Era absurda y no tardé de abandonarla. Me cansé de oír a la protagonista divagar sobre Travis Maddox. También me cansé de leer la historia de esta niña tonta, que jura ser una virginal muchacha, y luego quiere perder las bragas con el primer chico que se le cruza, y con el siguiente, y el siguiente.

The beginning of after, me atrapó con esa portada. Es tan bonita que me dejó con muchas ganas de descubrir lo que se escondía entre sus páginas. Pero su interior resultó estar vacío. La protagonista pierde a su familia y lo único en lo que ella piensa es en bailes, chicos, ropa, y si su vecino volverá, se irá otra vez, se enamorará algún día de ella, o si podrá perdonarle por tener un padre defectuoso.

Second chance romance, me llamó la atención porque los protagonistas se habían amado una vez y ahora se reencontraban. Pero nada más abrir el libro, la historia de esta pareja me pareció fría, superficial, y muy precipitada. Simplemente, no conectaba con la historia.



Shattered soul, me llamó la atención por ese protagonista, Seth. Su historia es increíblemente triste, cada página de esta novela sabe a tragedia y melancolía. Es una novela realista pero tan triste que rompe el corazón.

The spectacular now, me atrajo por esa portada, y por esa promesa de divertida historia de amor. Pero fue comenzar a leer esta novela y quedarme perpleja. Era un libro rarísimo y su protagonista, un adolescente alcohólico, me pareció insoportable. Por no hablar de la narración de esta novela, un sin sentido.

Beg for Mercy, prometía ser una divertida historia de romance paranormal. Su protagonista se vendía como una chica que no podía tocar a nadie hasta cumplir cierta edad. Hasta ese momento, ella fue divertida y su historia pintaba muy bien. Pero después de su cumpleaños se olvidó de todo y solo le quedó un pensamiento en la cabeza, devorar a todos los chicos que conociera. ¿Amor, quién lo quiere? Ella no. Sexo, sexo, eso le gritan sus hormonas. Y eso es todo lo que hay en Beg for Mercy. Novela estúpida.




Bully y Until you, me atrajo porque los protagonistas eran vecinos y en su infancia se habían querido mucho. Pero de ahí a aceptar leer una novela donde el protagonista masculino humilla, maltrata y acosa a la chica, hay un gran trecho. Una historia de bulling nunca jamás podrá ser una historia de amor. Lo peor es como al final todo el maltrato de él queda justificado por un pasado tortuoso y perdonado por un te quiero y dos besitos calientes.

Hoodie, siempre había querido leer una novela de amor con un protagonista negro, y en cuanto conocí a Anton, me enamoré de él. Emma fue una buena protagonista también. Al principio todo fue maravilloso, lento, seductor, me tenía encantada. Después, ya habían introducido el sexo entre Anton y Emma, la relación se volvió demasiado posesiva, pero lo dejé pasar. Lo que no pude obviar fueron esas últimas páginas, donde S. Walden, escritora de pluma maravillosa, destruyó todo cuanto había construido. Me hizo llorar muchísimo lo que hizo Walden, todo era tan romántico, y de repente, una puñalada tras otra. Fue doloroso y no hubo consuelo.





Voyeur, tenía ganas de probar las letras eróticas de Lacey Alexander, pero en cuanto abrí sus páginas, me aburrí completo. Voyeur era una historia sosa, de sexo gratuito y personajes sin chispa. No me resultó difícil abandonarla ya en las primeras páginas.

Working it, me llamó la atención, en primer lugar, por esa portada, en segundo, por esa sinopsis, estaba impaciente por ver como un guapo modelo, se enamoraba de una chica normalita, y en tercer lugar, quería probar las letras de Kendall Ryan. Y salí escaldada, drama a tope, personajes sin personalidad, cuernos de principio a fin, tríos sin sentido, embarazos producto de violaciones… ¿Sigo? Demasiado malo como para seguir leyéndolo.

Good, no pude evitar caer otra vez ante las embrujadoras letras de S. Walden. Adoro como escribe esta mujer, y esta novela prometía ser más esperanzadora. La comencé, me gustó, pero tampoco logró conmoverme, le faltaba la chispa y la ternura que tenía Hoodie. Y si a eso le sumamos que en las últimas páginas los protagonistas se volvieron completamente aborrecibles, destruyendo todo lo construido hasta entonces… renuncié definitivamente a Walden.

  


Patch up, me llamó la atención porque su protagonista femenina me provocaba una gran ternura. Me daba mucha pena lo que esta chica había vivido. El dolor que se escondía bajo su piel me hacía no querer dejarla sola. Pero que se enamorara de otro capullo frío, egoísta, cruel y dañino me hizo abandonarla. Una cosa es haber sufrido, otra seguir buscando que te hagan daño. Una pena.

Tear, debía leerla porque estaba escrita por Rachel Van Dyken, y a mí me enamoró con Ruin. Tenía la esperanza de que la sinopsis se equivocara, que ese llamado triángulo amoroso no fuera nada más que un juego tonto que desaparecería casi al primer instante. Pero no, Rachel enredó su novela con un triángulo amoroso sin sentido alguno, profundamente incoherente. Además, Demetri, Alec y Nat me parecieron insoportables, de los peores protagonistas con los que me he cruzado. ¿Tener que soportar a Nat durante un minuto más, ver como le metía la lengua a Demetri hasta las amígdalas y le manoseaba los pectorales, y después verla darse el lote y jurarse amor con Alec, en un bucle sin fin? No, gracias. Decepción dolorosa y monumental.

Torrential, siempre me han gustado los nadadores. ¿Tener a uno como protagonista? Genial. Pero podrían haberme avisado de que era un idiota. No lograba conectar con la historia, todo el tema de la mafia me parecía disparatado, la historia de amor me parecía soporífera y esta historia no me decía nada, pero nada de nada.


 


El guardián, esta novela fue en realidad una relectura. Era mi libro favorito de Sparks, y a la hora de releerlo se me hizo insoportable. No pude comprender como pudo gustarme antes. La protagonista era imbécil. ¿Qué mujer sale con un tipo que parece un obsesivo controlador y en cambio no le da una oportunidad a su mejor amigo? Toda la trama de thriller se me hizo insoportable, y como me aburría leyendo y los personajes eran unos idiotas… pues… ¿para qué seguir? Con el tiempo, Sparks me gusta cada vez menos.

The yearning, ¿no me digáis que esa portada no es preciosa? Pero el libro es horrible. Una adolescente que se enamora de su pervertido y asqueroso profesor treinta años mayor que ella. Una cría que piensa que ella no vale nada si no tiene a un chico al lado. Una cría estúpida que piensa que solo te conviertes en mujer si has mantenido relaciones sexuales. Demasiadas ideas malas y equívocas, ¿verdad?

Crushed, me llamó la atención porque el protagonista juraba y perjuraba que tenía que establecer un cambio en su vida, que no podía seguir perdiéndose en emociones vacías, como el alcohol, las fiestas, y el sexo con numerosas desconocidas. Pero solo consiguió engañarme durante un tiempo, después me di cuenta de que seguía siendo un cabrón, y no iba a cambiar. Es uno de los peores protagonistas a los que he leído. Era un cerdo, pero lo peor es como las chicas le seguían y se rendían a lo que él les ordenaba. Él piensa que las chicas solo valen para una cosa, sexo. Es más, lo demuestra cuando le es infiel a su chica por puro aburrimiento, ordenándole a la desesperada de turno que le haga una felación o que se marche de la habitación. No entiendo como estas chicas se respetan tan poco a sí mismas. No deberían tragar con la mierda de este chico.




Tenías que ser tú, quería leerla por ser una de esas historias via internet, pero era un aburrimiento. Estaba mal escrita, todos los personajes eran idiotas, y no merecía la pena perder el tiempo con ella.

Torn, me atrapó con esa portada. Es una preciosidad. Me encanta todo de esa portada. Después empecé a leerla y me encanto su protagonista, era simplemente adorable. ¿Y la forma de escribir de K. A. Robinson? Mágica, especial, adictiva, sublime. Una escritora maravillosa. Pero después seguí leyendo y me quemé con esta novela, la decepción fue tan grande, tan demoledora que no puedo expresarlo con palabras. La novela prometía tanto, y K. A. Robinson me embrujaba tanto con su forma de escribir, que fue difícil aceptar cómo todo se había hecho pedazos. Odié esta novela, y a su protagonista. Odié que K. A. Robinson hubiera roto sus promesas, y que mis expectativas si hubieran ido al traste, mis ilusiones rotas. La protagonista es una putilla, y de adorable nada, pero al principio sabe engañarnos muy bien, después se demuestra como es, mala. Sí, mala. ¿Por qué, que clase de persona juega así con el corazón de su mejor amigo? Si en verdad hubiera querido alguna vez a su dulce mejor amigo, nunca se habría liado con él, y nunca, nunca, en dicho caso, le habría sido infiel. Esta es la clase de chica que deja en mal lugar a las jóvenes tímidas, e inocentes. Ella finge ser así, hasta que Drake la cala. Y entonces, Drake y ella, dos cretinos juntos, deciden reírse del mejor amigo de ella. Solo si ella tiene novio, ambos pueden follar. Retorcido, ¿no? Yo tampoco entiendo como una novela tan increíble pudo degenerar tanto, convertirse en algo tan malo y aborrecible.

Soul mate, era una historia paranormal, y me apetecía leer algo de ese género, pero con una novela tan tonta no pasé ni de las primeras páginas.


 

The stillburrow crush, quería leer a Linda Kage, y una novela juvenil más light me parecía perfecta. ¿El problema? Que no llegué a conectar ni con la historia ni con sus personajes. No me creí la poco trabajada historia de amor entre Luke y Carrie. Es más, tampoco me cayeron bien ambos. No tenía sentido seguir con una novela así.

El novio de mi mejor amiga, a pesar de la mala sinopsis, la novela no era tan mala como la pintaban, no había infidelidad o triángulo amoroso. Pero no me gustó la novela, así que… adiós. Susane cogió un tema trillado y para darle movimiento a su novela metió drama con calzador. Era demasiado aburrido y demasiado estúpido. Y Jason, ese chico que rompe lo poco que había entre Lani y Erin, era un imbécil, nunca me cayó bien. Lani era increíblemente tierna, ese aire de niña suyo era genial, pero ni por ella merecía seguir con esta novela.

Paper covers rock, no fue lo que esperaba. Simplemente, no es una novela para mí. No podía disfrutar de lo que se nos contaba en este libro. Todo era demasiado triste, confuso y complicado.




Una vacante imprevista, fue uno de los peores libros que he intentado leer. No logré pasar de los primeros capítulos. Lo peor fue que su autora era Rowling, una autora que llenó mis tardes de magia. Fue feo sustituir ese recuerdo por… esto. No entiendo como ella pudo escribir esta obra. Todo era aburrido, lento, malo, y aborrecible. Una historia penosa, con personajes malos y dañinos. Fans de Harry Potter… abstenerse de Una vacante imprevista.

Perfect lie, se me antojó leerla, punto. Me llamaba mucho. ¿El problema? Ya desde la primera página me pareció decepcionante, y solo aguanté su lectura por su protagonista femenina, que era un amor de chica y se merecía mil soles en su vida. Lia lo ha perdido todo, y de una forma demoledora, ahora solo quiere silencio y ternura y cuando conoce a cierto capullo, parece que su vida va a tambalearse, pero en un buen sentido. No es que ella esté muy dispuesta a volver a enamorarse, pero… no lo puede evitar. El problema es que ese chico solo la engaña, la hace creer una cosa mientras en realidad hace otra. A él le odié, mucho, era un cabrón y no se merecía ni una sola mirada de Lia, pero claro, él sabía engañar y manipular bastante bien. Cerdo, cerdo, cerdo. ¿Y el lio paranormal? Muy, muy difícil de creer. Es doloroso ver como una novela promete mucho y al final se enreda, se desdibuja y se convierte en algo penoso.

A un beso del pasado, la primera novela que acepté leer del batmw, pero fue un fracaso. No conecté con la historia, odié a sus protagonistas desde la primera página y me aburría mucho, mucho, mucho.

   
 


The toy boy, una novela erótica entre dos vecinos. Él es mucho más joven que ella y por eso me llamó la atención, pero desde el principio, no me gustó. Era una historia muy simplona.

Exposure, me encantó esa portada. Me parece muy, muy sensual. Conecté muchísimo con su protagonista, Evan/Rylan era divertida, humilde, cariñosa, un amor de chica, nada que ver con su trabajo como modelo erótica. Era genial no haber juzgado este libro de una forma negativa por su portada. Su protagonista era achuchable, encantadora. Iris Blaire me gustaba mucho, tenía un toque muy sexy y caliente y natural a la hora de escribir. Pero… y aquí está ese gran pero. El protagonista masculino, Dallas, era un capullo, un idiota insensible y sin personalidad alguna, que obligado por su novia se había metido a modelo erótico y se daba el gusto de, mientras estuviera grabando, sentirse soltero y coquetear a tope con Evan – Rylan. Dallas es un cerdo, y el muy cabrón, se atreve a jugar con el corazón de mi protagonista, y seguir follando con su novia, una novia a la que no quiere, pero a la que es incapaz de renunciar. ¿Se entiende por qué este libro dejó de gustarme y empecé a odiarlo? No soporto a los capullos como Dallas, y no sé qué le ve la protagonista, capullos así no merecen su atención, su pasión, ni su amor.

La magia del rio, novela que no me duró más de dos suspiros y todo porque no me gustaba y me negué a seguir con ella. 




Una elección arriesgada, novela estúpida donde las haya, que Amazón regaló. Era una historia muy boba, insostenible, que daba mil vueltas para al final hacer lo que se esperaba, pero metiendo a la fuerza, estupideces varias. Otro romance profesora – alumno sin nada destacable. Incoherente.

Perfecto para ti, parecía una novela… divertida. Pero me aburrió desde la primera página. Así que, no me costó nada renunciar a leerla. La protagonista era una idiota, pero mucho. Si de verdad quisiera amor, se dejaría de prejuicios estúpidos. Quiero decir que… no le da una oportunidad al hombre que quiere porque es abogado. ¿Hola, que razón es esa? Tonterías, no.

Rasguños en la puerta, hay que admitirlo, esa portada es una preciosidad y entra por los ojos. Pero yo creía que era otro tipo de novela, no un thriller. Empecé con mal pie esta novela, y así siguió siendo hasta que al final renuncié a terminarla. Me aburría leyendo, solo quería que acabara todo ese thriller, y cuando empezó la parte romántica, no me la pude creer. Hubo personajes… curiosos pero no logré conectar con ninguno. La novela no era para mí. Al final solo quería escapar de sus páginas y olvidar lo leído, aunque previsiblemente, esta novela no quedará en mi memoria, porque no me ha dejado huella alguna. Normal cuando una novela no te gusta la mires por donde la mires, ¿verdad?




Teach me, me enamoré de esta historia antes de leerla, y cuando la empecé, me enamoré aún más. Cooper me encantó, me provocó mariposas, se convirtió en uno de mis bookboyfriend. Amy Lynn me tenía con una sonrisa enorme, suspirando, por tanta dulzura, tanto romanticismo, tanta frescura. Era la lectura perfecta, la que llevaba buscando durante todo el verano. Pero fue llegar a la mitad de esta novela, y sentirme inmensamente traicionada por esta escritora. No comprendo cómo se puede crear una historia de amor tan bonita, y después hundirla de esa forma. No comprendo cómo se puede crear a un chico como Cooper y después desdibujarle, perderle entre tanto drama. Fue doloroso seguir leyendo y no reconocer al chico del que me había enamorado. Amy Lynn debió de cabrearse mucho, sentirse muy mal o lo que fuera, para darle un cambio tan brusco a su novela. Hizo de una novela preciosa, sencilla y natural, algo dramático, imposible de creer, metido con calzador. Me desenamoré de esta novela, la odié, y luego ya no sentí absolutamente nada por ella. ¿No es eso muy triste? Por no hablar de Alli, su otra protagonista, que dejó de ser la Alli de Cooper para convertirse en una niñata egoísta, desconsiderada, traicionera, dañina, además de una putilla. Como una novela tan bonita se pudo convertir en esto… no lo entiendo. Esta ha sido mi mayor decepción literaria este verano.

All i need, ¿cómo no querer leer una novela que parecía la típica novela ligera y refrescante? Pues nada que ver, otra novela hecha a base de drama, con un protagonista masculino verdaderamente insoportable, que borda al perfecto cretino de turno. La protagonista vive por y para él, y eso no debería ser así, la vida es demasiado grande como para amargarse por no compartirla al lado de un idiota que no te quiere ni te merece.

Enséñame, hacía años que quería leer esta novela, se me antojaba especial, y toda una excepción en novela erótica. Me encantó como escribe Celia May Hart, tiene una forma de dibujar sus palabras maravillosa, me embruja, es especial. Adoro como escribe, punto. Estaba disfrutando de su novela, es más que una novela erótica, es divertida, amena, refrescante, un soplo de aire frío lleno de placer. Los protagonistas me hacían mucha gracia y su relación era explosiva. Todo era muy, muy caliente. Entonces, ¿cuál ha sido mi problema con esta novela? Pues que Portia le es infiel a Mark con su amiga Lucy. No pude entender esa traición. Fue un auténtico jarro de agua fría, una puñalada. He aquí el porqué de mi renuncia a Enséñame y a las placenteras y deliciosas letras de Celia May Hart.



Flirting with maybe, mi última novela abandonada de este verano. Tenía muchas ganas de leer a Wendy Higgins, y fue una experiencia decepcionante. Esta novela es mala, pero mala con ganas. Leer la sinopsis y leer esta novela es lo mismo. No merece la pena invertir ni un minuto en Flirting with maybe, ni tampoco merece la pena conocer a Ryan y a Brooke, dos estúpidos adolescentes con grandes aires de dramaturgos.



O_________________O      SUSPENSOS     O___________________O



Hay novelas que se leen porque alguien te las ha recomendado, otras porque te apetece probar autoras nuevas, pero no siempre el resultado es positivo. Mi número de suspensos también es demasiado elevado. ¿Queréis saber de qué novelas hablo?




Niyomismalosé, recomendación. Cada vez que trato de leer a Megan Maxwell, me doy cuenta de que esta escritora me gusta aún menos. Esta novela es la peor que he leído de ella. Ni siquiera sé cómo pude terminarla. Me parecía una novela tan absurda e inaguantable…

Ti prego lasciate odiare. Otra novela aburrida, insoportable, irritante e insostenible. Primera y última novela que leeré de Anna Premoli.

Fall for me. Novela con triángulo amoroso. Otra obra que no sé ni cómo la aguanté porque su protagonista era bastante masoquista. Idiota en el fondo. ¿Qué persona sale con una que no le gusta? Estúpidos adolescentes, que piensan que el mundo se cae encima cuando no están emparejados.




Please don’t tell. Novela sosa, aburrida, llena de dramas adolescentes, con protagonistas insoportables, y estupideces por doquier.

Stay. La portada de esta novela me enamoró. Es preciosa. Y la sinopsis me llamó muchísimo la atención. Supe que sí o sí debía leer Stay. Pero perderme entre sus páginas fue un gran error. Ha sido una decepción enorme. Sentí mucha, mucha rabia leyendo esta novela. No me esperaba el triángulo amoroso, no me esperaba no conectar con esta novela, no me esperaba que la protagonista fuera una putilla malcriada y dañina, que disfrutaba haciendo daño a sus seres queridos. Además, se me hizo insoportable ver cómo hacia sufrir a su amor de infancia y mientras, como se follaba a su novio. Y después, fue asqueroso ver al amor de infancia follando por ahí con otra. Demasiadas cosas me parecieron aborrecibles de esta novela. No pude comprender nada, solo odiar esta novela. Nunca jamás volveré a acercarme a una novela de Kelly.

Keeping Kennedy. Siempre me han gustado los libros donde los protagonistas fingen ser novios, pero hay excepciones, esta es una de ellas. No me gustó esta novela y solo la terminé porque le eché mucha paciencia. Era inocua e insípida.




Falling. Otra novela de triángulos amorosos. No puedo más con ellos. Me aburren, me provocan rabia. Me provocan indiferencia. Novela tonta y sin nada destacable.

La flor del oeste. Quería leer a Jo Beverly, pero nunca más lo haré porque la experiencia fue más bien mala. ¿Novela romántica? Esta novela no se merece formar parte del género. La historia de amor ocupa el 2% en este libro, y fue horrible. Que tu marido te diga… “quizás deberé violarte”, no me parece romántico. Creo que las ideas sobre el amor de Jo y las mías son completamente opuestas.

Las flores de violeta. Gamebook. Los gamebook no son para mí. Son demasiado planos, demasiado sosos. No logro conectar con la historia ni con los juegos. Acabé más aburrida que entretenida.




Solo tú. Razonable. Otra oportunidad. Ninguna de las tres novelas me gustó, tampoco ninguna de las parejas que conforman esta trilogía. Realmente no merecieron mi tiempo.




La esclava Kisha. La princesa sometida. La primera novela no me gustó, no conecté con la historia ni con los protagonistas y me aburrí de tanto sexo, fue un suplicio para mí. La historia me pareció vacía, eché en falta una historia de amor. El sexo por sexo no me pareció bastante. Kisha y Kayen no lograron gustarme. Sentí que esta novela no tenía argumento. La princesa sometida me pareció una lectura deliciosa hasta cierto punto, creo que se nota muchísimo la calidad literaria de su escritora, y cómo con el tiempo ha crecido y evolucionado. Rura, como protagonista, me hizo sentir una ternura inmensa y fue demasiado fácil ponerme en su piel. Pero la novela se me atravesó por culpa de la bestia, del hombre que somete a Rura. No soporté a ese cabrón, pero cabrón en mayúsculas. La forma en que trató a Rura creo que no tiene perdón, ya no solo porque se acostara con otra para joder a Rura, sino porque la trataba muy mal, la tenía secuestrada, encadenada a la pared, esclavizada. No puedo perdonar a un hombre que trata así a una mujer a la que quiere. Horrible.

Valkiria. Segunda novela que acepté reseñar para el batmw. Otra vez me equivoqué eligiendo mi lectura. Al principio, me pareció divertida esta obra coral, pero pronto empecé a cansarme de sus subtramas, de sus sinsentidos, de sus personajes, de todo. Solo un personaje, un guapo y dulce Leónidas me llevó a terminar esta novela, pero creo que en esta novela está completamente desaprovechado. Fue una lectura aburrida y angustiante.




Déjame quererte, circo y rusos, la combinación perfecta. Salvo que en este caso no lo fue. Su protagonista, Sol, fue absolutamente insoportable para mí. Y el ruso me pareció un chico sin carácter, que se deja llevar por el viento y el rumor de los demás. Esperaba una novela ligerita pero su exceso de drama me aburrió. Tampoco pedía tanto, solo una historia de amor bonita, pero no.

Amor a primera cita, todavía no entiendo dónde está la historia de amor en este libro. No me imaginaba que Susan Hatler pudiera decepcionarme tanto pero así fue con esta novela.

Cyber lover, novela corta y muy tonta, sin nada destacable, demasiado predecible y boba.


 


Sophie’s sweet surprise, tenía muchas ganas de leer esta segunda novela corta, pero fue demasiado mala. Solo sexo y más sexo y un drama tonto por un baile de instituto. La historia de Sophie y el padre de su mejor amiga no hay quien la sostenga, y es obvio que lo de estos dos no es nada más que un jueguecito sexual. Triste.

¡Ni lo sueñes!, debo admitir que esta novela se me hizo un poquitín insoportable. Fue una lectura entretenida, pero no lo bastante como para poder decir que la disfruté. Sobre todo porque, o no le soportaba a él, o no la soportaba a ella.

Atada a ti, tercera entrega de la saga Crossfire. No es nada del otro mundo, pero es entretenida, y de fácil lectura. Mucho sexo, un puñado de sentimientos, y drama para que nadie se aburra.

   

Codicia, segunda relectura de esta novela. Y última. Tengo muy claro que no la volveré a releer. La primera vez me gustó mucho, pero esta vez se me ha hecho lenta y pesada. Me ha costado creérmelo todo, me ha costado demasiado conectar con los protagonistas, no desdibujarlos en mi cabeza. Ha sido una lectura muy peliaguda. No esperaba sentirme tan desconectada y decepcionada y triste con esta relectura. 

Deseo, por fin continúe con esta saga. Y el resultado fue peor que con Codicia. No logré conectar con la novela ni con los protagonistas ni con los secundarios en ningún momento y no me gustó como Ward lo retorció todo. Creo que tenía muchas ideas preconcebidas sobre esta novela, y nada fue como yo esperaba. Me aburrí demasiado con Deseo. Ward cada día me tiene más decepcionada y desilusionada, está perdiendo a pasos agigantados ese toque que tanto me gustaba en ella.

Fuego rojo, tenía muchas ganas de probar las letras de Aileen Diolch, pseudónimo de Merche Diolch. Pero la novela no fue exactamente como yo la esperaba. No logré conectar nunca con esta novela, me pareció una historia de amor precipitada, y me fue imposible ponerme en la piel de sus protagonistas. Fuego rojo es entretenida pero no es nada del otro mundo. 


 


Calles de Edimburgo, con lo que yo adoraba a Ellie… ¿cómo no iba a querer leer su novela? Pero fue muy decepcionante leer esta segunda novela de Samantha Young. Yo no me imaginaba que leyendo Calles de Edimburgo pudiera aburrirme tanto, pero así fue. No conecté con la novela, me costó mucho terminarla, me cansé de tanto drama. No es una bonita historia de amor, más bien es la historia vital de dos personas que amándose buscan toda la vida estar separados. Ellie y Adam fueron muy exasperantes. Es más, los dos me gustaron más vistos desde el punto de vista de Joss en Calle Dublín, y su historia de amor igual. Fue entretenida y me concedió el deseo de saber más de ambos y de lo que habían y no habían compartido, pero fue triste.

Bonus scenes Adam’s, quería ponerme en la piel de Adam, necesitaba comprender cómo lograba ser tan idiota, y sobre todo, por qué. Pero estas escenas vistas bajo su punto de vista no me dieron una respuesta. Eso sí, me gustó sentir que sufría mucho por Ellie.



O_________________O      DE SOLO UNA LECTURA     O___________________O


También he leído libros que estaban bien pero que no han sido memorables, y que por eso, son de esos que probablemente, solo lees una vez en tu vida.


 


Altered, me enamoró esa portada, tan sencillo como eso. Es una portada preciosa y nunca he visto una igual. Pero la novela fue decepcionante para mí. Su protagonista me cayó muy bien, y fue una lectura entretenida y con unas cuantas sorpresas, pero no fue ni la mitad de lo que esperaba.

Por volver a verte sonreír, antología conmovedora, melancólica, tierna, triste. Hubo relatos que me gustaron y otros que no. Fue una lectura bonita, y una obra en la que me gustó contribuir, porque la compra iba a una causa benéfica.  

Un paseo para recordar, tercera relectura de esta novela. Es una novela muy agridulce y conmovedora, pero yo ya no logro conectar con ninguno de los dos protagonistas ni con esta historia. Aun así, tiene algo que me conmueve y me hace llorar.




La noche de la luna azul, me gustan las novelas de cambiantes, y fue una buena elección apostar por esta escritora. Fue una lectura entretenida, llena de suspense y con un poquito de romance. Pero podría haber sido más, lo sé.

Historias de Vampiros: Henri, ¿habéis visto esa portada? Me encanta. Pues el relato va perfecto con esa portada. Lectura amena, sensual, y relajante. Casi que podría decir que es mi favorito de esta escritora. 

El santuario, segunda relectura de esta novela. Decidí volver a darle una oportunidad a Nora Roberts y a esta novela, y me gustó más de lo que esperaba. No fue maravillosa, pero si entretenida.




The start of us, tenía muchas ganas de leer esta precuela, muchas, pero no fue exactamente como yo la esperaba. Me gustó pero le encontré muchos fallos. Fue una lectura entretenida, con buenos protagonistas, pero podría haber sido mil cosas que no fueron.

La hechicera rebelde, este es el único libro que me gusta de D.W. Nichols en su pseudónimo como Alaine Scott. Adoré a sus protagonistas, me parecieron adorables, y su historia, en un primer momento, me pareció ligera y bonita, pero la segunda mitad fue demasiado triste y dramática y me dejó con un sabor muy amargo, desilusionada. 

Antes y después de odiarte, la primera novela que he leído de Ángeles Ibirika. Tenía muchísimas ganas de leerla pero también me daba un poco de miedo porque me habían avisado de que era muy vengativa. Pero lo que yo no me esperaba es que sufriría tanto leyéndola, que llegaría a odiarla y amarla a la vez, que desearía abrazar para siempre a Mikel y a Ane y meterlos en una nube, en una cápsula del tiempo, aislados del mundo, aislados de las desgracias, de sus lamentos y de sus errores. Pero también deseé retorcer a Mikel, devolverle todos los puñales que él estaba clavando directamente en mi corazón. No puedo expresar con palabras justas lo que sentí leyendo esta novela, solo que lloré mucho, lo justo, pero que me sentí morir demasiado, que reí poco y suspiré enamorada por todos esos esbozos del pasado. Es una novela muy, muy sufrida, y no es para todos. No es una novela de las de releer con una sonrisa, más bien, es de las de dejar en un rinconcito, curándose las heridas, rememorando lo bueno y tratando de olvidar las huellas de lo malo. Ángeles Ibirika tiene una forma preciosa de escribir, este es el mejor rasgo de su novela. Es como una sirena que te atrapa con su canto, con su dulce y melancólica melodía. Me parece increíble y memorable que entre sus letras puedan esconderse tantas emociones. Sus letras son preciosas, de las que cautivan e impactan.

Licencia para citas, no estuvo a la altura de Verdad o cita, pero fue una lectura ligera y entretenida. Podría haber sido mucho más, pero me gustó. Paul y Kaitlin me parecieron una pareja muy mona.


O_________________O      FLECHAZO     O___________________O


Por suerte, este año, aunque pocas, ha habido algunas novelas que me han enamorado. Aquí están esas novelas que me han provocado un flechazo.



The gift, es un relato pequeño pero adorable. Me encantó, tan simple como eso. Fue una lectura amena, divertida, encantadora. Los protagonistas me gustaron mucho, y su historia me pareció genial, completamente correcta. Solo el final me falló, eso y que es demasiado corto y yo querría conocer algo más de esta pareja que solo el principio de su historia de amor. Aun así, me pareció adorable y me hizo muy feliz leerlo.

Alice in zombieland, no es la novela perfecta que yo esperaba, pero aún así, me gustó mucho. Fue una lectura divertida, llena de ironía, con su toque paranormal muy bien llevado. Gena Showalter escribe maravillosamente bien, yo la adoro, me parece una escritora brillante, aunque en novela adulta destaca de una forma que en juvenil no. Pero aún así, esta fue una novela adorable por muchas cosas, y me gustó mucho perderme entre sus páginas. Me enamoré de Alice, su protagonista, Gena la construyó tan bien que casi la podía sentir real. Adoré a Alice, ¿cómo no? Gena tiene un auténtico don para crear protagonistas adorables. Fue una lectura muy fresquita, justo el soplo de aire fresco que yo necesitaba, superó mis expectativas y me bebí sus letras. Solo me falló el capullo del co-protagonista y otros pequeños detalles, por lo demás, recomendable.


 

¿Por qué no?, ha sido la perfecta novela de este verano. Una historia de amor fresquita, divertida, muy amena, encantadora. Llena de felicidad. Ha sido justo la historia dulce y alegre que yo necesitaba. Em y Saúl me han gustado mucho, no enamorado, pero si gustado, ambos son adorables, y juntos son muy monos, una pareja muy afin que ya era hora de que estuvieran juntos. Aileen Diolch mejora, literariamente hablando, muchísimo, en esta segunda incursión literaria.

Criadas y señoras, sentí un buen flechazo por esta novela, y eso que al leerla me salí por completo de mi zona de confort literaria. Criadas y señoras me gustó mucho y ahora la rememoro con ternura. Me pareció una novela increíblemente especial, con algo único, una historia que merece ser leída. Su canto de libertad, humanidad, compasión y ternura, me dejó llorando. Me conmovió mucho esta novela y sus protagonistas. La que más me gustó fue Skeet, porque me identifiqué más con ella, pero las tres fueron protagonistas entrañables. Y las tres me sorprendieron, la más fuerte resultó ser la más frágil, la más intelectual resultó ser la más dulce, y la más maternal resultó ser la más valiente y superviviente.


O_________________O      LOVE, LOVE, LOVE     O___________________O


Y como no, por suerte no pueden faltar novelas que me hayan robado el corazón, para siempre. Me siento afortunada por ello, porque estas tres novelas son auténticas joyitas, maravillas que yo amo mucho.




Summer sunsets, después de leer October breezes y llorar muchísimo con esa novela y con lo que Skye sufría en ella, sabía que tenía que leer esta novela. Necesitaba sí o sí descubrir cómo era la vida de esta niña adorable años después, ¿y qué mejor que hacerlo bajo la voz susurrante de mi bookboyfriend Devin? Amo esta portada. Amo a Devin. Amo su segunda oportunidad con Skye, y amor a Maria Rachel Hooley por concedérsela. Summer sunsets no fue exactamente la novela perfecta que yo esperaba, pero me enamoró. Fue un flechazo desde la primera página. Lloré, reí, amé esta novela, me bebí sus letras, y no pude soltarla hasta llegar al final. Y cuando se terminó, solo quise pedir más. ¿He dicho ya que estoy absolutamente enamorada de Devin y que quiero casarme con él? Sí, él es uno de mis héroes literarios. ¿Cómo no serlo con todo lo que hace por Skye? Devin ama muchísimo a Skye y lo demuestra con cada palabra, cada beso, y cada pequeña cosa que hace con ella. Es increíble el regalo que supone para él Skye, pero si soy sincera, él es el mejor de los dos. Skye es la afortunada por tener a Devin. Le amo. Skye también es adorable, pero en esta novela me exasperó un poco con sus idas y venidas, con sus inseguridades y miedos, pero no puedo hacer otra cosa que ser paciente con ella, porque sus heridas son profundas, y sé que Devin va a curarlas todas. Es una novela preciosa y merece que el mundo la conozca.

Frozen, nueva incursión literaria Hollie A. Deschanel. Hacía más de un año que esta novela estaba esperándome en mi estantería y aprovechando el veranito y mi viaje a Cádiz, me la llevé conmigo y disfruté de ella entre brisa marina y olas del mar. Me enamoré de Frozen, ha sido mi mejor lectura de este verano, y con diferencia. Me ha dejado suspirando, perdidamente enamorada. Frozen es una joyita, una historia increíble, mágica, adorable, e inesperada. Yo no podía creerme todo lo que iba a encontrar entre sus páginas, pero sin ninguna duda, Hollie me ha robado el corazón. Me he bebido su novela, he disfrutado muchísimo de ella, y me he sentido afortunada por poder abrazarla cuando necesitaba tomarme un descanso. Además, mezclada con el sol y el mar, ha sido el acompañante perfecto, una novela fresquita, que me ha congelado y derretido el corazón. He sentido muchísimo leyendo esta novela, me ha conmovido, enternecido, sorprendido. No es que todo me haya fascinado porque la parte de ciencia ficción no me ha emocionado precisamente, me ha gustado, pero ya. Lo que me ha robado el corazón de esta novela ha sido su parte romántica, mis adorables Allie y Ravn, de verdad que he perdido mi corazón por ellos. Los dos son un amor, y son absolutamente perfectos el uno para el otro. Me encanta que Hollie haya creado una historia de amor tan bonita y con dos protagonistas tan achuchables y que tanto me han enamorado. Hollie ha vuelto a embrujarme con sus letras, sin duda, es una autora muy a tener en cuenta y que merece mucho más renombre.

Shadows, la precuela de la saga Lux, la historia que nos cuenta quién era Dawson y cómo fue su historia de amor con Beth. Debo admitir que no sabía que esta historia de amor seria así, no tenía ni idea de lo que me perdía antes de leerla, pero después… madre mía, di muchas gracias por haber descubierto a Dawson, por haber podido ponerme en su piel. Ha sido mi mejor regalo literario de este 2014. De momento, es mi novela favorita de este año. Lo que prueba que no es necesario escribir miles de páginas para llegar al corazón de alguien. A mi Jennifer me ha cautivado con esta historia de amor tan dulce, sensual, romántica, amena y perfecta. Esta es una joyita memorable, una historia de amor que se ha metido bajo mi piel y que nunca voy a olvidar. Amo locamente a Dawson, el hermano gemelo de Daemon, y si me permitís que os cuente un secreto, él es mi favorito de los dos, pero no lo contéis, que los dos son mis bookboyfriend y no quiero perderlos *risas*. Me encantó Shadows, puede parecer una historia normalita y muy corriente pero tiene algo que lo hace trascendental, memorable: Dawson, un héroe dulce, valiente, leal, luchador, que me ha robado mil suspiros, y se ha llevado mi corazón con él al llegar al final de este Shadows. Beth y él me han hecho llorar, son una pareja preciosa. Creo que merecen mucho porque ambos son muy achuchables.


Y con esto, termina mi especial *espero que lo hayáis disfrutado*.

Mayu.